Archives

All posts by admin

 

apalancamiento

 

Las Grandes Fortunas solo se generan gracias a los Ingresos Residuales.
Pueden ser aquellos ingresos que llegan como regalías o derechos de autor a los escritores y compositores.
O los dividendos que reciben los inversores periódicamente por el mantenimiento de determinados activos financieros.
O las rentas que se cobran por el alquiler de locales y viviendas.

La mayoría de nosotros recibimos un ingreso lineal por el desempeño de nuestro trabajo. Ya sea un ingreso fijo en el caso de un trabajador por cuenta ajena que recibe su nómina al final de cada mes, o un ingreso que puede depender del balance de gastos e ingresos de nuestro negocio.
No importa el caso en el que nos encontremos, ni que seamos abogados, médicos especialistas, dependientes de un comercio o dueños de un modesto pequeño negocio. Todos nosotros trabajamos a cambio de una cantidad mayor o menor de dinero. En el momento que dejamos de trabajar, nuestros ingresos también dejan de llegar a nuestras manos, y al mismo tiempo dejan de trabajar para nosotros.

Esto es lo que en Economía Financiera se llama Ingreso Lineal. Es decir, trabajar a cambio de dinero. Por muy grande que sea tu salario, o el balance positivo de tu pequeño negocio, siempre debes desarrollar una tarea a cambio de cada céntimo que ganas. Y tus ingresos nunca superarán cierto punto, que estará definido por el número de horas disponibles en tu vida laboral.

Pero existe un tipo de ingresos que continúa llegando hasta nosotros a pesar de que hayamos finalizado nuestra actividad laboral: El Ingreso Residual. Una vez que el escritor, el inversor o dueño de un local, ha establecido esa corriente de flujo de efectivo, el ingreso seguirá dándose aunque la persona decida tomarse fiesta o dejar de trabajar indefinidamente.

Pero hay todavía más. El ingreso residual es el único tipo de ingresos que provee verdadera potenciación, gracias a

El Poder del Apalancamiento:

Hace décadas, ya decía Paul Getty, multimillonario magnate petrolero

“prefiero tener el uno por ciento de los esfuerzos de cien personas,
antes que el ciento por ciento de mis propios esfuerzos”

Getty tenía toda la razón: ninguna persona tiene ni el tiempo ni la energía necesarias para construir un negocio exitoso por su cuenta. Del mismo modo, el ingreso residual es el único tipo de ingreso que no exige multiplicar esfuerzos para multiplicar beneficios. Es lo que se denomina Apalancamiento Financiero.

La acumulación por apalancamiento financiero, de diferentes flujos de efectivo y, sobre todo, el apalancamiento personal, son los únicos medios que hacen que se puedan generar, en última instancia, las grandes fortunas, gracias al crecimiento geométrico que ofrecen.

Y basta un simple ejemplo para explicar este concepto:

Si me dieran la opción de coger 100.000 euros en efectivo o la garantía de poseer un céntimo y poder duplicarlo cada día durante un mes, después de esos 31 días tendría aquellos 100.000 euros iniciales si hubiera escogido la opción primera, o más de 21 millones de euros si hubiera escogido la segunda…

Ese es el asombroso poder del crecimiento geométrico. Una perfecta maquinaria engranada a base de Ingreso Residual y Apalancamiento.

A pesar de que no todos hemos nacido con la habilidad de escribir un best-seller, de crear una multinacional que cotice en bolsa o de invertir cientos de miles de euros en activos financieros o bienes inmuebles, hoy en día son muchos los negocios que nos permiten generar suculentos ingresos residuales, y abrirnos las puertas a esa posibilidad de alcanzar la libertad financiera o, al menos, no cambiar cada minuto de nuestro tiempo por un salario. Miles de personas en todo el mundo obtienen bonitos beneficios operando en Mercados Financieros o haciendo crecer sus Redes en un Negocio Multinivel. Solo tenemos que abrir nuestros ojos a las diferentes oportunidades que surgen cada día en este Gran Mercado Laboral tan fértil en el que nos ha tocado vivir. Es casi infinito el número de  empresas que nos permiten ingresar a sus Programas de Afiliados, que no es sino otra manera de generar un ingreso residual…

Si quieres profundizar un poquito más te invito a visitar esta web amiga y leer el siguiente artículo sobre El Apalancamiento Financiero en los Mercados

 

 

 
Rosa Parks
 
Afroamericana nacida y criada en Tuskegee, Alabama, Rosa Parks (4 de febrero de 1913) vivió desde su más temprana infancia los rechazos de una nación racista por aquellos tiempos que corrían.
 
