barrera mental

All posts tagged barrera mental

 
la importancia de cerrar bien las puertas en la vida
 
En infinidad de ocasiones en el transcurso de nuestra vida, nuestras decisiones pueden verse afectadas por factores externos que hacen que nuestra existencia se mueva en una de las dos únicas posibles direcciones en la que pueda moverse: la dirección correcta, y la dirección equivocada. Y sólo el tiempo y la experiencia nos dará a ciencia cierta tan importante respuesta.
 
La noche del sábado 15 de Noviembre de 2012 probablemente se convierta en una de esas noches en las que un factor externo a mi vida provoque a medio plazo un cambio en mi persona. El culpable, uno de los mayores guitarristas de todos los tiempos, si no el más innovador y virtuoso de los que haya tenido la oportunidad de escuchar. El Gran Steve Vai. El lugar, la sala Santana 27, en Bilbao, España.
 
Mi juventud siempre estuvo ligada al mundo de la guitarra. Músico aficionado, con oído para el solfeo y aptitudes para la educación musical en general, siempre me esforcé en poder llegar a ser algún día como aquellos músicos que dominaban aquello que hacían. Y durante varios años incluso me mudé de ciudad para poder ampliar mis estudios en alguna escuela privada en la que aprendí a sentir la música de verdad… José Manuel, si me estás leyendo, gracias de verdad.
 
Una de mis mayores influencias fue, sin duda, la de aquel extravagante, joven y loco Steve Vai, que empezaba a destacar entre todo el panorama como el sucesor del malogrado Jimi Hendrix.
 
Siempre he admirado a esta persona, en primer lugar por su gran espíritu motivador y por ser un verdadero ejemplo de superación. Y en lo profesional, naturalmente, como el excelente musico que ha alcanzado a ser. A pesar de ser un referente en mi vida, mi trayectoria profesional no ha podido ir ligada al mundo de la música y he acabado dedicándome a otro tipo de negocios. Y sin embargo, a pesar de estar inmerso en diferentes asuntos que pudieran proporcionarme un sustento, en más de una ocasión he deseado volver a sentir el tacto de las cuerdas de mi guitarra sobre las yemas de mis dedos.
 
Ayer, en la pista de una sala de conciertos, en un ambiente cargado de luces, amplificadores y la historia de un músico que me conozco de memoria, algo me hizo sentir que el éxito en la vida podría simplemente depender de abrir y cerrar bien las puertas que se vienen apareciendo periódicamente delante de uno. Que podremos ganarnos la vida vendiendo cafés, trabajando en una oficina de banco o fabricando piezas para automóviles, pero si no lo remediamos, nuestro inconsciente y nuestro instinto de superación no se sentirán realizados y algo estará impidiendo que podamos sacar lo más grande que llevamos dentro de nosotros. Algo que, en mi caso, quizá ni siquiera pueda estar relacionado con la música o con las tareas a las que me dedico actualmente. Pero que sin duda llevo dentro de mi ser, como cada uno de nosotros llevamos algo inspirador en nuestro interior, y que está esperando a que empecemos a sentirnos verdaderamente realizados con nuestra labor en esta vida para emerger hacia afuera.
 
Nunca hasta el momento había hablado en primera persona en este blog. Pero siento que esta historia resultará familiar a muchas otras personas. Si de verdad aspiramos a dar lo mejor de nosotros mismos en este mundo, debemos tener nuestras conciencias tranquilas, y estar en armonía con todo lo que nos rodea. Y ello implica buscar cerrar bien las puertas que se nos vienen abriendo en nuestro camino.
 
Una de mis puertas, y probablemente la mayor de ellas y la que ha estado golpeando constantemente en mi cabeza en los últimos tiempos ha sido la música. Es algo que siento que está luchando desesperadamente por salir de dentro de mí. Mi cuerpo y mi mente me agradecerán y compensarán eficientemente en el momento que toda mi energía fluya hacia afuera, en mi caso, a traves de una guitarra.
 
Todos tenemos esas puertas que deben ser cerradas. Un deseo no cumplido de nuestra infancia, una relación rota con un ser querido, o esa actividad que posponemos año tras año por falta de tiempo o de dinero, han marcado nuestro pasado y están afectando a nuestro presente. Pero estamos a tiempo de que ellas no decidan sobre nuestro destino. Somos nosotros los que diseñamos con nuestras acciones nuestro destino cuando hacemos lo que realmente sentimos que hemos venido a hacer en la vida.
 
