adversidad

All posts tagged adversidad

 
J. K. Rowling y el deseo de alcanzar un sueño
 
Pocos escritores han conseguido alcanzar el éxito que ha alcanzado ella.
Menos son los que han podido asomar sus obras a los primeros puestos de ventas en las editoriales.
Y ninguno ha superado aún las cifras que ella ha alcanzado.
 
La revista Forbes la ha declarado La Persona del mundo de las Artes que más beneficios ha obtenido de todos los tiempos. Y se estima que su fortuna es una de las 3 mayores en todo el Reino Unido, superando a la fortuna de la mismísima Reina Isabel II.
 
Entre otros muchos méritos, su estilo y la envolvente fantasía que impregnan cada página de sus novelas de aventuras, han hecho posible despertar en cientos de millones de niños en el mundo su afición por la lectura, en lugar de pasar las horas muertas de su infancia delante de un televisor.
 
Joanne Rowling, la creadora de Harry Potter, puede estar convencida de que su obra trascenderá más allá de su vida. Sus 7 novelas sobre el joven mago y sus respectivas adaptaciones al cine han reventado todos los records de recaudación habidos hasta la fecha. Y todos los premios y galardones que se le han concedido son prueba de ello.
 
Pero la historia de Joanne no siempre fue ningún camino de rosas, como pueda parecer a primera vista. Una infancia difícil, un matrimonio tormentoso, madre soltera de una niña, grandes dificultades económicas o el rechazo constante a publicar su primera novela, podrían haberla llevado a tirar la toalla en muchas ocasiones y conformarse con la vida que nos ha sido asignada por defecto.
 
Y, a pesar de todos estos obstáculos que se le fueron interponiendo en su camino, J. K. Rowling nunca dejó de creer en sí misma y en el enorme arte que escondía dentro.
 

“Es importante recordar que todos tenemos magia dentro de nosotros”

 
Separada de su primer y tormentoso matrimonio, se dice que Joanne escribió la primera novela de Harry Potter en un café al que llevaba a su hija recién nacida para que durmiera, porque el pequeño apartamento en el que vivían carecía de calefacción.
 
Se dice también que, una vez acabada la novela, fueron más de una docena las editoriales que rechazaron publicar su obra, animándola incluso a que se dedicara a otra tarea, pues no veían en ella ningún futuro como escritora.
Incluso cuando la editorial Bloomsbury accedió a publicarla, prácticamente nadie confiaba en ella.
 
Nadie, excepto ella misma. Escritora precoz (a los 6 años escribió su primer cuento “Rabbit”, entre cuyos personajes se encontraban un conejo y su hermana menor, Diana), muy popular en la escuela y el instituto por entusiasmar a sus compañeros con los relatos que les contaba en los descansos entre clases, Joanne sabía todo lo que tenía dentro. Y su coraje, su constancia y su pasión le han llevado a ocupar el puesto que se merece.
 
Concienciada con muchos de los problemas del mundo en el que vivimos, filántropa y colaboradora con diferentes organizacones por los Derechos Humanos, todo lo que hoy es Joanne Kathleen Rowling se reduce a un solo pensamiento:
SEGUIR INTENTANDO ALCANZAR SU SUEÑO
 
El siguiente video (lo hemos colgado en su versión original), del discurso que dio Joanne en la Ceremonia de Graduación en la Universidad de Harvard, animaba a todos a luchar por todo aquello que amamos y nos llena de pasión.
Más o menos jóvenes, graduados universitarios o personas sin estudios, doctores o amas de casa, todos nosotros tenemos un sueño.
 

¿Crees que vale la pena esforzarte e intentarlo una vez más por alcanzar tu sueño?

 
 

 
 

 
Nikola Tesla, el genio que ha sabido iluminar al mundo
 
Ha sido considerado el artífice de la llamada “segunda revolución industrial”…
Muchos de los avances tecnológicos y dispositivos que utilizamos hoy en día se basan en sus estudios e inventos…
Para muchos, ha sido el ingeniero y máximo responsable de la electricidad del siglo XX…
Y, sin embargo, pocos son los que realmente conocen la historia de Nikola Tesla.
 