Casada en 1932 con Raymond Parks, un activista por los Derechos Civiles, en 1943 acabaría adheriéndose al Movimiento y llegaría a convertirse en secretaria de la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP) en la sección de Montgomery.
 
Sin embargo, su vida habría sucedido sin pena ni gloria de no haber sido por un gesto que cambió la historia de Norteamérica y del Mundo.
 
Y es que son pocos los gestos que han tenido la repercusión que tuviera aquella desconocida Rosa, en un autobús de línea en Montgomery la tarde del 1 de diciembre de 1955, cuando volvía de una dura jornada de trabajo como modista.
 
Sentada en aquel autobús, en el único asiento que quedaba libre, en la zona central reservada para las personas de raza blanca, se vio obligada a levantarse cuando un hombre blanco recién subido le exigió le dejara libre su asiento.
 
Aquella mujer, cansada y harta de sentirse una persona de segunda categoría, rehusó de cederle su sitio y permaneció sentada.
 
El conductor, ante la negativa de aquella mujer negra, se vio en la necesidad de llamar a la autoridad. Lo que acababa de ocurrir iba en contra de La Ley y era absolutamente inadmisible…
 
El resultado: Rosa fue arrestada y encarcelada por haber violado las normas ciudadanas y adquirir una conducta inapropiada…
 
Pero con aquel gesto, un definitivo golpe estaba empezando a desatarse. Alrededor de 50 líderes de la Comunidad afroamericana, guiados por un todavía desconocido Martin Luther King, se habían congregado para iniciar una sonada protesta., entre cuyas respuestas estaba la de boicotear pacíficamente la compañía de autobuses de Montgomery, que perdió durante semanas a sus viajeros afroamericanos, que suponían el 70% de usuarios. Fue una protesta colectiva sin precedentes, y nada los detendría hasta que fueran reconocidos sus derechos.
 
Pero aquello fue sólo el comienzo.
 
Innumerables manifestaciones y reivindicaciones se sucedieron a lo largo y ancho de toda la nación.
 
Y aquella lucha finalmente llegó a la Corte Suprema de los EEUU, donde en 1956, se decretó por unanimidad la inconstitucionalidad de la Segregación en los vehículos de transporte público.
 
Rosa nunca se consideró una líder, pero su persona se convirtió en un icono del Movimiento por los Derechos Civiles, llegando a estar amenazada de muerte por ello.
 
Su actividad incansable la llevó a recibir en 1999 la Medalla de Oro al Mérito del Congreso de los Estados Unidos. Y tras su muerte, el día 24 de octubre de 2005, sus restos fueron honrados en el Capitolio.
 
Rosa se convertía así en la primera mujer en recibir semejante honor, y la segunda persona afroamericana.
 
Aquel gesto del 1 de octubre de 1955, sin duda, había cambiado el transcurso de la Historia…
 
 

 

la música como terapia

 

Diversos estudios científicos han venido a demostrar en los últimos años que la música posee ciertas propiedades terapeúticas para todas aquellas personas que la escuchan. Y es que, aunque no seamos conscientes de ello, lo que sí es cierto es que desde que nacemos, la música está presente con nosotros desde el primer momento. Ciertas cadencias, la repetición de ciertos ritmos, o la utilización de patrones musicales, son el primer contacto de un bebé con el lenguaje verbal y es en eso en lo que se basa su capacidad de entendimiento.

Además de esto, nuestro cerebro trabaja de similar  manera el procesamiento del lenguaje verbal que la interpretación musical, sobre todo la instrumental, y cuando estamos escuchando algunas determinadas composiciones musicales, esta maquinaria desarrolla una mayor actividad en esa área que tenemos reservada para el lenguaje verbal. Es por eso que médicos y psicólogos se ponen de acuerdo y recomiendan una educación musical para niños con dislexias o autismo como ayuda para mejorar su lenguaje y en general, algunas de sus limitaciones.

Se ha demostrado que personas que han padecido accidentes cerebrovasculares y que han perdido la capacidad del habla, pueden llegar a comunicarse “cantando” las palabras. Es lo que se denomina Terapia de Entonación Melódica. El Doctor Gottfried Schlaug, Profesor de Neurologia en la Universidad de Harvard, asegura que “hacer música es una experiencia multisensorial, que activa vínculos a diversas partes del cerebro”. Cuando nuestro cerebro tiene problemas para realizar alguna de sus funciones, la música hace que pueda ser posible la realización de esas funciones buscando un camino alternativo.

Pero sin irnos al extremo de los accidentes cerebrovasculares, lo que no cabe lugar a dudas es que determinados tipos de música poseen propiedades terapeúticas:
Desarrollan nuestra capacidad  intelectual y creativa.
Estimulan nuestra mente.
Proporcionan un ambiente de paz y tranquilidad.