Anoche, un acontecimiento motivador me llevó atrás en el tiempo, para que pudiera observar aquella puerta que permanece abierta, que permite pasar demasiadas impurezas a mi vida y me impide visualizar correctamente mi “panel de los deseos”. En mi caso ha sido un sueño de infancia, uno de mis mayores sueños. Podré llegar a ser mejor o peor músico, pero se que tengo una guitarra esperando a que canalice a través de ella la energía que ha permanecido mucho tiempo atascada dentro de mí. Y que una vez canalizada, sentiré que habré abierto la vía a que toda esa energía fluya en los demás aspectos importantes de mi vida.

“si realmente quieres y te lo propones, podrás ser mejor que yo”
                                                                                                                              (Steve Vai)
 
Seremos mejores o peores personas, o más o menos profesionales y técnicos, Pero con toda seguridad, si seguimos nuestros deseos, seremos lo mejor que podamos llegar a ser. En todos los aspectos de nuestra vida.

 


 
 

 

perseverar hasta triunfar

 

Soy como el Sol que ilumina la Tierra, a lo largo de todos los tiempos.
Como la estrella que se asoma al acostarte, todas  y cada una de las noches.
Como aquella gota de agua que cae imperturbable sobre la dura roca,
día tras día, hasta que al fin la perfora.

 

Debo persistir, porque este es el factor que determinará mi éxito.
Nunca pensaré en la derrota.
Olvidaré el significado de “incapacidad” o “fracaso”.
Y clavaré mi vista en aquellos objetivos que pretendo alcanzar,
aunque siempre me parezcan lejanos.
Porque “al final del desierto, siempre crece la hierba”

 

Los premios de la vida me esperan al final de cada jornada,
y no debo parar a mitad de camino porque  el Éxito puede llegarme  en el paso siguiente.
Y no podré verlo a menos que siempre camine hacia  adelante.

                                    (Fragmento de  “El Vendedor Más Grande Del Mundo” de Og Mandino)

 

 

 

manual de lectura rápida

 

Uno de los métodos más eficaces a la hora de aprender a leer rápidamente y comprender aquello que leemos consiste en adquirir una VISIÓN PERIFÉRICA, es decir, leer como si lo hiciéramos “de pasada”, haciendo barridos con la mirada, no deteniéndonos a cada palabra, sino en zonas o PALABRAS CLAVE, agrupándolas o incluso tomando las más destacadas. En ocasiones se pueden tomar como referencias clave los subrayados, negritas o textos  destacados, en aquellos escritos donde los haya. La idea es HABITUAR NUESTRA MIRADA  y nuestra lectura interna a la lectura real de nuetra mente . Esta es capaz de comprender a una velocidad mucho más rápida de la que estamos acostumbrados. Y sin embargo, muchas veces, haciéndolo a un ritmo mucho más lento, no somos capaces de hacer lecturas efectivas. Este problema no es debido a la velocidad. Se debe al Método. Pero sobre todo, se debe a  la FALTA DE CONCENTRACIÓN. Existe una serie de EJERCICIOS Y RUTINAS que ayudan no solo a mantener la concentración en nuestras lecturas, sino también en la VELOCIDAD  y PRODUCTIVIDAD como lo hacemos. Esto hará que la persona que los practique y los aplique eficientemente consiga  realizar sus lecturas   mucho más rápido y las comprenda y recuerde durante más tiempo.

1. Lo primero que debemos hacer es RELAJARNOS. Una lectura nunca será correcta si estamos tensos. Cuando nuestra mente se encuentra en tensión resulta sumamente fácil que perdamos la concentración y nos sintamos obligados a regresar y releer una y otra vez los mismos párrafos cada vez que perdamos el hilo de nuestra lectura. Eso no sucedería si estuviéramos relajados y centrados en el texto. A cada cosa hay que dedicarle su tiempo y no podemos dedicarle su tiempo a una lectura si nuestra  cabeza se distrae por momentos en otras cosas. Hay que habituar  nuestros ojos a una VISIÓN ERIFÉRICA. No centrándonos en el flujo lógico del texto, sino intentando alcanzar una visión más amplia a lo largo y a lo ancho, tomando el BLOQUE DE TEXTO como si fuera una IMAGEN. Del mismo modo como lo hacemos cuando conducimos, mirando al conjunto, o como cuando miramos una película en el cine y sentimos la presencia de una persona que se va a sentar junto a nosotros.