Ex-empleado y enemigo de Thomas Edison, a quien la ciencia le ha atribuído el mérito de la invención de la bombilla, fue Tesla quien verdaderamente supo iluminar el mundo gracias al circuito de corriente alterna, infinitamente más práctico y efectivo que el circuito de corriente contínua de Edison, que generaba constantes problemas.
 
Las bombillas de bajo consumo, el control remoto, la robótica, los rayos X o las redes WiFi, son sólo unos ejemplos de todo lo que Nikola Tesla fue capaz de dar al mundo, a principios del siglo pasado.
 
Incluso la invención de la radio, atribuída en su día a Guillermo Marconi, le fue concedida a él tras su muerte.
 
Por alguna razón, el universo ha impedido que Nikola Tesla (1856-1943) conociera toda la dimensión de su obra. Sus ideas y proyectos, quizá demasiado ambiciosos y adelantados a su tiempo, no fueron comprendidos en su momento y llegó a ser tachado de locura, un adjetivo que le perseguiría hasta el día de su muerte, arruinado y en la más absoluta miseria, en una pequeña habitación de hotel, a pesar de haber sido el creador de más de 800 inventos que aún hoy siguen revolucionando nuestras vidas.
 
Asimismo, los grandes monopolios, encabezados por la General Electric del propio Edison o la Industria Petrolera, constituyeron también una enorme barrera a sus proyectos. Nikola Tesla pretendía dotar al mundo de una energía natural y gratuita, generada a partir de la energía interior del propio planeta, lo cual, de ser posible, arruinaría sus negocios.
Por ese motivo siempre sus proyectos se enfrentaron a constantes obstáculos. Nikola Tesla era consciente de ello. Pero lejos de desistir, siguió luchando por sus ideas.
 

“La ciencia no es sino una perversión de sí misma
a menos que tenga como objetivo final el mejoramiento de la humanidad”

 
Finalmente, el tiempo le ha acabado dando la razón y, sus ideas y documentos, a pesar de haber sido adquiridos, ocultados y archivados por la inteligencia estadounidense, son los pilares de nuevas aplicaciones o modelos energéticos. Y muchos de los proyectos más ambiciosos que hoy en día se llevan a cabo, como el del automóvil eléctrico o el estudio de la antigravedad, nunca habrían sido posibles sin él.
 
“Dejen que el destino diga la verdad y evalúe a cada uno
de acuerdo a sus trabajos y a sus logros.
El presente es de ellos, pero el futuro, por el cual trabajé tanto, es mío”

 
Quizá loco y paranoico, lo que no cabe duda es que su genialidad y capacidad visionaria han revolucionado nuestro mundo, quizá más de lo que nunca podamos llegar a imaginar.
 
Desde aquí, nuestro pequeño homenaje…
 
 

 
 

 
Accepted_Admitido
 
Título original:
Accepted
 
Director:
Steve Pink
 
Intérpretes:
Justin Long, Jonah Hill, Blake Lively, Maria Thayer, Anthony Heald, Adam Herschman, Columbus Short, Lewis Black.
 
 
 
 
 
 
Bajo la supervisión del guionista y productor Steve Pink estrenandose aquí como director, el filme (2006), que inicialmente pudiera hacernos recordar una nueva entrega de las típicas películas universitarias americanas, con grandes dosis de alcohol y fiestas, esconde un enseñanza un tanto más profunda y pretende sacar a la luz una verdad que parece querer mantenerse oculta y silenciada en nuestra sociedad actual: los fallos del sistema educacional que ahogan los impulsos creativos e incluso las ganas de estudiar de cualquiera con un mínimo de inquietudes intelectuales y vitales.
 
Merece especial atención el mensaje en el discurso final del protagonista, así como cada uno de los discursos antisistema que proclama el “tío Ben”, el profesor cuyas clases siguen un método no demasiado ortodoxo:
 

“Bombardeamos a estos críos con un montón de palabrejas para animarles a estudiar
con la creencia de que así tendrán una vida mejor,
pero todos sabemos que lo que estamos haciendo
es criar una nueva generación de compradores y vendedores.
Y les estamos adoctinando para que vivan un infierno de deudas e indecisiones.”