El Doctor Alfred Tomatis, autor del proyecto científico que se ha llamado “El Efecto Mozart”, dice que

“la música es una necesidad. Favorece la cristalización de diferentes estructuras funcionales del sistema nervioso. Facilita la producción de energía ligada al estímulo del cerebro, indispensable para pensar. Preexiste al lenguaje. Toma a cargo el cuerpo. De ella nacen los ritmos y las entonaciones inherentes a los procesos linguísticos.”

Sus estudios, se centran exclusivamente en la extensa obra de Wolgfran Amadeus Mozart. Los tiempos, las tonalidades o la textura de su música es la que la hace especial. No porque pueda ser más o menos bonita, sino porque parece la más apropiada como terapia.

Si nos remontamos a su vida por encima de su obra, Mozart nació en una familia muy ligada a la música. De padres músicos, sintió la música antes incluso de haber siquiera nacido y durante toda su existencia estuvo vinculado a ella. Un ejemplo llamativo a la vez que sorprendente es que en toda su obra, un detalle le ha caracterizado como su sello personal. Una modulación de 120 pulsaciones por minuto, en batidos de 1 por cada 0,5 segundos. Algo así como su “respiración musical”. Mozart respiraba música, sentía música y transmitía música en el mayor sentido de la palabra. Música que no se creaba sino que parecía nacer allí mismo.

Por eso, suelen ser sus composiciones las más apropiadas en la utilización de la música como terapia.

Pero, sin intención de profundizar en temas casi místicos, o ideas oportunistas y estrategias de marketing que puedan tener más o menos hechos comprobados, lo que sí es cierto es que toda música hace bien a nuestro cerebro. Y más aun la música clásica. Por su gran diversidad, o la complejidad de armonías, tonos, tempos, etc, requieren una atención especial por parte del receptor. Llegar a comprender la música clásica requiere de cierta actividad intelectual y toda esta actividad acaba creando fuertes  conexiones neuronales que favorecen el pleno desarrollo del cerebro de todo individuo.

Si te interesa,  desde el siguiente Link  podrás descargar varias horas de música distribuída en varias etapas de acuerdo a las características y propiedades del Efecto Mozart.

El Efecto Mozart y sus etapas

 

 

 

 

 

leonardo da pisa, numero aureo y secuencia de fibonacci

 

Existe un número que indica la relación entre distancias entre dos puntos, que se sucede y se repite en todo momento en la naturaleza y nos rodea en nuestra vida cotidiana, y nadie ha sido capaz de explicar el por qué de esa relación.

Leonardo de Pisa (1170 – 1250), también conocido como Fibonacci, por el Apodo de su padre, Bonacci (Filius Bonacci = hijo de Bonacci), fue quien escribió sobre esta relación, y profundizó en el “número” que contenía en su interior: El Número Aureo.

Phi = 1,618033989…

En matemáticas, la sucesión de los números de esta relación (se le ha denominado sucesión de Fibonacci en honor a su descubridor) es la siguiente sucesión infinita de números naturales:

1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144,233,…

Esta sucesión se inicia con 1 y a partir de ahí, cada elemento de la sucesión resulta de la suma de los dos anteriores. Cada uno de estos números es un número Fibonacci.

Estos números y especialmente la sucesión de ellos se aplica habitualmente en matemáticas o sistemas de computación. Pero lo que sorprende de todo ello es la infinidad de elementos de la Naturaleza, hojas de plantas, conchas animales, accidentes geográficos y geomorfologías que presentan, en los fractales que las forman, esta divina proporción.

De igual modo, son muchas las representaciones “humanas” que siguen esta relación:

Las pirámides de Egipto, que se levantaron 4000 años antes del descubrimiento de Fibonacci,

El hombre de Vitrubio, de Leonardo da Vinci,

El Partenón griego,

La torre Eiffel,

El cuadro “Atomic Leda” de Salvador Dalí,

Todos ellos han sido creados con una estricta y meticulosa proporción aurea.

Sorprendentemente, y de una manera casi mística, la Naturaleza, el reino Animal y creaciones humanas tan lejanas en el tiempo como las Pirámides de Egipto o la Torre Eiffel, están basadas en el Número Aureo y la Sucesión de Fibonacci.

Y aunque no seamos conscientes de ello y ni siquiera seamos capaces de percibirla, Fibonacci nos rodea en nuestra vida cotidiana. Tal es así que resulta, por ejemplo, una herramienta poderosísima en el análisis técnico de los Mercados Financieros. De hecho, hoy en día son pocos los traders profesionales que no implementan su herramienta de Fibonacci en sus estrategias y muy pocos los proveedores de gráficas que no integran esta herramienta en sus aplicaciones.

