desarrollo intelectual

All posts tagged desarrollo intelectual

 
el arte de cocinar
 

El mundo de la gastronomía constituye un verdadero arte. A todos, alguna vez en la vida, nos viene el recuerdo de un determinado manjar que nos ha quedado marcado en nuestro paladar, y todos tenemos una comida favorita que nos apasiona. Y es bien cierto el viejo dicho que asegura que los mejores negocios se deciden en torno a una mesa. Y también las conversaciones más divertidas. Aunque en esto último quizá tenga más que ver muchas veces la bebida que la comida…

Aquellos que disfrutamos entre fogones y pucheros en la cocina sabemos de la indescriptible sensación de poder transmitir a un alimento nuestro toque personal. Aunque pueda parecer exagerado, el amor y el mimo que volcamos en la elaboración de un plato queda plasmado en la suavidad, textura o presentación final.

El tiempo que hayamos decidido pasar en la cocina, se paga con creces cuando nuestra creación sale a la luz, satisfaciendo nuestras espectativas, como el cuadro del pintor que finalmente ha sabido materializar sus sentimientos en el lienzo. Pero todavía más, para aquel que disfruta entre fogones, cocinar despierta nuestros sentidos, se convierte en una tarea gratificante porque aviva nuestro afán de superación, y nos relaja haciendo que quememos preocupaciones y canalicemos nuestra energía en beneficio de nuestra creatividad.

Además, a la mayor parte de las personas se las conquista antes por el estómago que por el corazón. Así que nunca estará de más aficionarnos a la buena cocina si queremos hacer un poquito más felices a los nuestros.

Si a todo ello incorporamos la idea de cocinar y alimentarnos de una manera sana a la vez que rica, nuestra salud física y nuestra salud mental nos lo agradecerán.

“Somos mucho más de lo que comemos,
pero podemos hacer que lo que comamos
nos ayude a ser mucho más de lo que somos”

                                                                (Adelle Davis)

Existen infinidad de blogs dedicados a la gastronomía, con millones de recetas, trucos y explicaciones. Sin embargo, hemos creído que en  www.delavistaalpaladar.com, la experiencia y trayectoria de su creador y la pasión que ha puesto en el sitio merece una mención especial.
Esperamos con ello poder despertar en tí una verdadera pasión entre fogones…

Buen provecho.

 

 

 

La Mnemotecnia, en Busca de Una Memoria Prodigiosa

 

Todos nosotros, alguna vez en nuestra vida, nos hemos visto incapaces de recordar acontecimientos o datos que incluso acabábamos de intentar memorizar. Hemos olvidado números de teléfono de toda la vida, una vez que hemos empezado a guardar nuestros contactos en agendas electrónicas y otros tantos dispositivos de nueva generación. Hemos comprobado cómo de una lista de pocos artículos, volvíamos del supermercado con la mitad de la compra porque no hemos sido capaces de recordar aquello que queríamos comprar…

Y sin embargo, hay ciertas cosas que hemos aprendido, algunas de ellas en nuestros primeros años de vida, que nunca se nos olvidan.

Siendo muy niño me enseñaron que:

Andalucía tiene 8 provincias, desde Huelva hasta Cadiz;
Abril, junio, septiembre y noviembre tienen 30 días, febrero 28 (por lo general) y el resto de meses tienen 31;
Mezclando el rojo y el amarillo obtengo el naranja, y el verde cuando mezclo el amarillo con el azul;
Que la Revolución Francesa ocurrió en 1789;

He recordado estos datos sin ningún problema porque mi cerebro las ha asociado con una serie de datos o ideas que tengo bien acomodadas en el inconsciente.

¿Qué hace que unas cosas se recuerden fácilmente y otras no consigan permanecer en nuestra memoria?

Una frase tarareada a modo de canción, una rima sencilla, una fecha cuyas cifras han resultado divertidas, hacen que un concepto a memorizar lo asociemos con una serie de factores que harán que nos resulte más fácil traerlo a nuestra mente y recordarlo. La mayor parte de las cosas que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida las hemos acabado olvidando, porque nuestra mente no ha creado asociaciones entre aquellos datos y otros datos, factores o acontecimientos que por alguna razón recordamos constantemente.