2. Inicialmente, practicaremos agrupando las palabras de los textos de 2 en 2. De modo que con una sola mirada seamos capaces de leer 2 palabras consecutivas a la vez. Casi sin darnos cuenta, seremos capaces de leerlas de 3 en 3 y, con un poco de práctica y constancia, estaremos leyendo líneas enteras de texto  con solo un par de miradas fugaces, aumentando considerablemente la velocidad de nuestra lectura visual. Al mismo tiempo, una vez que nuestra  velocidad de lectura visual (también llamada voz interna) se aproxime a la velocidad mental, el riesgo de distracción y falta de concentración se reducirá al límite. Con lo cual, cuanto más rápido podamos leer, mayor grado de concentración seremos capaces de alcanzar.

3. Finalmente, para desarrollar un poquito más, tanto la visión periférica como el poder de concentración, una vez adquirida cierta destreza, se pueden realizar ejercicios basados en barridos visuales en forma de Z, de X, de U. primero, centrándonos en párrafos o medias páginas. Y con la práctica, en páginas completas.

La constancia y una buena disciplina nos permitirá educar nuestra visión periférica y leer visualmente casi al ritmo que lo hace  nuestra mente, reduciendo considerablemente el tiempo de lectura del mismo modo que aumentamos la calidad de la misma.

La siguiente obra es una excelente rutina guiada por medio de ejercicios prácticos para desarrollar una potente visión periférica y lectura visual.

 

manual de lectura rápidaMANUAL DE LECTURA RÁPIDA (por Antonio Blay Fontcuberta)

 

 

 

 

 

 

 

 

El Dinero y la Espiritualidad son Naturales al Ser Humano

 

Las personas hemos crecido  autoconvenciéndonos de que el dinero es capaz de generarnos una enorme satisfacción, pero que al mismo tiempo supone un atentado contra nuestro aspecto más espiritual, porque algo en algún momento de nuestra vida nos ha hecho creer que el dinero es algo sucio, y que es de alguna manera sucia como se generan las mayores riquezas y que no es sino a costa de otras personas como realmente se consigue.
La sociedad actual ha aprendido a hacerlo de la manera más mezquina y egoísta, gracias a los nuevos mafiosos obsesionados con amasar la mayor de las fortunas a base de engaños y extorsión. Nos rodean, nos gobiernan y nos dominan, y acabamos creyendo que es así como se crea una fortuna al mismo tiempo que nos van sacando nuestra sangre y nuestro dinero para crear la suya propia.

Pero no es así. El dinero no es malo. Ese es el tópico con el que han crecido nuestras emociones y nuestras creencias.

El dinero es algo vivo. Es energía que necesita fluir, y no lo hacemos fluir porque nos invaden los miedos, y más aun en tiempos de crisis, que nos hacen temer gastar y sentimos que tenemos demasiado cerca la escasez.

Toda creencia limitante nos frena, nos bloquea y nos cierra las puertas al bienestar. Rechacemos toda actitud de humildad, de sacrificio, de carencia o necesidad. Podremos atascarnos en momentos económicos delicados en nuestra vida, pero siempre pensaremos en la abundancia y nos comportaremos como así lo fuera, y acabaremos atrayendo ese dinero, para poder contribuir a mejorar nuestra vida, y al mismo tiempo, podremos mejorar también nuestro mundo.

Porque el dinero y la riqueza son propios al ser humano. Hemos venido a este mundo a dar lo mejor de nosotros mismos, y esta es una de las recompensas a ese esfuerzo y un medio insustituible para dar todavía mucho mas, y también para darlo mucho mejor.

Hay dinero suficiente como para generar riqueza en todos los seres humanos, y podemos estar seguros que no tiene por qué acabarse…

La Ley de la Correspondencia premia al que corresponde, y el dinero siempre abre una puerta a la evolución y al progreso, que no es sino una de nuestras tareas en esta vida, hacer que nuestro paso por ella deje una huella positiva y profunda… Y marcharnos de aquí habiendo dejado el mundo mejor de como lo hemos encontrado a nuestra llegada.