Te invito a que visites esta Web amiga y profundices un poco más en el siguiente  Artículo sobre Fibonacci 

 

 

 

 

 

 

Combatir el Insomnio

Estudios científicos han demostrado que 1 de cada 3 personas mayores de 65 años padece de insomnio. Y esporádicamente, todos los seres humanos y a cualquier edad nos hemos visto afectados por alguna situación de este tipo a lo largo de nuestra vida.

Los trastornos del sueño aparecen cuando más necesitamos recuperar fuerzas o relajarnos, en momentos en los que la ansiedad o el stress contenidos nos impiden poder dormir, situaciones que llevan a nuestro cuerpo a acumular cansancio,  no solo físico sino también a nivel cerebral. Disminuye nuestra capacidad de concentración, nuestros niveles de alerta, emocionalmente nos volvemos más irritables, e incluso altera nuestras funciones fisiológicas.

Por si esto fuera poco, muchas veces los tratamientos que se desarrollan para hacer frente a ello, no son sino productos antidepresivos que a la larga pueden acarrear peores consecuencias y dependencias de por vida.

Hoy en día, existen diferentes alternativas naturales para combatir el insomnio. Entre ellas, las terapias psicológicas son las que mejores resultados están dando.

En el artículo de hoy vamos a conocer, de la mano del psicologo Richard R. Bootzin la “Terapia de Control de los Estímulos”.

Esta terapia se sustenta en la idea de aprender a crear una fuerte relación entre la cama y el sueño. O mejor dicho, aprender a desconectar lo que es la cama de todo aquello que no esté relacionado con dormir.

El ser humano tiende a adquirir hábitos no del todo óptimos, y en lo relativo al sueño, inconscientemente aprendemos a relacionar la cama con cosas que no tienen nada que ver con descansar, como pueda ser leer o ver la televisión. Por eso, muchas veces cuando vamos a la cama no tenemos esta disposición que nos pueda facilitar conciliar el sueño.

Basándose en esa idea, la Terapia de Control de los Estímulos propone una serie de consejos para erradicar las situaciones de insomnio:

No utilizar la cama para otra cosa que no sea dormir (y naturalmente, el sexo, claro). Cualquier actividad que no esté relacionada con el sueño, como leer, ver la televisión o hablar por teléfono crean asociaciones negativas para nuestros catalizadores del sueño.

Levantarse siempre a la misma hora, independientemente del sueño que tengamos. Una vez nos hayamos habituado a ese horario, nuestro organismo se habituará a un ritmo constante de sueño y nos resultará más sencillo dormir.

Evitar dormir con demasiada luminosidad. Esto provoca desequilibrios hormonales que influyen negativamente no solo en nuestras fases del sueño, sino también en aspectos fisiológicos que pueden acarrear consecuencias como la diabetes o la obesidad.

Asimismo, evitar las siestas por el día. Si descansamos lo suficiente durante la noche, no es necesario dormir entre horas. Si caemos en esta mal adquirida rutina, nos será más difícil encontrar nuestro ritmo de sueño apropiado.

Acostarse solo cuando tengamos sueño. Si después de estar 15 minutos en la cama somos incapaces de conciliar el sueño, es conveniente levantarse y dirigirnos a otra habitación y ponernos cómodos. Una vez vuelva el sueño, volveremos a la cama. Si aun así, una vez de nuevo en la cama seguimos sin poder dormir, volveremos a repetir la operación, tantas veces como sea necesario.
Lo peor es entrar en estados de ansiedad y comenzar a dar vueltas en la cama, de un lado para otro,  que lo único que hace es provocar un mayor estado de stress y dificultarnos cada vez más el poder dormir.

La cafeína o el ejercicio físico son activadores de nuestro sistema nervioso, aumentan nuestra excitación y nuestros niveles de stress, impidiendo que podamos relajarnos lo suficiente para conciliar el sueño. Intentaremos evitar toda cafeína y ejercicio intenso en las horas antes de ir a acostarnos.

Por último, cualquier técnica de relajación es ideal para combatir el insomnio. No hay mejor método para conciliar el sueño que aquel que te ayuda a relajarte

 

 

 

No Estamos Predestinados Genéticamente

Desde que eramos niños hemos venido escuchando afirmaciones y sentencias categóricas sobre nuestra herencia genética, y hemos crecido inconscientemente esperando la llegada de ese destino nuestro, de aquellas imperfecciones de nuestros mayores o de aquellas patologias que habían padecido.

Si mi padre era calvo y pequeño, tarde o temprano yo acabaría pequeño y sin un solo pelo.

Si mi madre era obesa, yo acabaría engordando antes de llegar a los 30.