No somos capaces de recordar lo que cenamos anoche, pero difícilmente olvidaremos nunca aquella mañana que sufrimos un accidente de tráfico. Por alguna razón, incluso por razones emocionales, nuestro inconsciente es capaz de asociar diferentes datos en nuestra mente y por eso somos capaces de recordar algunas cosas pero no otras.

Sin embargo, sabiendo que las asociaciones favorecen a nuestra capacidad de memoria, podemos crear nuestras propias asociaciones de una manera consciente, haciendo de nuestro cerebro una potente máquina de recordar.

La mnemotecnia es la disciplina que estudia diferentes ejercicios de asociaciones destinados a mejorar nuestra memoria. Algo aparentemente complicado como aprender una lista ordenada de 50 palabras en unos pocos segundos, memorizar el orden de los naipes en una baraja de cartas, o identificar gran cantidad de rostros con un nombre y un número de teléfono, son resultados fáciles de alcanzar para aquel que dedique un poquito de su tiempo a ejercitar su capacidad mnemotécnica. Merece la pena. No solo por la satisfacción que genera saber que estamos adquiriendo una memoria prodigiosa, sino porque además resulta una técnica realmente divertida.

Pocos son los que se han decidido a hablar o escribir sobre el  arte de la mnemotécnica, y sin embargo, se sabe que algunos ilustrados de la Grecia Antigua ya la conocían y la practicaban, demostrando al resto sus habilidades, a veces, casi sobrenaturales:

 

“…las personas que deseen educar la memoria han de seleccionar lugares y han de formar imágenes mentales de las cosas que deseen recordar,
y almacén de esas imágenes en los lugares (que ya tienen dispuestos en a memoria) de modo que el orden de los lugares asegure el orden de las cosas,
y de modo que las imágenes de las cosas denoten las cosas mismas…”

                              (Cicerón, 106 a.C – 43 a.C)

 

Existen diversas técnicas mnemotécnicas probadas y comprobadas a lo largo de los tiempos. Aquella a la que se refería Cicerón se basa en asociar esos datos con diferentes lugares o estancias que forman parte de nuestra vida cotidiana y conocemos al detalle. Otras se basan en asociar los datos que pretendemos memorizar con un listado de números planteados de una manera diferente;  Las hay que asocian los datos con historias encadenadas, hay asociaciones fonéticas, etc.

En mi caso, por ejemplo, que me encanta conducir, me gusta asociar y visualizar las imágenes de los conceptos a memorizar con cada curva, paso de peatones, semáforo, rotonda, edificio o  puente que encuentro en mi camino del trabajo a casa, que no es sino el mismo Método “Loci” que practicaba Cicerón. Así, para recordar por ejemplo, mi lista de la compra, sólo tengo que imaginarme conduciendo mi coche hacia casa, y los conceptos aparecerán solos en mi mente.

Diferentes técnicas sirven para diferentes propósitos, pero todas son realmente efectivas si se les dedica un poquito de tiempo al principio. Una vez hayamos adquirido el hábito, las asociaciones se harán automáticamente y se almacenarán en nuestro cerebro listas para poder ser recordadas…

En el siguiente enlace podrás descargar gratuitamente un “Manual Sobre Mnemotecnia“, de Luis Sebastián. Desde aquí queremos darle las gracias por su labor y dedicación a esta disciplina.

Y para todos aquellos que quieran ir un poquito más allá y conocer los límites de su memoria, les invito a leer la enciclopedia de la Mnemotecnia,  “Cómo Desarrollar una Supermemoria”, de  Harry Lorayne.

Esperamos podáis aprovechar todas y cada una de ellas.