 
Difícilmente nos encontremos ante una película que vaya a recordarse como una de las mejores del género, pero sin duda, nos hará reflexionar acerca de cómo estamos afrontando la vida y si realmente estamos haciendo de ella lo que realmente nos apasiona, nos motiva, y nos gustaría seguir haciendo el resto de nuestros días.
 
“Y a ustedes, ¿de verdad les gustaba el sistema?
¿Les enseñaron a seguir su corazón o solo ir a lo seguro y mirar a otro lado?

 
 

 
 

 
Un milagro para Helen Keller
 
Título Original:
The Miracle Worker
 
Director:
Nadia Tass
 
Intérpretes:
Alison Elliott, Hellie Kate Eisenberg, David Strathaim, Kate Greenhouse
 
 
 
 
 
 
Película de Nadia Tass (2000) que narra la vida de Helen Keller, una niña que desarrolló una sordoceguera a causa de unas fuertes fiebres cuando sólo contaba con 19 meses.
 
Habiendo crecido sin un modo eficaz de comunicarse y relacionarse con su entorno, Helen acabará acumulando una rabia que desembocará en un comportamiento salvaje imposible de enfrentar, que llevará a su familia a plantearse la posibilidad de trasladarla a un internado. Sin embargo, como última esperanza, deciden contratar a una tutora privada para ella.
 
Anne Sullivan, su maestra a partir de ese momento, la acompañará en el proceso de aprendizaje de un mundo totalmente desconocido para la niña: el mundo de las palabras y su verdadero significado.
 
Basada en la historia real de Helen Keller y Anne Sullivan, la película muestra, por un lado, el amor que surge de Anne hacia Helen, y sus esfuerzos por poder dar a la niña lo mejor de sí misma.
 
Por otro lado, se siente ese coraje de una maestra por hacer comprender a unos padres que el futuro de su hija dependerá de cómo ellos se enfrenten al problema.
 

“Tener lástima por alguien es desperdiciar energía”

 
““no se puede proteger o hablar por otras personas.
La única esperanza es enseñarles a hacerlo por sí mismos.
Lo que les exijan ahora es lo que serán””

 
 

 
 

 
Thomas Edison
 
Pocas personalidades han tenido la repercusión que haya podido tener Thomas Edison (1847-1931), en su día considerado el hombre más importante de América del S.XX.
Motivos no faltan para ello. Sus ideas e inventos, muchos de ellos, precursores de aparatos que aún hoy utilizamos en nuestra vida cotidiana, lo consagran como uno de los más prolíficos inventores de la historia moderna, con más de 2.300 patentes, y quizá sólo superado por Nikola Tesla.
 
La historia cuenta que Thomas fue un niño que sentía poco interés por la escuela y reconoció en varias ocasiones que le aburría la monotonía de aquellas clases a las que le obligaban a asistir.
 
Sin embargo, todo cambió el mismo día que vino a parar a sus manos el libro “Escuela de Filosofía Natural” de Richard Green Parker. Una obra que le despertó su curiosidad por el mundo de los descubrimientos, experimentos e inventos. Tal fue su interés, que su madre hizo preparar un pequeño laboratorio en su casa para que Thomas pudiera practicar todos y cada uno de los experimentos de aquel libro.
 
Con solo 12 años, se dio cuenta de que quizá existiera la manera de hacer que aquellos artilugios que diseñaba y las ideas que tenía, pudieran aprovecharse para ganar dinero. Y así fue como comenzó su primer negocio.
 
En plena guerra de secesión como se encontraban, la gente vivía constantemente preocupada por informarse de las últimas novedades. Para entonces, Thomas, que trabajaba en la línea de tren entre Port Houron y Detroit, decidió probar a vender periódicos en el mismo convoy, animando a los compañeros a que pusieran reclamos sobre las noticias y titulares en las diferentes estaciones para provocar mayor curiosidad y demanda entre los viajeros. Sorprendentemente, su negocio no tardó en ser un rotundo éxito. Fue tal, que pocos meses después estaría invirtiendo sus ganancias en una prensa de imprimir de segunda mano y publicando su propio periódico, el Weekly Herald.
 