El Universo ha querido que el hombre posea dinero, es parte de nosotros y nos corresponde. Nacimos para ser ricos y financieramente libres a la vez que honrados. Por eso no debemos odiar a los ricos, pero sí la manera como algunos han llegado a ser ricos.

Todos llevamos dentro el espíritu de la abundancia y del bienestar. Debemos regar nuestra vida con ello, y creer en su poder ilimitado.

La abundancia nos pertenece… Siente que ya la tienes, y tarde o temprano la acabarás teniendo.

 

En el siguiente Link encontrarás la obra de Wallace D. Wattles, “La Ciencia de Hacerse Rico”, una obra que su propio autor ha querido distribuir totalmente gratis para que todos podamos  acceder al conocimiento de esta Ley tan potente que Gobierna nuestro Universo.

 

LA CIENCIA DE HACERSE RICO (de Wallace D. Wattles)

 

 

Mejora tu Humor Aumentando la Velocidad de Pensamiento

 

En los últimos años, varios estudios en prestigiosas Universidades como Harvard o Princeton han sacado a la luz una serie de datos reveladores acerca de cómo puede afectar a nuestras vidas la velocidad como pensamos.

En aquellos estudios, se puso a cientos de estudiantes a ver películas o a leer oraciones que se mostraban en una pantalla de ordenador a una velocidad más rápida de lo habitual, o se les pidió que resolvieran determinados problemas matemáticos en el menor tiempo posible.

Los resultados fueron, cuando menos, sorprendentes. La mayor parte de aquellos estudiantes que realizaron aquellas tareas experimentaron una sensación de exaltación, creatividad y energía que no se dio en otros  estudiantes que no tuveron esa presión del tiempo.

Nuevos estudios, a raiz de aquellos primeros resultados, han demostrado que nuestro cerebro está preparado para pensar a una velocidad determinada. Pero el ser humano está acostumbrado a pensar más despacio porque creemos que los resultados de tomarnos nuestro tiempo pueden ser de esa manera más precisos.

Técnicamente, puede que sea así mientras sigamos habituando a nuestro cerebro a hacerlo a la misma velocidad. Pero a día de hoy, las investigaciones consideran que pensar a “su velocidad normal” nos lleva a un estado de calma, mientras que hacerlo en la  manera pausada y lenta a la que estamos acostumbrados, nos lleva a adquirir ciertas ideas depresivas y negativas.

Es más. Más allá del ámbito psicológico, algunos expertos han llegado a asegurar que el hecho de pensar rápido (a pesar de incurrir en el error de fallar al principio más de la cuenta),  desencadena una reacción que libera en nuestro cerebro cantidades importantes de dopamina, que es la hormona que provoca la sensación de placer.

De este modo, y ateniéndonos a todos estos estudios que así lo demuestran, merece la pena acostumbrarnos a aumentar nuestra velocidad de pensamiento ya que esto podría afectar positivamente a nuestra calidad de vida en muchos sentidos, al mejorar no solo nuestro humor, sino incluso nuestra creatividad y autoestima.

 
Lecciones de humanidad del reino animal
 
Cada día parece más evidente que deberíamos pararnos a pensar cuánto nos toca aprender de los instintos animales, que si bien queremos justificarnos discutiendo que carezcan de sentimientos, son un ejemplo que deberíamos tener en cuenta si de verdad pretendemos caminar por la vida con la sensación de hacer el bien a este mundo.
 
Son muchas las situaciones en las que hemos tenido la suerte de ver la habilidad de un animal, recién habido parido, cuidando de sus crías. Pero hay historias que  merecen  especial mención.  Y lo que es más alarmante es que esas historias hacen poner en duda si realmente somos nosotros los que tendríamos que llevar la correa de la mano e incluso todavía sorprende que sean nuestras mascotas las que nos dan constantemente verdaderas lecciones ante la vida.
 
La historia de Capitán se remonta a 2007, cuando Miguel se presentó en casa con un simpático perrillo con intención de darle una sorpresa a su hijo Damián, que lo acogió y lo cuidó con enorme cariño.
 