 

 

 

manual de lectura rápida

 

Uno de los métodos más eficaces a la hora de aprender a leer rápidamente y comprender aquello que leemos consiste en adquirir una VISIÓN PERIFÉRICA, es decir, leer como si lo hiciéramos “de pasada”, haciendo barridos con la mirada, no deteniéndonos a cada palabra, sino en zonas o PALABRAS CLAVE, agrupándolas o incluso tomando las más destacadas. En ocasiones se pueden tomar como referencias clave los subrayados, negritas o textos  destacados, en aquellos escritos donde los haya. La idea es HABITUAR NUESTRA MIRADA  y nuestra lectura interna a la lectura real de nuetra mente . Esta es capaz de comprender a una velocidad mucho más rápida de la que estamos acostumbrados. Y sin embargo, muchas veces, haciéndolo a un ritmo mucho más lento, no somos capaces de hacer lecturas efectivas. Este problema no es debido a la velocidad. Se debe al Método. Pero sobre todo, se debe a  la FALTA DE CONCENTRACIÓN. Existe una serie de EJERCICIOS Y RUTINAS que ayudan no solo a mantener la concentración en nuestras lecturas, sino también en la VELOCIDAD  y PRODUCTIVIDAD como lo hacemos. Esto hará que la persona que los practique y los aplique eficientemente consiga  realizar sus lecturas   mucho más rápido y las comprenda y recuerde durante más tiempo.

1. Lo primero que debemos hacer es RELAJARNOS. Una lectura nunca será correcta si estamos tensos. Cuando nuestra mente se encuentra en tensión resulta sumamente fácil que perdamos la concentración y nos sintamos obligados a regresar y releer una y otra vez los mismos párrafos cada vez que perdamos el hilo de nuestra lectura. Eso no sucedería si estuviéramos relajados y centrados en el texto. A cada cosa hay que dedicarle su tiempo y no podemos dedicarle su tiempo a una lectura si nuestra  cabeza se distrae por momentos en otras cosas. Hay que habituar  nuestros ojos a una VISIÓN ERIFÉRICA. No centrándonos en el flujo lógico del texto, sino intentando alcanzar una visión más amplia a lo largo y a lo ancho, tomando el BLOQUE DE TEXTO como si fuera una IMAGEN. Del mismo modo como lo hacemos cuando conducimos, mirando al conjunto, o como cuando miramos una película en el cine y sentimos la presencia de una persona que se va a sentar junto a nosotros.

2. Inicialmente, practicaremos agrupando las palabras de los textos de 2 en 2. De modo que con una sola mirada seamos capaces de leer 2 palabras consecutivas a la vez. Casi sin darnos cuenta, seremos capaces de leerlas de 3 en 3 y, con un poco de práctica y constancia, estaremos leyendo líneas enteras de texto  con solo un par de miradas fugaces, aumentando considerablemente la velocidad de nuestra lectura visual. Al mismo tiempo, una vez que nuestra  velocidad de lectura visual (también llamada voz interna) se aproxime a la velocidad mental, el riesgo de distracción y falta de concentración se reducirá al límite. Con lo cual, cuanto más rápido podamos leer, mayor grado de concentración seremos capaces de alcanzar.

3. Finalmente, para desarrollar un poquito más, tanto la visión periférica como el poder de concentración, una vez adquirida cierta destreza, se pueden realizar ejercicios basados en barridos visuales en forma de Z, de X, de U. primero, centrándonos en párrafos o medias páginas. Y con la práctica, en páginas completas.

La constancia y una buena disciplina nos permitirá educar nuestra visión periférica y leer visualmente casi al ritmo que lo hace  nuestra mente, reduciendo considerablemente el tiempo de lectura del mismo modo que aumentamos la calidad de la misma.

La siguiente obra es una excelente rutina guiada por medio de ejercicios prácticos para desarrollar una potente visión periférica y lectura visual.

 

manual de lectura rápidaMANUAL DE LECTURA RÁPIDA (por Antonio Blay Fontcuberta)

 

 

 

 

 

 

 

 

leonardo da pisa, numero aureo y secuencia de fibonacci

 

Existe un número que indica la relación entre distancias entre dos puntos, que se sucede y se repite en todo momento en la naturaleza y nos rodea en nuestra vida cotidiana, y nadie ha sido capaz de explicar el por qué de esa relación.