Durante esta época en el ferrocarril, Thomas Edison aprendería a telegrafiar, algo que pocas personas eran capaces de hacer, y aquello le dio la oportunidad de viajar por todo el mundo. Por el día trabajaba como telegrafista y en su tiempo libre se dedicaba a investigar.
 
Entre sus primeros grandes logros, merece especial mención un aparato que permitía registrar los votos, que fue presentado al congreso. Por lo visto, vieron que el invento era tan perfecto que tuvieron que rechazarlo…
 
Y fue aquel hecho el que hizo que Thomas decidiera dejar su trabajo y dedicarse en cuerpo y alma a sus inventos. Inventaría aparatos novedosos y rentables. Y sacaría provecho de todos ellos.
 
 

“Lo que no se venda no quiero inventarlo”

 
 
Grandes inventos como el telégrafo automático, el teléfono, o la máquina de escribir, fueron creados o perfeccionados por él en esta época.
Se dice que incluso tuvo una disputa por la autoría de la primera máquina cinematográfica con los hermanos Lumière.
También es descubrimiento suyo el fonógrafo. De entre todas sus creaciones, este fue el que le hizo sentir más orgulloso.
 
Pero su verdadera fama le vendría por otro hallazgo.
 
Con 29 años, recién mudado a Menlo Park, cerca de Nueva York, donde adquirió una casa familiar y un enorme solar para levantar un laboratorio, fue desarrollada la primera bombilla “moderna” conocida. La bombilla ya había sido inventada anteriormente, pero su duración era limitada a sólo un par de horas. Y su coste era demasiado elevado. Thomas Edison la desarrolló a partir de unos filamentos de bambú y consiguió no solo alargar su duración, sino además reducir sus costes, no sin antes arriesgar grandes sumas de dinero en las primeras producciones. Lo que verdaderamente quería era que en todos los hogares pudiera haber bombillas, para incrementar la demanda y poder empezar a producir en masa, lo que acabaría abaratando el precio final del producto.
 
Thomas fue un experimentador incansable. Gran trabajador, siempre estaba pensando en nuevas ideas. Se levantaba temprano y se acostaba tarde.
 
 
“El genio es uno por ciento de inspiración
y un noventa y nueve por ciento de transpiración”

 
 
Y supo invertir el dinero siempre en beneficio de la producción. Contratando personal, incrementando horarios, reinvirtiendo en nuevos materiales.
Incombustible, su manera de pensar y afrontar las derrotas le llevaban siempre un paso hacia adelante hacia sus objetivos finales. Si algo no funcionaba, lo modificaba, incorporaba nuevas variantes y lo volvía a probar. Una y las veces que hicieran falta. Un claro ejemplo de ello es la respuesta que dio a un hombre que le preguntó si en ningún momento se dio por vencido durante los más de mil intentos que tuvo que hacer hasta encontrar el finalmente adecuado para la bombilla
 
 
“No fracasé. Sólo descubrí 999 maneras
de cómo no hacer una bombilla”

 
 
Sin duda, ha sido por esa bombilla eléctrica como Thomas Alva Edison ha alcanzado su verdadera fama. Sin embargo, mucho más allá de sus inventos, siempre supo dotar a sus ideas una sólida red para hacerlas llegar al mundo en mejores condiciones y proporciones. Siempre supo ver ideas detrás de las ideas. Y siempre entendió que el mayor beneficio de sus negocios no vendría de ninguna patente o invento, sino de la cadena que le uniera a este con el mundo. Por eso, quizá lo más grande que nunca creara Thomas Edison haya sido la infraestructura para toda su creación, como pueda ser la compañía General Electric, o un sistema de líneas telefónicas, con las que pudo dar fácil acceso a su red a millones y millones de hogares, en Estados Unidos y Europa.
 