Si mis abuelos y mis tios habían sufrido dolencias cardícas, algún repentino infarto me sorprendería en el momento menos pensado.

Estudios recientes han confirmado la teoría de que determinados hábitos alimenticios durante el embarazo pueden aliviar enfermedades futuras en el bebé. Pero aun habiendose podido perder esa primera oportunidad intrauterina en el vientre de nuestra madre, también es posible evitar ciertas patologías durante el transcurso del resto de toda nuestra vida.

Pero antes de ninguna otra cosa debemos rechazar y deshacernos de todos esos paradigmas que nos han grabado a base de insistencia en nuestra cabeza. Siempre es posible evitar, en mayor o menor medida, las patologías o deficiencias que llevamos en nuestros genes.

Toda persona que se mantiene físicamente activa puede reducir las posibilidades de acumular peso, aun cuando se trate de una persona geneticamente predispuesta a ser obesa.

De ahí que la epidemia actual de obesidad en el mundo de las ultimas décadas no se trate de ningun resultado de cambios en los genes, sino que se debe exclusivamente a cambios en los hábitos.

Del mismo modo, una dieta sana puede combatir eficientemente al gen asociado con las enfermedades cardíacas.

El genotipo de alto riesgo se suaviza con dietas sanas a base de frutas y verduras, actividad física y dejando de lado el consumo de alcohol o tabaco.

Un dato a tener en cuenta es que patologías como la obesidad o la diabetes son más frecuentes en poblaciones pobres en medios y en educación, lo que indica que hay factores NO GENÉTICOS  que afectan de manera muy importante a la salud.

Por tanto, es recomendable un estilo de vida saludable y con buenos hábitos alimenticios para todos y cada uno de nosotros, independientemente de nuestros antecedentes genéticos. Pero esto cobra una importancia mucho más vital cuando está en nuestra mano el poder evitar ciertas enfermedades y patologías a nuestros pequeños  y poder ofrecerles una calidad de vida mucho mayor que la que nos haya podido tocar a nosotros.

Una buena parte de la calidad del futuro de nuestros hijos puede estar en nuestras manos y en cómo los cuidamos desde sus primeros años.  Es una gran oportunidad que se nos brinda  y no deberíamos desperdiciarla.

 

 

 

la medicina natural como prevención

 

En materia de Salud, la prevención puede resultar la mejor entre todas las opciones para preservar nuestras funciones en óptimas condiciones, actuando antes de llegar a tener esa necesidad de recurrir a medicamentos u otros productos que puedan llegar a alterar la armonía natural de nuestro organismo.

La medicina natural o medicina casera se fundamenta en los alimentos “nutraceúticos”, aquellos alimentos que nos nutren al mismo tiempo que nos están tratando contra alguna enfermedad.

Antes de entrar a determinar qué alimentos son mejores y cuáles pueden ser menos buenos, habría que reseñar que gran parte de los alimentos que tomamos son beneficiosos para nuestra salud, si bien es la mala combinación de los unos con los otros lo que les hace que su efecto en nosotros no sea todo lo bueno que nos gustaría.

De esta afirmación podemos establecer que existen dos tipos de alimentos: los alcalinos y los ácidos.

En principio, cuanto más alcalina sea nuestra dieta, más seguro estará nuestro organismo para evitar o tratar gran parte de las enfermedades que nos rodean.
Por otro lado, los alimentos formadores de ácido se manifiestan en nuestro cuerpo disfrazados de asma, alergias u otras enfermedades y deficiencias. Muchos problemas de peso corporal, irritabilidades, acné, etc, también vienen provocados por una dieta principalmente ácida.

Por norma general, los  germinados,  la mayor parte de las frutas y las verduras, son alimentos alcalinizantes. En el otro bando, las carnes, las leches y sus derivados, mantecas, frutos secos y azúcares, son alimentos formadores de ácido.

De esta clasificación se deduce que debemos evitar la absorción tal cual de la mayor parte de alimentos procesados, que son los que elevan el nivel de azúcar en la sangre y que además forman ácido.

A primera vista parece un tanto complicado, pero existe un truco muy sencillo para poder conseguir una dieta alcalinizante a base de todo tipo de alimentos, incluídos los formadores de ácido: remojar esos alimentos en una solución alcalina hecha a base de:

caldo de repollo blanco o verde, hirviendo una hoja por cada litro de agua;

O agua carbonatada, añadiendo 1/2 cucharada de bicarbonato sódico por cada litro de agua.

También podemos consumir agua alcalinizada: el agua normal suele ser neutra. Pero podemos obtener agua alcalina por medio de la ionización de la misma, ya sea comprada o adquiriendo una máquina que alcaliniza el agua potable que llega a nuestros hogares.