Leonardo de Pisa (1170 – 1250), también conocido como Fibonacci, por el Apodo de su padre, Bonacci (Filius Bonacci = hijo de Bonacci), fue quien escribió sobre esta relación, y profundizó en el “número” que contenía en su interior: El Número Aureo.

Phi = 1,618033989…

En matemáticas, la sucesión de los números de esta relación (se le ha denominado sucesión de Fibonacci en honor a su descubridor) es la siguiente sucesión infinita de números naturales:

1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,89,144,233,…

Esta sucesión se inicia con 1 y a partir de ahí, cada elemento de la sucesión resulta de la suma de los dos anteriores. Cada uno de estos números es un número Fibonacci.

Estos números y especialmente la sucesión de ellos se aplica habitualmente en matemáticas o sistemas de computación. Pero lo que sorprende de todo ello es la infinidad de elementos de la Naturaleza, hojas de plantas, conchas animales, accidentes geográficos y geomorfologías que presentan, en los fractales que las forman, esta divina proporción.

De igual modo, son muchas las representaciones “humanas” que siguen esta relación:

Las pirámides de Egipto, que se levantaron 4000 años antes del descubrimiento de Fibonacci,

El hombre de Vitrubio, de Leonardo da Vinci,

El Partenón griego,

La torre Eiffel,

El cuadro “Atomic Leda” de Salvador Dalí,

Todos ellos han sido creados con una estricta y meticulosa proporción aurea.

Sorprendentemente, y de una manera casi mística, la Naturaleza, el reino Animal y creaciones humanas tan lejanas en el tiempo como las Pirámides de Egipto o la Torre Eiffel, están basadas en el Número Aureo y la Sucesión de Fibonacci.

Y aunque no seamos conscientes de ello y ni siquiera seamos capaces de percibirla, Fibonacci nos rodea en nuestra vida cotidiana. Tal es así que resulta, por ejemplo, una herramienta poderosísima en el análisis técnico de los Mercados Financieros. De hecho, hoy en día son pocos los traders profesionales que no implementan su herramienta de Fibonacci en sus estrategias y muy pocos los proveedores de gráficas que no integran esta herramienta en sus aplicaciones.

Te invito a que visites esta Web amiga y profundices un poco más en el siguiente  Artículo sobre Fibonacci 

 

 

 

 

 

 

Marie Curie
También conocida como Marie Curie (1867 – 1934),  polaca de nacimiento y nacionalizada francesa cuando se trasladó a Paris en 1891a la edad de 24, figura en los avales de la  Historia por ser la primera persona en recibir dos premios Nobel, además de haber sido la primera mujer profesora en la Universidad de París.

La suya no fue una infancia nada fácil.
Siendo la menor de cinco hermanos, Marie, todavía niña, perdió a su hermana Zofia como consecuencia del tifus. Y sin haberse repuesto de aquel duro golpe, perdería a su madre dos años más tarde, a causa de una tuberculosis.  Estos acontecimientos provocaron que durante el resto de su vida, Marie se desligara de la religión católica y se declarara agnóstica.

Por si fuera poco, en aquellos tiempos, casi toda Polonia estaba tomada por Rusia, y todo el territorio estaba controlado bajo su lengua y sus costumbres. En los primeros años de Marie, sus estudios hubieron de desarrollarse en escuelas clandestinas, donde se enseñaba, sobre todo, la cultura polaca.
Aquellas dificultades hicieron que valorara y agradeciera aquella oportunidad que la vida le daba. El mero hecho de tener la fortuna de poder acceder a aquella educación, movió a Marie a aprovecharla al máximo. A los 4 años, ya era capaz de leer perfectamente, y siempre fue la primera de su clase, donde además supo contagiar el entusiasmo por el trabajo bien hecho a todos sus compañeros. Cuando finalmente consiguió graduarse en Física, decidió continuar sus estudios en la facultad de Ciencias Matemáticas y Naturales en Francia.