Miembro da la National Academy of Sciences de los Estados Unidos y galardonado con Medalla de Honor por el Presidente Coolidge, Thomas Edison falleció víctima de una uremia en 1931, a los 84 años de edad. En su honor, millones de hogares en todo el mundo apagaron sus luces durante un minuto.
 
Posteriormente, el Congreso estimaría que su persona y su trabajo habían aportado al país más de 30 millones de dólares anuales. Grandísimo pensador, creador de ideas y negocios, nunca antes se había tasado nada tan intangible como pueda ser la genialidad. Y es que la vida de Thomas Alva Edison ha marcado y marcará un antes y un después en la Historia del Ser Humano.
 
 

 
el síndrome del lucio
 
En un experimento llevado a cabo en una enorme acuario con una serie de lucios , que son unos peces carnívoros capaces de comer gran número de pequeños pececillos cada vez que abren la boca, un grupo de investigadores aislaron a uno de ellos a un lado de la pecera, separándolo del resto de peces, de los grandes y de los pequeños, por un cristal transparente.
 
Durante un tiempo, el lucio intentó comer algunos de aquellos peces que nadaban frente a él, pero cada vez que abría su boca, golpeaba contra aquel cristal y lo único que sentía era dolor.
 
Pronto, el lucio dejaría de intentar cazar siquiera.
 
Una vez que había desistido, los investigadores retiraron el cristal que dividía la pecera y le separaba de todos aquellos peces. Pero él, para entonces, había llegado a creer que era imposible comer peces, y a pesar de nadar junto a ellos, ni siquiera intentó abrir la boca para comer. Porque en su cerebro se había implantado una sensación de dolor cada vez que lo intentaba, y la creencia de que de esa manera no podría nunca comer.
 
De lo que el Lucio no se dio cuenta es de que él seguía actuando como si las condiciones en aquella pecera fueran las mismas, cuando en realidad, se habían producido ciertos cambios que quizá hubieran hecho posible que en el presente los mismos actos pudieran dar lugar a resultados diferentes. Pero el lucio no solo no lo intentó una vez más, sino que finalmente se dejó morir de hambre.
 
El ser humano, como aquel lucio, presenta una serie de conductas y pensamientos que en infinidad de ocasiones se establecen en base a experiencias pasadas. Nuestro miedo al cambio, o el miedo a salir de nuestras zonas de confort, nos impide tomar decisiones coherentes y nos aferramos a la imposibilidad de gran número de cosas, sólo por el hecho de que en el pasado los resultados hayan sido negativos en esos ámbitos, sin ni siquiera haber constatado que las condiciones que se dan, puedan o no ser las mismas que se dieran entonces.
 
Hoy en día, el hecho de que ciertas creencias, la mayor parte de las veces equivocadas, se arraiguen en nuestro cerebro y no seamos capaces de hacerles frente porque la historia nos hace creer que son imposibles, se conoce como el Síndrome del Lucio.
 
No nos damos cuenta de que a nuestro alrededor todo cambia. Incluso nosotros mismos cambiamos como consecuencia de las experiencias que tenemos en la vida. Por eso, antes de tomar por cierta cualquier repuesta a nuestros deseos, debemos tener en cuenta si las condiciones que se dan son las mismas que aquellas que nos impidieron alcanzar esos mismos deseos en el pasado.
Y es que, como el lucio, nosotros también dejamos pasar nuestras mejores oportunidades sin darnos cuenta de que muchos de aquellos cristales que nos separaban de nuestros objetivos, han desaparecido.
 
No queramos actuar como aquel lucio y rendirnos ante aquello que creemos conocer. Vivamos el cambio y avancemos tomando decisiones.
 
 

 

Nick Vujicic, Nacido Sin Extremidades, Creciendo Sin Límites

 
El 4 de diciembre de 1982, Nick Vujicic vino al mundo en Brisbane, Australia. Fue un bebé totalmente sano y fuerte, salvo que nació sin ninguna de sus cuatro extremidades.
 
Siendo el primer hijo de una joven pareja católica, y habiendo su madre asistido a miles de partos totalmente normales en su labor como enfermera, el hecho de haber dado a luz un bebé discapacitado golpeó muy fuerte a la familia.
 