Para comprobar los niveles de alcalinidad de nuestro PH corporal, basta con tener papel de PH, que podemos conseguir en droguerías, tiendas de salud o farmacias. Y analizar muestras de saliva u orina mojando ligeramente el papel en la sustancia. El color resultante de la reacción se mide en una escala de referencia que determinará nuestro PH.

Sin embargo, para un análisis más preciso, podemos pedir que se nos realice una simple prueba de sangre a nuestro centro médico.

Resumiendo, si queremos llevar una dieta más o menos alcalina, al menos deberíamos limitar el consumo excesivo de ciertos alimentos procesados, la leche de vaca (sustituyéndola por leche de soja o almendras), la carne roja y la carne de ave.

La cafeína también acidifica. Y al mismo tiempo, el stress también lo hace. Por eso, por último, para alcalinizar nuestra vida, debemos reducir también nuestros niveles de stress. Eso puede implicar reducir los niveles de cafeína en nuestro organismo. Y acompañarlo con algunas técnicas de relajación, de meditación o yoga.

Todo esto ayudará a que mejoremos la calidad de nuestra vida.

 

 

 

 

Valentina Tereshkova

 

Nacida en un pequeño pueblo en Yaroslavl, a 200km de Moscú, el 6 de marzo de 1937, y siendo fruto de una familia muy humilde, nadie podría nunca haber imaginado que la pequeña Valentina Tereshkova algún día se convertiría en la primera mujer de la Historia en viajar al espacio.

Cuando contaba con solo tres años de edad, quedó huérfana de padre víctima de la Segunda Guerra Mundial. Y su madre, con dos hijas y otro varón que venía de camino, se vio obligada a emigrar a la ciudad, con intención de encontrar trabajo en alguna de las fábricas de la zona. Unos años más tarde, acabada la guerra y con 8 años, por fin Valentina pisaría por primera vez una escuela.

Su juventud siempre estuvo muy ligada a ideas Comunistas, y formó parte del partido en Yaroslavl, al mismo tiempo que trabajaba en una fábrica textil y estudiaba ingeniería técnica industrial. Y probablemente fuera gracias a aquellas convicciones como descubriera su gran pasión: la de volar.

Según iba ascendiendo en la estructura del Partido, hasta ser nombrada Secretaria de las Juventudes Comunistas en su ciudad en 1961, Valentina encontró la oportunidad de dar rienda suelta a su sueño y recibir clases de saltos en un club de paracaidismo, donde pronto adquiriría una gran habilidad. Para entonces, los Soviéticos,  en plena carrera espacial contra los EEUU, querían ser también los primeros en enviar una mujer al espacio, como lo hicieran varios años antes con el primer hombre. Valentina pudo aprovechar su gran experiencia en saltos e ingresó en el Centro de Entrenamientos para Cosmonautas.

Además de una edad máxima de 30 años, una altura máxima de 1,70m, y una “ideología pura”, la experiencia en saltos en paracaídas era uno de los más importantes requisitos que se pedían, ya que entonces las naves funcionaban en modo automático y no aterrizaban, sino que había que tirarse una vez las naves comenzaba a regresar a tierra.

y de entre las más de cuatrocientas candidatas que se presentaron, solo 5 fueron seleccionadas para realizar los entrenamientos. Muy duros entrenamientos de resistencia, condiciones extremas y privación sensorial, de donde solo salió una Elegida…

El 16 de junio de 1963, y con 26 años de edad, Valentina Tereshkova se convertiría en la primera mujer en viajar al espacio, a bordo de la nave Vostok 6. Su familia, convencida de que se encontraba realizando unos entrenamientos de saltos, se enteró por la radio, cuando la Gaviota, su nombre en clave durante la misión, emitió su primer mensaje desde el espacio: “Aquí Gaviota. Veo el horizonte. Una banda azul claro. Ahí está la Tierra. Qué hermosa es!! Todo marcha espléndidamente”.

Pero no todo fue tan espléndidamente. Gravísimos problemas en el cálculo inicial de la trayectoria, hicieron peligrar la operación y las opciones de Valentina de regresar con vida, además de la escasez de comida que le obligó a pasar demasiada hambre. Y por si fuera poco, a su regreso, para solventar los problemas de la trayectoria, tuvo que saltar desde 6000 metros de altura, exhausta y hambrienta, yendo a caer a un lago, de bruces, debido a un desgraciado golpe de viento.

A pesar de todos aquellos contratiempos, fue una gran aventura aquella, y un verdadero Hito en la Historia. Los Soviéticos no volverían a mandar a su segunda mujer al espacio, Svetlana Savítskaya, hasta 19 años después. Pero peor aún les fue a los americanos, que tardarían todavía un año más. Fue Sally Ride, en 1983, la primera mujer americana en orbitar el espacio.

