Bethany Hamilton

All posts tagged Bethany Hamilton

 

Bethany Hamilton

 

La historia de Bethany Hamilton es una de esas historias que demuestran al mundo la fuerza que puede llegar a tener la fe y el deseo de una persona por alcanzar todo aquello que desea. Su vida estaba predestinada a luchar por un sueño y nada absolutamente se lo ha podido arrebatar.

Bethany, vino a mundo en Hawai, una de las mejores aguas para el surf de nuestro planeta el 8 de febrero de 1990, y es por eso que quizás comenzara a practicar el surf antes casi que aprendiera a caminar. Sus padres, buenos aficionados, le transmitieron su pasión por cabalgar las olas y desde sus inicios supo ganarse el corazón de los aficionados, la admiración de profesionales y el respeto de todas las leyes de la física cuando se ha dispuesto a mandar sobre la superficie del mar.

Con tan solo 8 años, ya había ganado certámenes disputados contra competidoras varios años mayores que ella. Y todo apuntaba a que pronto podría dar su gran salto al mundo profesional. Con solo 13 años, los representantes de la marca Rip Curl ya se habían dado cuenta de su potencial y estaban dispuestos a patrocinar y financiar su carrera al éxito.

Pero todo pareció truncarse la mañana del 31 de octubre de 2003, mañana de Halloween, una mañana de sol apetecible y que estaba trayendo unas olas realmente buenas a la playa de Kauai.

Bethany y sus amigos no quisieron perderse aquella oportunidad y se enredaron entre las olas con intención de cabalgar la ola más grande y especial de todas. Todo indicaba que sería un gran día de surf, y sin embargo, todo sucedió al revés.

Ocurrió rápidamente. Bethany, un poco más alejada de la orilla que el resto de sus compañeros, buscaba absorta el mejor momento para poder subirse a la ola. De repente, un fuerte tirón la devolvió de un mazazo a la realidad y vió cómo el agua a su alrededor se teñía de rojo. Un enorme tiburón tigre de 4 metros y medio le acababa de amputar su brazo izquierdo a la altura del hombro. Bethany tuvo todavía tiempo de pensar en dos cosas: que tenía que nadar como fuera hasta la orilla con un solo brazo si quería salvar su vida, y que a lo mejor los patrocinadores ya no estarían dispuestos a patrocinar su carrera. Algo impresionante, aun estando al borde de la muerte, esa jovencita de 13 años nunca dio por perdida su lucha por hacerse un hueco entre los más grandes del surf.

Naturalmente, Bethany saco fuerzas para conseguir llegar a la orilla. Para ese momento, su cuerpo había perdido un 60% de sangre, pero las asistencias le atendieron rápidamente y fue trasladada al hospital de urgencia. Y a partir de ese instante, la recuperación fue un éxito. La salud de Bethany luchaba contra las leyes de la naturaleza por una pasión que le hacía reponerse a todo obstáculo de manera asombrosa.

Solo un mes después de que los médicos le dieran el alta, y solo 100 días después del fatídico accidente, Bethany se volvía a enfundar su traje de neopreno y volvía a desafiar nuevamente a leyes de la naturaleza en el mar, y sobre su tabla, y con un solo brazo. Y en ese mismo instante, fue cuando se dio cuenta de que estaría cabalgando todavía durante mucho mucho tiempo…

“yo se que no será tarea fácil,
pero no importa que no sea fácil.
Me basta con que sea posible”

Fue difícil encontrar el punto de equilibrio y o aprender a nadar con un solo brazo, pero ella sabía que no era imposible. Y no solo lo logró, sino que hoy es ejemplo para muchos profesionales de este mundo.

La historia de Bethany es una de esas historias que trasciende mucho más allá de su propia vida. Y Hollywood supo adaptarla al cine, en una producción que se ha llamado “Soul Surfer”, con actores de renombre como Helen Hunt o Dennis Quaid entre el reparto. Y la mismísima Bethany doblando algunas secuencias sobre las olas, donde solo ella y su habilidad podían ser capaces de hacerlo de una manera tan natural.

Una producción donde puede llegar a comprenderse un poco la magnitud de aquel gran reto personal. El de aquella adolescente que nunca se diera por vencida.

Pero una vez más, la realidad acaba superando a la ficción. Hoy es el día que Bethany Hamilton es un ídolo para todos aquellos apasionados del surf, para los aficionados, pero sobre todo para todo el grupo de profesionales, donde es referente indiscutible.
Participa en las más duras y grandes competiciones profesionales y siempre va en busca de la mejor ola. Y saca su lengua mientras la surfea como si estuviera jugando con ella…

Y asi parece. Y sus resultados asi lo demuestran:

En julio del 2004, Hamilton ganó el premio ESPY por mejor regreso de un atleta del año. Hamilton logró ser una surfista profesional.
EEUU – Rell Sun Menehune: Primer lugar. (1998)
EEUU – Open Women’s Division of the National Scholastic Surfing Association: Primer lugar. (2002)
EEUU – NSSA Regional Event: Quinto lugar. (2004)
EEUU – NSSA National Competition: Primer lugar. (2005)
EEUU – O’Neill Island Girl Junior Pro tournament: Primer lugar. (2005)
EEUU – NSSA National Championship: 18-and-under Finalist: Quinto lugar. (2006)
Hawaii Team Highlights: Cuarto lugar en Brasil y Quinto lugar en Estados Unidos (2006)
EEUU – NSSA Regionals: Quinto lugar. (2007)
EEUU – Women’s Pipeline Championship: Cuarto lugar. (2007)
EEUU – US Open of Surfing – Huntington Beach, CA: Quinto lugar. (2008)
AUSTRALIA – Roxy Pro Surf Festival – Phillip Island, AUS: Tercer lugar. (2008)
BRASIL – Rio Surf International in Rio de Janeiro, Brasil: Tercer lugar. (2009)
AUSTRALIA – Billabong ASP World Junior Championship: Segundo lugar. (2009)

Su experiencia siempre le enseñó que la más grande de todas las fuerzas en el mundo es la Fe. Y que nunca impusiera limites a su mente, porque su pensamiento y su mentalidad eran los mejores medios para superar cualquier limitación física.