Si lograba sobrevivir hasta cierta edad adulta, Nick tendría una absoluta dependencia y grandes problemas en la vida.
 
Todos los médicos que trataron su discapacidad estuvieron de acuerdo en afirmar que no sería capaz de sobrevivir mucho tiempo sin ayuda externa, que su problema le impediría hacer todo tipo de actividades necesarias para la vida y, en el remoto caso de que lo lograra, estaría postrado a una cama o a una silla para siempre siendo eso lo más aproximado a intentar siquiera caminar.
 
Pero aquello, si bien sería un enorme obstáculo en su vida, no lo sería tan grande como el obstáculo emocional que encontraría en la actitud de las personas con los que tuviera que relacionarse. Motivo de risas y burlas, Nick evitaba asistir al colegio en el que estudiaba. Y a los 7 años intentó quitarse la vida. Pero el amor a su familia y su fé impidieron que lo hiciera.
 
Y a partir de aquel instante su vida a sido un constante ejemplo de grandeza.
 
Nick Vujicic obtuvo su titulación en Contabilidad y Planificación Financiera a los 21 años y hoy es un experto inversionista. Es uno de los mejores motivadores personales, conferencista y su historia de superación ayuda a millones de personas a luchar en la vida. Escritor, actor e incluso compositor, el hecho de carecer de extremidades no le ha cerrado ninguna puerta, sino todo lo contrario. Y es un hombre felizmente casado y orgulloso por la inminente llegada de su primer hijo.
 
Camina, juega, conduce y vive con total autonomía. Habla para grupos de 15000 personas a lo largo y ancho de los 5 continentes y su ejemplo ha servido a muchos a encauzar su vida.
 
Aparece en el cortometraje “The Butterfly Circus” (el circo de la mariposa) y su historia se ha llevado a la gran pantalla en el documental “Nacido sin extremidades”. Y su primer libro “No Arms, No Legs, No Worries!” (sin brazos, sin piernas, sin preocupaciones!) es una verdadera fuente inspiradora.
 
Y la Organización “Life Without Limbs” que él mismo fundara en 2005, motiva e inspira a millones de personas sin extremidades en todo el mundo.
 

“Mi nombre es Nick,
y doy gracias a Dios.
Él ha usado mi testimonio
para tocar miles de corazones”

 
Un verdadero ejemplo de superación a pesar de los constantes obstáculos que en su camino haya podido encontrar.
 
Felicidades, Nick. Y Gracias.
 
“Si no alcanzas un Milagro,
sé Tú el milagro”
                                                                                                                                                                                                                                                  (Nick Vujicic)

 


 

 

 
Frida Kahlo, La Tragedia de una Vida Transformada en Pintura
 
Magdalena Frida Carmen Kahlo Calderón, conocida universalmente como Frida Kahlo, es probablemente uno de los ejemplos de Éxito y Superación más amargos y llenos de sufrimiento de los cuales tenemos constancia. Nacida En México el 6 de julio de 1907, hija de padre fotógrafo de origen alemán y madre mexicana de ascendencia española, fue la tercera de cinco hijos, de los cuales, su único hermano varón, no pudo sobrevivir más que unos días.
 
Ya desde sus primeros años, Frida tuvo una infancia marcada por el dolor físico, el sufrimiento y la enfermedad. En 1913, con solo 6 años, contrajo una severa poliomielitis (también llamada parálisis infantil), enfermedad que afecta principalmente al sistema nervioso. Aquello desencadenó una serie de lesiones y secuelas físicas que acompañarían a Frida el resto de su vida. Sin embargo, animada por su padre, ella nunca se sintió impedida y quiso practicar actividades y deportes como terapia de rehabilitación, entre ellos el Futbol o el Boxeo, entonces destinados casi exclusivamente para varones. Probablemente en esta etapa fue cuando Frida adquirió su caracter, su temperamento, sus actitudes o su ambición de autosuficiencia, rasgos nada propios en su época de la imagen femenina, y que caracterizarán su vida y su obra.
 