Después de aquella proeza histórica, Valentina se graduó como Ingeniera Espacial en 1969, donde también se doctoró, y fue nombrada Coronel Ingeniero del Ejército del Aire de la Unión Soviética. Además, fue una incansable defensora de los Derechos de la Mujer, de los Derechos Humanos, de la Paz Mundial, y ello le reportó el reconocimiento de todos, con innumerables medallas y condecoraciones: Medalla de oro de la paz de las naciones unidas, varios doctorados “honoris causa”, premio internacional de Londres “mujer del siglo XX”… Existe incluso un cráter en la Luna que lleva su nombre.

Hoy en dia, retirada en una pequeña casa de campo, lleva una vida mucho más tranquila. Pero todavía recuerda aquella verdadera Pasión:

“Si tuviera dinero, viajaría otra vez al Espacio, aunque fuera como turista. 
Y tambien volaría a Marte, incluso con billete solo de ida”

 

 

 

Marie Curie
También conocida como Marie Curie (1867 – 1934),  polaca de nacimiento y nacionalizada francesa cuando se trasladó a Paris en 1891a la edad de 24, figura en los avales de la  Historia por ser la primera persona en recibir dos premios Nobel, además de haber sido la primera mujer profesora en la Universidad de París.

La suya no fue una infancia nada fácil.
Siendo la menor de cinco hermanos, Marie, todavía niña, perdió a su hermana Zofia como consecuencia del tifus. Y sin haberse repuesto de aquel duro golpe, perdería a su madre dos años más tarde, a causa de una tuberculosis.  Estos acontecimientos provocaron que durante el resto de su vida, Marie se desligara de la religión católica y se declarara agnóstica.

Por si fuera poco, en aquellos tiempos, casi toda Polonia estaba tomada por Rusia, y todo el territorio estaba controlado bajo su lengua y sus costumbres. En los primeros años de Marie, sus estudios hubieron de desarrollarse en escuelas clandestinas, donde se enseñaba, sobre todo, la cultura polaca.
Aquellas dificultades hicieron que valorara y agradeciera aquella oportunidad que la vida le daba. El mero hecho de tener la fortuna de poder acceder a aquella educación, movió a Marie a aprovecharla al máximo. A los 4 años, ya era capaz de leer perfectamente, y siempre fue la primera de su clase, donde además supo contagiar el entusiasmo por el trabajo bien hecho a todos sus compañeros. Cuando finalmente consiguió graduarse en Física, decidió continuar sus estudios en la facultad de Ciencias Matemáticas y Naturales en Francia.

A pesar de tener aptitudes, y una importante base intelectual y cultural (en aquella etapa ya era capaz de hablar polaco, ruso, alemán y francés), Marie tuvo que esforzarse más que nunca para poder estar al nivel Universitario, y ampliar rápidamente sus conocimientos sobre el francés, las matemáticas y la física.

Pero aquello no fue ningún impedimento para que dos años más tarde consiguiera la licenciatura de Física obteniendo el primer puesto de su promoción. Y al año siguiente, también la de Matemáticas, siendo la segunda de su promoción. Fue aquí donde conoció a  Pierre Curie, con quien contraería matrimonio en 1894, y quien le ayudaría en la obtención de su Doctorado, el siguiente reto en su vida.  Hasta aquella fecha, solo una mujer en la historia había logrado doctorarse: la alemana Elsa Neumann. Ser pionera en todo lo que se proponía le animaba a seguir luchando.

Centrándose en los trabajos de Wilhelm Röntgen  sobre los recién descubiertos Rayos X, y los avances que Henri Becquerel hiciera posteriormente sobre los mismos y la importancia en ese proceso de las sales de uranio, Marie, con la ayuda de Pierre y del propio Becquerel, decidió investigar la naturaleza de las radiaciones que producían aquellas sales.
Aquel trabajo, titulado “investigaciones sobre sustancias radiactivas” le supuso el doctorado en Física y la mención Cum laude, y el premio Nobel de Física, premio que compartieron los tres.

Su etapa como investigadora acababa de comenzar y Marie siguió estudiando el mundo de la radiactividad y descubriendo elementos nuevos como el polonio (término que quiso acuñar en honor a su país nativo para atraer la atención hacia su pérdida de independencia, y que sería el primer elemento que tomaría su nombre por razones políticas), y el radio, que tomó ese nombre por su enorme radiactividad.

Durante algunos años, tuvo el incondicional apoyo de su marido, que pasaba con ella las interminables horas en un pequeño cobertizo que utilizaban como laboratorio. Pero  tras la trágica muerte de Pierre, (atropellado y aplastado por un carruaje en 1906), Marie tuvo que continuar sóla, hecho que no le impidió asumir  la cátedra de Física que le había sido otorgada a él dos años antes.
Marie sería la primera mujer que daría clases en la Universidad.