Sin embargo, el destino les tenía guardada una mala noticia una semana después, cuando Miguel perdiera la vida.
 
Unido al profundo dolor de la pérdida de su padre, Damián también tuvo que soportar la pérdida de Capitán, que se escapó de casa para no volver ese día, ni al siguiente ni al otro.
 
Anduvo perdido en la oscuridad de la noche de la ciudad de Carlos Paz, en Cordoba, Argentina, durante varias semanas. Algo que por desgracia estamos acostumbrados a ver constantemente. Perros abandonados, familias que se desentienden de sus mascotas, y es por eso por lo que su presencia por las calles, solo y perdido tampoco llamara la atención de sus vecinos.

Pero lo grande de esta historia es cuando semanas después, la viuda y el hijo de Miguel se lo encontraron tumbado junto a la tumba de su dueño.

Hoy, siete años después, no hay un solo día que Capitán no haga la ronda con Héctor, el director del cementerio.Y todos los días, cuando el hombre se marcha a las seis de la tarde, el perro camina hasta el fondo y se duerme a los pies de su amo.
 
Y es que el amor que pueden llegar a demostrar los animales nos supera. Hoy es la historia de Capitán, pero también ha sido famosa la historia de Canelo en Cadiz, que ha estado esperando durante años la salida de su dueño a la puerta del Hospital donde falleciera. Y serán muchos los ejemplos de agradecimiento animal que no hayan trascendido a los medios. A lo mejor deberíamos aplicarnos un poquito y aprender de todos ellos, que probablemente puedan enseñarnos mucho.
 
Va desde aquí un pequeño homenaje a todos esos “bichillos” que siempre permanecen a nuestro lado en nuestros peores momentos.
 
Y ojalá queramos cuidar de ellos mientras podamos. Y aprender a vivir como ellos, sin rencores ni odios ni limitaciones de ningún tipo, que no hacen más que bloquear nuestra verdadera aspiración en la vida: dar lo mejor de nosotros mismos. Sirva como reflexión final la historia de Faith, esta admirable criatura que nació sin patitas delanteras y que no podría haberse llamado de otra manera, porque su vida resulta un verdadero ejemplo de Fe y superación.
 
 


 
 

 

No Estamos Predestinados Genéticamente

Desde que eramos niños hemos venido escuchando afirmaciones y sentencias categóricas sobre nuestra herencia genética, y hemos crecido inconscientemente esperando la llegada de ese destino nuestro, de aquellas imperfecciones de nuestros mayores o de aquellas patologias que habían padecido.

Si mi padre era calvo y pequeño, tarde o temprano yo acabaría pequeño y sin un solo pelo.

Si mi madre era obesa, yo acabaría engordando antes de llegar a los 30.

Si mis abuelos y mis tios habían sufrido dolencias cardícas, algún repentino infarto me sorprendería en el momento menos pensado.

Estudios recientes han confirmado la teoría de que determinados hábitos alimenticios durante el embarazo pueden aliviar enfermedades futuras en el bebé. Pero aun habiendose podido perder esa primera oportunidad intrauterina en el vientre de nuestra madre, también es posible evitar ciertas patologías durante el transcurso del resto de toda nuestra vida.

Pero antes de ninguna otra cosa debemos rechazar y deshacernos de todos esos paradigmas que nos han grabado a base de insistencia en nuestra cabeza. Siempre es posible evitar, en mayor o menor medida, las patologías o deficiencias que llevamos en nuestros genes.

Toda persona que se mantiene físicamente activa puede reducir las posibilidades de acumular peso, aun cuando se trate de una persona geneticamente predispuesta a ser obesa.

De ahí que la epidemia actual de obesidad en el mundo de las ultimas décadas no se trate de ningun resultado de cambios en los genes, sino que se debe exclusivamente a cambios en los hábitos.

Del mismo modo, una dieta sana puede combatir eficientemente al gen asociado con las enfermedades cardíacas.

El genotipo de alto riesgo se suaviza con dietas sanas a base de frutas y verduras, actividad física y dejando de lado el consumo de alcohol o tabaco.