A pesar de no considerarse disminuída, las constantes lesiones físicas y operaciones la tuvieron postrada en cama durante largas temporadas, alejada de todo contacto con el mundo exterior. La soledad, como parte de su vida, en que se siente en aquellos interminables períodos, le acompañará en la mayor parte de sus pinturas.
 
Estando estudiando en la Escuela Nacional Preparatoria de México, tomó sus primeras clases de pintura. Aquí también formó parte de los llamados Cachuchas, un pequeño grupo político cuya actividad estaba a mitad de camino entre las ideas anarquistas y las revolucionarias. Este fue su primer contacto con el comunismo, del cual tampoco se separaría en el resto de su vida.
 
El 17 de septiembre de 1925, otro desgraciado accidente en el que el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía, la marcaría para siempre. Fracturas en su columna vertebral, clavícula, piernas, o la herida provocada por un trozo de metal que atravesó su cuerpo desde la cadera hasta la vagina la obligaron a someterse a interminables operaciones quirúrgicas, a incómodos corsés de yeso y dolorosos mecanismos de estiramiento.
 
Durante aquellas largas convalecencias, postrada en una cama la mayor parte de las veces, Frida comenzó a pintar de una manera más contínua, plasmando de este todo el dolor y el sufrimiento que sentía asociado a su vida.
 
Su esparcimiento a través de la pintura y su entereza emocional le aportaron la fuerza necesaria para volver a caminar y luchar por dejar de ser una carga para su familia. Y gracias a algunos amigos se pudo introducir en ambientes, intelectuales y artísticos, donde Frida tuvo ocasión de conocer al pintor y activista Diego Rivera, al que posteriormente le mostraría algunos de sus trabajos, el cual quedaría impresionado por su obra.
 
El apoyo y la admiración de Diego hacia el arte de Frida lo introdujo en el ambiente familiar de los Kahlo, y finalmente, contraían matrimonio el 21 de agosto de 1929.
 
Trabajaron y viajaron juntos durante varios años, y parecían ser felices, a pesar de que en la época se decia que aquella pareja estaba formada por un elefante y una paloma. Y, efectivamente, su relación fue un tanto extraña. Y estuvo salpicada por todo tipo de infidelidades (incluso ella misma descubrió en esta época su bisexualidad). Frida siempre aceptó las contínuas aventuras de su esposo, pero no estaría nunca dispuesta a que Diego le perdiera su lealtad. Y aquello ocurrió el día que su aventura implicó a la propia hermana de Frida, a la que ella se sentía muy unida, y que fue el desencadenante de su divorcio.
 
Y, sin embargo, el destino y la política volvió a unirlos, con el exilio de León Trotsky en la casa de la familia de Frida, su asesinato y la implicación de Diego y la detención de ella como presunta colaboradora. Unos cargos que pronto se retirarían.
 
Y a raíz de aquello, Diego y Frida volverían a casarse y a compartir sus vida. Una vida cargada de infiodelidades, sufrimiento físico y dolor emocional, que ella no pudo superar por la imposibilidad de tener familia. Frida nunca lo aceptó, y siempre luchó por ello, hasta el punto de sufrir un aborto que casi le costó la vida.
 
Con el paso de los años, la salud de Frida se fue deteriorando aceleradamente, y tras tener que amputarle la pierna debido a la gangrena, y sobre todo por las secuelas de todas las intervenciones y experimentos que realizaran con ella, el dolor se hizo insoportable, y se vió postrada una vez más en su cama, con altas dosis de analgésicos para sobrellevar todo aquello. Y sin embargo, Frida nunca se rindió. Y luchó por realizar la exposición que había deseado toda su vida, una exposición sobre su obra, como ya hubiera hecho en otros lugares del mundo, pero esta vez en su país, y para su pueblo.
 
Y apareció, en su gran exposición, tumbada sobre su cama. Y finalmente se sintió feliz y relizada.
 
Fue una gran anfitriona, y a pesar de sus insoportables dolores, dicen que cantó, contó chistes e hizo de aquella exposición algo realmente bonito y admirable.
 