A pesar de tener aptitudes, y una importante base intelectual y cultural (en aquella etapa ya era capaz de hablar polaco, ruso, alemán y francés), Marie tuvo que esforzarse más que nunca para poder estar al nivel Universitario, y ampliar rápidamente sus conocimientos sobre el francés, las matemáticas y la física.

Pero aquello no fue ningún impedimento para que dos años más tarde consiguiera la licenciatura de Física obteniendo el primer puesto de su promoción. Y al año siguiente, también la de Matemáticas, siendo la segunda de su promoción. Fue aquí donde conoció a  Pierre Curie, con quien contraería matrimonio en 1894, y quien le ayudaría en la obtención de su Doctorado, el siguiente reto en su vida.  Hasta aquella fecha, solo una mujer en la historia había logrado doctorarse: la alemana Elsa Neumann. Ser pionera en todo lo que se proponía le animaba a seguir luchando.

Centrándose en los trabajos de Wilhelm Röntgen  sobre los recién descubiertos Rayos X, y los avances que Henri Becquerel hiciera posteriormente sobre los mismos y la importancia en ese proceso de las sales de uranio, Marie, con la ayuda de Pierre y del propio Becquerel, decidió investigar la naturaleza de las radiaciones que producían aquellas sales.
Aquel trabajo, titulado “investigaciones sobre sustancias radiactivas” le supuso el doctorado en Física y la mención Cum laude, y el premio Nobel de Física, premio que compartieron los tres.

Su etapa como investigadora acababa de comenzar y Marie siguió estudiando el mundo de la radiactividad y descubriendo elementos nuevos como el polonio (término que quiso acuñar en honor a su país nativo para atraer la atención hacia su pérdida de independencia, y que sería el primer elemento que tomaría su nombre por razones políticas), y el radio, que tomó ese nombre por su enorme radiactividad.

Durante algunos años, tuvo el incondicional apoyo de su marido, que pasaba con ella las interminables horas en un pequeño cobertizo que utilizaban como laboratorio. Pero  tras la trágica muerte de Pierre, (atropellado y aplastado por un carruaje en 1906), Marie tuvo que continuar sóla, hecho que no le impidió asumir  la cátedra de Física que le había sido otorgada a él dos años antes.
Marie sería la primera mujer que daría clases en la Universidad.

Y en 1911, después de demostrar al mundo que se podía obtener un gramo de radio puro, la ciencia le concedió el Premio Nobel de Química, esta vez en solitario. Una vez más, Marie Curie volvería a ser pionera. Esta vez, sería la primera persona a la que se le concedieran dos Premios Nobel en dos campos diferentes.

Pero lo más admirable de aquella persona fue su altruismo y actitud desinteresada. Nunca patentó ninguno de sus descubrimientos, dejando abierta toda investigación para la comunidad científica, y donó la mayor parte de sus premios a la ciencia y a diferentes Institutos.

Pero a pesar de sus logros académicos y científicos, la vida de Marie sufrió varios reveses. Y los problemas de salud fueron habituales. Temporadas de enorme fatiga, quemaduras e insoportables llagas, fueron la primera consecuencia a aquellas altas exposiciones a la radiación a la que se vió expuesta. Incluso sufrió un aborto, probablemente provocado por esa misma radiactividad, de la cual, entonces no se conocían sus devastadores efectos secundarios. Y finalmente murió ciega, el 4 de julio de 1934, a causa de una anemia aplástica.

Hoy en día, y desde el 20 de abril de 1995, sus restos descansan en el Panteón de París. Fue el entonces Presidente de la República Francois Mitterand, quien se encargó de la ceremonia. Y en su discurso, destacó que “Marie fue la primera mujer francesa en ser doctora en Ciencias, en profesar en la Sorbona, y también en recibir un premio Nobel, pero lo es nuevamente ahora al reposar en el famoso Panteón por sus propios méritos.” Un último logro que, a dia de hoy, todavía no le ha sido arrebatado.