Un dato a tener en cuenta es que patologías como la obesidad o la diabetes son más frecuentes en poblaciones pobres en medios y en educación, lo que indica que hay factores NO GENÉTICOS  que afectan de manera muy importante a la salud.

Por tanto, es recomendable un estilo de vida saludable y con buenos hábitos alimenticios para todos y cada uno de nosotros, independientemente de nuestros antecedentes genéticos. Pero esto cobra una importancia mucho más vital cuando está en nuestra mano el poder evitar ciertas enfermedades y patologías a nuestros pequeños  y poder ofrecerles una calidad de vida mucho mayor que la que nos haya podido tocar a nosotros.

Una buena parte de la calidad del futuro de nuestros hijos puede estar en nuestras manos y en cómo los cuidamos desde sus primeros años.  Es una gran oportunidad que se nos brinda  y no deberíamos desperdiciarla.

 

 

 

la inteligencia intuitiva

 

A todos nos ha ocurrido alguna vez en la vida que debemos tomar una decisión rápida en alguna situación que se nos presenta, y sentimos en nuestro interior una fuerza que nos activa una especie de sexto sentido, el cual nos manda un estímulo o una reacción desde el inconsciente y nos hace tomar la opción más acertada en cuestión de segundos. Es eso que llamamos Intuición.
En el tema que trataremos hoy, vamos a explicar cómo el Ser Humano tiene la capacidad de poder entrenarse para educar sus reacciones inconscientes para hacer juicios rápidos de manera efectiva. Porque, efectivamente, nuestros juicios rápidos y primeras impresiones pueden educarse.
Decía Albert Einstein que

“La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente.
Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el regalo”

Por tanto, es momento de empezar a cuidar este regalo y aprovecharnos de su increíble potencial.
Si la Evolución ha dotado al ser humano de herramientas esenciales como el lenguaje o la capacidad de abstracción, no debería extrañarnos que también haya sido dispuesto con la capacidad de tomar decisiones de manera rápida y eficaz, y más aún en la sociedad de ritmo tan acelerado que le está tocando vivir.
Hasta finales del siglo XX, pocos eran los científicos que confiaban en este tipo de estímulos inconscientes en la toma de decisiones, y se había determinado que eran estímulos irracionales  carentes de fundamentos de peso. Sin embargo, numeroso estudios han demostrado que la intuición puede llegar a ser mejor que los modelos de elección racional, fundamentalmente porque el cerebro se mantiene alerta las 24 horas, y ante situaciones que requieren respuestas inmediatas, piensa  mucho antes de ser nosotros conscientes de ello, y nos envía señales  a modo de  respuesta, pero que  en la mayor parte de las veces ni siquiera podemos apreciarlas porque no estamos lo suficientemente preparados para comprenderlas. El problema es que el pensamiento consciente y el inconsciente  funcionan independientemente y difícilmente se van a poner de acuerdo si el individuo no ha sido preparado para ello.

Estudios recientes han demostrado que tomamos mejores decisiones si tenemos en cuenta una razón que si tenemos 10. Entonces, ¿para qué pararnos a establecer todos los pros y los contras en situaciones extremas que requieren respuestas rápidas, si pueden ser contraproducentes no solo en velocidad de reacción, sino también en resultado?

La sudoración o la variación en el ritmo cardíaco, son solo alguna de las consecuencias físicas a las señales  que nuestro inconsciente nos puede estar mandando en estas situaciones. Pero hay otras muchas que no apreciamos, porque nuestro cuerpo no está preparado ni entrenado para sentirlas conscientemente, porque la mayor parte de ellas se deshilachan a un nivel tan bajo a nuestra mente que no somos capaces de detectar.
Pero como toda capacidad del ser humano, si la practicas y ejercitas con dedicación, se volverá fuerte y eficaz.

Hoy traemos una serie de ejercicios que te ayudarán a desarrollar tu intuición.

1. La Meditación:
Cuando meditamos, el cuerpo reduce nuestro stress y  prepara nuestra mente para recibir información que muchas veces pasamos por alto, porque favorece nuestra concentración, y es una de las mejores maneras de desarrollar y potenciar nuestra intuición.
Un ejercicio muy sencillo y al mismo tiempo efectivo consiste en sentarnos cómodamente en una silla, con la espalda recta y los pies descansando en el suelo, cerrando los ojos y sintiendo como la silla absorbe todo nuestro peso, nuestro stress y nuestras preocupaciones, centrándonos en todo momento en nuestra respiración, lo que hará que nos sintamos mas y mas relajados, podamos acallar nuestros pensamientos mas superficiales y podamos llegar a escuchar nuestra voz interior. A medida que más practiquemos, mayor será la capacidad que vayamos adquiriendo.