El 13 de julio de julio de 1954, y solo 11 días después de participar, en silla de ruedas, en una manifestación en contra de la intervención estadounidense en Guatemala, Frida Kahlo fallecía en Coyoacán. Sus cuerpo fue incinerado y sus cenizas descansan en la casa que le vió nacer, la Casa Azul del 127 de la calle Londres, convertida actualmente en museo Frida Kahlo.
 
Su vida personal y su obra caminaron inseparables durante toda su existencia. Y el mismo Diego Rivera, la definió

“ácida y tierna,
dura como el acero
y fina como el ala de una mariposa,
Amable como una sonrisa
y cruel como la amargura de la vida”

 
 
Una vida llena de obstáculos, en la cual Frida supo encontrar su vía de esparcimiento y bienestar a través de su pintura y toda su obra. Un gran ejemplo de entereza y superación hasta sus últimas consecuencias.
 
“Pies,
¿para qué os quiero
si tengo alas para volar?”

                                                           (Frida Kahlo)
 
 

 

Oprah Winfrey

Oprah es uno de esos ejemplos de personas de Éxito que han alcanzado sus sueños a pesar de todos los obstáculos que se le han ido presentando a lo largo de su vida.

Nacida en Kosciusco, Misisipi, el 29 de enero de 1954, es conocida en sociedad por ser productora y presentadora del “Oprah Winfrey Show”, el Talk Show más visto de la historia de la televisión. Sólo en los Estados Unidos, casi 30 millones de espectadores han seguido a diario sus emisiones en directo, todos los días durante los 25 años que ha permanecido en antena. Y sus premios, entre ellos el Emmy al mejor Talk Show, respaldan su incansable trayectoria y han coronado su espacio en un merecido lugar privilegiado. Tal es así que prácticamente ningún personaje famoso ha dudado en pasar nunca por su plató.

Oprah ha sido capaz de aprovechar al máximo la oportunidad que la vida le daba. No solo es popular por su éxito televisivo. También es una aclamada escritora y crítica de libros, es editora de su propia revista, ha creado su propia Productora, Harpo Entertainment Group, y es cofundadora de Oxigen Media.

Entre otros datos escalofriantes, Oprah es:
según la revista business Week, la más grande filántropa de origen negro de los Estados Unidos;
según la revista Forbes, , la persona más poderosa en e año 2005, la más influyente del mundo en el 2010, y la afroamericana más rica de todo el siglo XX.

Su trayectoria y su vida entera, son claro ejemplo de superación ante la adversidad. Nacida de madre soltera en el estado más racista de la Nación, Oprah vivó los primeros años con ella, hasta que más tarde se mudara a donde su padre, un humilde minero retirado y convertido a peluquero en un peluquería de mala muerte.

Según la propia Oprah, con él creció en medio de estrecheces. En aquella casa de su padre no había agua corriente, y con solo 9 años fue violada por un primo y por un tío suyo.

Después de todo aquello, vivió una etapa de tanta promiscuidad que ella misma se calificó de prostituta. Si esto fuera poco, a los 14 años dio a luz un hijo que murió antes de cumplir las seis semanas, y confiesa que también comenzó a fumar crack.

Y a pesar de todos aquellos duros golpes que la vida le daba, Oprah nunca se rindió.

Obtuvo una beca de estudios, se licenció en Comunicación en Tennessee, y finalmente fue contratada en una emisora pequeña.

Sus grandes dotes como comunicadora la hicieron ascender poco a poco, hasta el nivel donde hoy es conocida.

La propia experiencia de su vida la ha llevado a ser una personalidad realmente generosa con el más desfavorecido. Y es habitual colaboradora con diversas ONGs, fundamentalmente con la gente más pobre y con los niños del Tercer Mundo, y es también una incansable amante de los animales, a quienes también ha dedicado muchos esfuerzos y de quienes dice “merecen la misma igualdad que los humanos”.

Un Gran ejemplo de superación, donde una vez más se demuestra que no importa de dónde vengas porque siempre es posible alcanzar tus verdaderos sueños, si de verdad lo deseas y luchas por ello.