Albert Einstein

All posts tagged Albert Einstein

Albert Einstein, La personalidad más importante e Inteligente del Siglo XX

Alemán de nacimiento, suizo de adopción y nacionalizado estadounidense en su edad adulta, Albert Einstein, el padre de la Física y Matemáticas Modernas, vino al mundo el 14 de Febrero de 1879.

De padres de origen judío, su niñez no estuvo caracterizada precisamente por su inteligencia, sino por todo lo contrario. Con problemas en el lenguaje y en el aprendizaje, muchos de sus primeros profesores de escuela e instituto en Alemania llegaron a afirmar que tenía un ligero retraso mental y que incluso podría padecer dislexia, provocando esto que el trato con él en ese tiempo fuera un tanto complicado.

Lo que sí es cierto es que fue un niño de pocos amigos y sobrellevó gran parte de las horas de su infancia junto a su violín, instrumento que su madre le enseñó a tocar.
Al mismo tiempo, su propio tío le instruía en sus primeras lecciones de álgebra, animando incluso a su padre a que habilitara un pequeño laboratorio en casa.

Después de que su familia tuviera que emigrar a Italia por motivos de trabajo, dejando a Albert terminando el bachiller en el instituto Gymnasium, este se dio cuenta de que aquello no le motivaba. Y menos aún cuando sus propios profesores le decían que “nunca llegaría a nada”. Y a pesar de no estar interesado en la mayor parte de las asignaturas, Albert demostró mucha capacidad en matemáticas y física. De hecho, fue en esta época, contando solo 15 años, cuando comenzó, sin tutor ni guía alguno, su estudio independiente del cálculo infinitesimal.

Abandonó los estudios varios años antes de obtener el título de bachiller, regresando con su familia. Sin embargo, las pocas buenas referencias que sobre él había, hicieron que uno de sus antiguos profesores le animara a finalizar sus estudios medios, a regresar a Alemania e ingresar en el Instituto Politécnico de Zurich, donde estudiaría física.

Así lo hizo. En 1905, a la edad de 26 años, finalizaba el doctorado, presentaba su tesis y realizaba otros varios proyectos sobre Física. Entre ellos, algunos estudios sobre el Movimiento Browniano, el Efecto Fotoeléctrico, la Equivalencia Masa-Energía o la Teoría de la Relatividad Espacial. Proyectos, entre otros, que le valdrían el Premio Nobel de Física de 1921.

Pero a pesar de sus avances, su recién obtenido doctorado o su afán de conocimiento y superación, Albert Einstein tuvo todo tipo de problemas durante este tiempo. Por un lado, por ser un pacifista confeso, y sobre todo, por su origen judío, nunca fue del agrado de los nacionalistas alemanes. Por otro, fue acusado por físicos nazis de crear una sucia “Física Judía”, e intentaron desacreditar todas sus teorías.

Por ello, abandonó Alemania en 1933 en dirección a los Estados Unidos de América, donde comenzó a trabajar en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, obteniendo la nacionalidad estadounidense en 1940.

Fue en Estados Unidos donde Albert estudió el potencial energético del Uranio, dato que quiso compartir con el presidente Franklin Roosvelt, el 2 de agosto de 1939

“Un trabajo reciente (…), el cual se me ha comunicado a través de un manuscrito,
me lleva a esperar que el elemento uranio sea utilizado como una nueva e importante fuente de energía en el futuro inmediato”

En otro campo, mucho más destructivo, advertía de las devastadoras consecuencias de su mala utilización

“Una bomba de este tipo, almacenada en un barco y detonada en un puerto
podría perfectamente destruir el puerto entero y parte del territorio que le rodea”

Lamentablemente, y sólo un año después, los Estados Unidos crearon su proyecto Manhattan, que consistió en la creación de las primeras bombas atómicas, cuyos resultados vieron la luz al final de la segunda guerra mundial, con dos potentes detonaciones en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Desde ese mismo instante, la figura de un Albert Einstein defensor de los derechos humanos, siempre permanecerá injustamente ligada a la guerra.

En mayo de 1946 sería nombrado Presidente del Comité de Emergencia de Científicos Atómicos, organización destinada a controlar el manejo de la energía nuclear. Una labor que realizó hasta sus últimos días, cuando se unió a la iniciativa del filósofo y matemático Bertrand Rusell de limitar el armamento nuclear en el mundo.

Paradójicamente, un mal uso de sus descubrimientos llevaría al mundo a una de las situaciones más lamentables de su historia. Por eso, no es de extrañar que en más de una ocasión se sintiera realmente decepcionado con el hombre

“solo hay dos cosas infinitas el universo y la estupidez humana.
Y de lo primero, no estoy muy seguro”

No hay duda de que la contribución de Albert Einstein a la humanidad tiene aún hoy una magnitud incalculable. Sus avances en Física y matemáticas, sus aportaciones filosóficas o incluso en relación a las bases de la Teología fueron, son y serán un verdadero punto de inflexión para el mundo de la Ciencia.