2. Ejercicios de Visualización:
Visualizar tiene una fuerza enorme para desarrollar nuestra intuición. Y aquí explicaremos un par de ejercicios que nos ayudarán con ello.
El primero, consiste en visualizar figuras geométricas, que iremos proyectando en una pantalla imaginaria frente a nosotros. Cuadrados, círculos, triángulos, que iremos proyectando en la pantalla y cuya imagen intentaremos mantener durante varios minutos.
Cuando hayamos practicado varias veces de esta manera, podremos incluso ampliar el ejercicio combinando diferentes figuras, las unas dentro de las otras.
Este tipo de ejercicios potencia del mismo modo nuestro lado creativo, porque hace que ejercitemos a la vez el hemisferio izquierdo y el derecho.

El segundo ejercicio de visualización consiste en respirar profundamente mientras nos imaginamos en un lugar agradable, que nos transmita paz, y observarlo detenidamente, sintiendo los sonidos a nuestro alrededor, el aroma del lugar, el clima, el sol, el agua o la brisa del momento proyectado, intentando estar atentos a todos los detalles y memorizarlos.
En el momento de volver a abrir los ojos, nuestra cuerpo estará un poquito mas preparado para sentir todo tipo de señales intuitivas. Y además, la experiencia de haber estado en ese lugar tan agradable, nos hará sentir mucho mejor.

3. Aprovecha el subconsciente mientras duermes:
Al finalizar el día y justo antes de acostarnos, debemos reflexionar sobre las dudas y situaciones sin resolver  que pudieran haber surgido durante la jornada, y recapacitar y considerar las diferentes posibilidades para darles solución.
Eso hará que nuestro cerebro active su mecanismo y ponga a nuestro inconsciente a trabajar mientras dormimos.
Mas pronto que tarde, nos empezaremos a despertar con nuevas y grandes ideas, que iremos anotando rigurosamente lo cual nos ayudará a mantenerlas frescas y claras, y no importa que sea medianoche, madrugada, o después de la siesta… Las ideas y soluciones pueden surgir en cualquier instante y debemos estar preparados para ellas…

4. Dejandonos guiar por nuestras corazonadas:
La mejor manera de desarrollar nuestra intuición es confiando plenamente en ella.
Al principio, nos podría asustar la idea de dejar todas nuestras decisiones en manos de nuestra intuición, pero lo cierto es que ella es nuestra guía interior y debemos comenzar a confiar en ella.
Empecemos a escuchar nuestra voz interior. Aquella que nos hace experimentar una sensacion en el estómago que nos impulsa a hacer algo sin razón aparente, y prácticamente sin haber tenido el tiempo suficiente para pensarlo.
Dejémonos guiar por ella, porque nuestra intuición sabe, por experiencia propia, lo que la razón desconoce.

“Analizar las cosas sólo desde el prisma racional
puede sumirnos en un laberinto de senderos infinitos.
La intuición, por el contrario,
permite hallar la vía más directa hacia lo esencial”.

 

ejercitando nuestro cerebro

 

La mente humana está preparada para adaptarse y acomodarse a las rutinas. Muchos de nosotros tenemos hobbies y pasatiempos que podemos pasar realizando durante horas y horas. Nos encantan ciertas actividades e  incluso llegamos a pensar que muchas de ellas  pueden mejorar nuestra agilidad cerebral.

Suele ocurrir muchas veces que cuanto más nos habituamos a una tarea, menos trabaja nuestro cerebro en hacerla y más se convierte en un acto natural para nosotros. Si somos capaces de hacer un crucigrama casi con los ojos cerrados, poco estaremos trabajando nuestra capacidad cerebral…

Por eso, debemos buscar nuevos retos para nuestra vida cotidiana, porque de este modo se ponen en funcionamiento ciertas zonas de nuestro cerebro que por lo general solemos tener prácticamente escondidas. Son ellas las que trabajando van a hacer que toda nuestra capacidad cerebral se desarrolle con un mayor potencial.