Y en 1911, después de demostrar al mundo que se podía obtener un gramo de radio puro, la ciencia le concedió el Premio Nobel de Química, esta vez en solitario. Una vez más, Marie Curie volvería a ser pionera. Esta vez, sería la primera persona a la que se le concedieran dos Premios Nobel en dos campos diferentes.

Pero lo más admirable de aquella persona fue su altruismo y actitud desinteresada. Nunca patentó ninguno de sus descubrimientos, dejando abierta toda investigación para la comunidad científica, y donó la mayor parte de sus premios a la ciencia y a diferentes Institutos.

Pero a pesar de sus logros académicos y científicos, la vida de Marie sufrió varios reveses. Y los problemas de salud fueron habituales. Temporadas de enorme fatiga, quemaduras e insoportables llagas, fueron la primera consecuencia a aquellas altas exposiciones a la radiación a la que se vió expuesta. Incluso sufrió un aborto, probablemente provocado por esa misma radiactividad, de la cual, entonces no se conocían sus devastadores efectos secundarios. Y finalmente murió ciega, el 4 de julio de 1934, a causa de una anemia aplástica.

Hoy en día, y desde el 20 de abril de 1995, sus restos descansan en el Panteón de París. Fue el entonces Presidente de la República Francois Mitterand, quien se encargó de la ceremonia. Y en su discurso, destacó que “Marie fue la primera mujer francesa en ser doctora en Ciencias, en profesar en la Sorbona, y también en recibir un premio Nobel, pero lo es nuevamente ahora al reposar en el famoso Panteón por sus propios méritos.” Un último logro que, a dia de hoy, todavía no le ha sido arrebatado.

 

 

 

el mercado forex

En los últimos años, han venido apareciendo una serie de productos, totalmente nuevos para muchos inversores particulares, en el mundo de las finanzas. El que más fuerte ha pegado ha sido sin duda el del Mercado de Divisas, también conocido como Forex (abreviatura del término inglés Foreign Exchange).

AsÍ como en el mercado accionarial de un determinado índice se especula si esa acción subirá o bajará en un futuro más o menos a largo plazo, en el mercado Forex se especula si una determinada moneda se revaluará o devaluará con respecto a otra moneda. En el Forex siempre intervienen un cruce o par de divisas, en donde compras una y vendes la otra. En el par Euro-Dólar, si crees que el mercado te da señales de fortaleza del Euro, lo que haces es comprar Euros. En cambio, si lo que observas es señales de debilidad, lo que realmente estas haciendo es comprar Dólares… Esa es la  particularidad que tiene el forex. Que siempre entras comprado, ya sea en la moneda principal o en la secundaria.

El volúmen de divisas que se negocia internacionalmente, con un promedio cercano a 4 billones de Dólares al día, viene a ser el equivalente a lo que puede operar Wall Street en un mes en el mercado bursatil. Es este, sin lugar a dudas, el negocio que más dinero mueve diariamente en el mundo. Ese volumen y la extremada liquidez que ofrece a los participantes es la razón por la cual cada día son más lo que deciden adentrarse en este mercado en particular.

Y para satisfacer esta nueva necesidad del inversor han venido apareciendo empresas especializadas en ofrecerle diferentes tipos de servicios: Los “brokers” o intermediarios financieros, que ofrecen la posibilidad de abrirte una cuenta en una divisa determinada y operar en tiempo real y desde tu propio ordenador, por medio de una plataforma que ellos mismos te proporcionan. Estas empresas, intermediarios entre los grandes operadores (bancos y fondos) y el inversor particular, son el único medio que este último tiene para incurrir en este tipo de mercados, porque el volúmen exigido para operar en él es demasiado elevado.

Dada la cantidad de volúmen que estos intermediarios pueden llegar a negociar a diario de entre todos los pequeños particulares, y su importancia en el sistema financiero actual, todas estas empresas están sujetas a controles y auditorías periódicas. Y deben cumplir todos los requisitos pertinentes como pudiera ser cualquier otra  entidad bancaria, además de recibir la aprobación por parte de los principales organismos de supervisión y regulación del mercado. En España, por ejemplo, este organismo es la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores); en Estados Unidos, la NFA (National Futures Association) o la CFCT ( Commodity Futures Trading Commission), en el Reino Unido la FSA (Financial Services Authority), etc…

Siempre es recomendable que antes de decidirnos por ningún broker, investiguemos su solidez y trayectoria, así como también deberíamos tener muy en cuenta el marco legal por el que se pueda regir.