Fundamental en todo esto es el hecho de buscar algo nuevo y desconocido para nosotros. La curiosidad es la que hace que nuestro cerebro trabaje a mayor velocidad y de forma más eficiente. Y eso es algo tan sencillo como variar nuestras rutinas diarias solo un poquito para poder favorecer este desarrollo.

*  Cambia tu reloj a la muñeca contraria. E intenta realizar actividades con tu mano no dominante. Abrir puertas, cepillarte los dientes, abrochar botones con la mano a la que no estás habituado hará que tu cerebro  establezca conexiones nuevas y tenga que detenerse a pensar para realizar todas las tareas. Tenemos que buscar todas las maneras posibles de que nuestro cerebro no haga las cosas tan naturalmente y hacerlo trabajar un poco para conseguirlas. Podemos practicar ejercicios “a ciegas”, unos minutos al día, por ejemplo, cuando nos duchamos, al alcanzar los productos para el baño, accionando las llaves del agua, a la hora de secarnos o incluso para vestirnos. Con los ojos cerrados, nuestra mente pone en funcionamiento otras regiones, más propias de nuestros otros sentidos, y las conecta con nuestro sentido de la vista. Y todo lo que sea crear nuevas interconexiones es bueno para nuestra agilidad mental.
Del mismo modo podemos leer en voz alta. Realizado entre varias personas, leer y escuchar lecturas activa diferentes circuitos cerebrales a los que habitualmente activamos con una simple lectura en silencio.

*  Ir al trabajo por un camino diferente, ir a hacer la compra a otra tienda diferente a la habitual, empezar las comidas por el postre, buscar nuevos hobbies y desarrollar nuevas habilidades, o leer libros de temáticas diferentes a las que estamos acostumbrados,  harán al cerebro trabajar más eficientemente y  desarrollar en mayor medida su potencial.

*  Aprender  números de teléfono supone devolver al cerebro una actividad vital para él. Las nuevas tecnologías están haciendo que perdamos gran parte de nuestra habilidad mental.
Hacer listas nos ayuda a asociar unos datos con los otros. Cualquier tipo de lista nos sirve. Una lista de la compra, una lista de los viajes y lugares que hemos visitado, de nuestras comidas o películas favoritas, etc.  De vez en cuando, haz una lista mental de alguna de ellas e intenta memorizarla. Esto establecerá también nuevas conexiones cerebrales.

En definitiva, busca cualquier actividad con la que puedas mantener tu curiosidad encendida y mantendrás a tu cerebro funcionando eficientemente.

 

 

manual de lectura rápida

La vida, con el paso del tiempo y según el progreso nos va llevando por ella a un ritmo demasiado elevado, nos exige buscar la manera de hacer las cosas más rápido a la vez que más eficientemente. Desgraciadamente no es posible ser rápido y eficiente en todas las tareas que realizamos habitualmente, hay ciertas actividades que cuanto más pausadas, más productivas resultan, o más seguras o más placenteras. Sin embargo, los estudios han demostrado que actividades como por ejemplo la lectura, despues de adquirir ciertas habilidades y hábitos a la hora de leer, no por hacerlas más rápido pueden resultar menos eficintes, sino todo lo contrario.

Hace décadas que se ha venido estudiando técnicas para mejorar la memoria y lectura visuales, que agilizan la velocidad al mismo tiempo que mejoran la comprension, a veces duplicando y hasta cuadruplicando tanto en tiempo como en retención, todo lo que es leído.

Cualquier persona que estudie, lea habitualmente libros, prensa, o artículos por Internet y quiera aprovechar al máximo su tiempo deberia practicar ciertos hábitos de lectura y ejercicios visuales que mejoraran sin duda tanto la cantidad como la calidad de sus lecturas.

Existe abundante material sobre este tema en habla castellana, tanto en formato libro como tambien material interactivo. En este espacio estaremos dedicando una serie de articulos a parte de este material, y esperamos te resulte de interés  y pueda  serte verdaderamente útil en la vida.

Disfrútalo.

 

manual de lectura rápidaMANUAL DE LECTURA RÁPIDA Y COMPRENSIÓN II