 

 

 

ejercitando nuestro cerebro

 

La mente humana está preparada para adaptarse y acomodarse a las rutinas. Muchos de nosotros tenemos hobbies y pasatiempos que podemos pasar realizando durante horas y horas. Nos encantan ciertas actividades e  incluso llegamos a pensar que muchas de ellas  pueden mejorar nuestra agilidad cerebral.

Suele ocurrir muchas veces que cuanto más nos habituamos a una tarea, menos trabaja nuestro cerebro en hacerla y más se convierte en un acto natural para nosotros. Si somos capaces de hacer un crucigrama casi con los ojos cerrados, poco estaremos trabajando nuestra capacidad cerebral…

Por eso, debemos buscar nuevos retos para nuestra vida cotidiana, porque de este modo se ponen en funcionamiento ciertas zonas de nuestro cerebro que por lo general solemos tener prácticamente escondidas. Son ellas las que trabajando van a hacer que toda nuestra capacidad cerebral se desarrolle con un mayor potencial.

Fundamental en todo esto es el hecho de buscar algo nuevo y desconocido para nosotros. La curiosidad es la que hace que nuestro cerebro trabaje a mayor velocidad y de forma más eficiente. Y eso es algo tan sencillo como variar nuestras rutinas diarias solo un poquito para poder favorecer este desarrollo.

*  Cambia tu reloj a la muñeca contraria. E intenta realizar actividades con tu mano no dominante. Abrir puertas, cepillarte los dientes, abrochar botones con la mano a la que no estás habituado hará que tu cerebro  establezca conexiones nuevas y tenga que detenerse a pensar para realizar todas las tareas. Tenemos que buscar todas las maneras posibles de que nuestro cerebro no haga las cosas tan naturalmente y hacerlo trabajar un poco para conseguirlas. Podemos practicar ejercicios “a ciegas”, unos minutos al día, por ejemplo, cuando nos duchamos, al alcanzar los productos para el baño, accionando las llaves del agua, a la hora de secarnos o incluso para vestirnos. Con los ojos cerrados, nuestra mente pone en funcionamiento otras regiones, más propias de nuestros otros sentidos, y las conecta con nuestro sentido de la vista. Y todo lo que sea crear nuevas interconexiones es bueno para nuestra agilidad mental.
Del mismo modo podemos leer en voz alta. Realizado entre varias personas, leer y escuchar lecturas activa diferentes circuitos cerebrales a los que habitualmente activamos con una simple lectura en silencio.

*  Ir al trabajo por un camino diferente, ir a hacer la compra a otra tienda diferente a la habitual, empezar las comidas por el postre, buscar nuevos hobbies y desarrollar nuevas habilidades, o leer libros de temáticas diferentes a las que estamos acostumbrados,  harán al cerebro trabajar más eficientemente y  desarrollar en mayor medida su potencial.

*  Aprender  números de teléfono supone devolver al cerebro una actividad vital para él. Las nuevas tecnologías están haciendo que perdamos gran parte de nuestra habilidad mental.
Hacer listas nos ayuda a asociar unos datos con los otros. Cualquier tipo de lista nos sirve. Una lista de la compra, una lista de los viajes y lugares que hemos visitado, de nuestras comidas o películas favoritas, etc.  De vez en cuando, haz una lista mental de alguna de ellas e intenta memorizarla. Esto establecerá también nuevas conexiones cerebrales.

En definitiva, busca cualquier actividad con la que puedas mantener tu curiosidad encendida y mantendrás a tu cerebro funcionando eficientemente.

 

 

manual de lectura rápida

La vida, con el paso del tiempo y según el progreso nos va llevando por ella a un ritmo demasiado elevado, nos exige buscar la manera de hacer las cosas más rápido a la vez que más eficientemente. Desgraciadamente no es posible ser rápido y eficiente en todas las tareas que realizamos habitualmente, hay ciertas actividades que cuanto más pausadas, más productivas resultan, o más seguras o más placenteras. Sin embargo, los estudios han demostrado que actividades como por ejemplo la lectura, despues de adquirir ciertas habilidades y hábitos a la hora de leer, no por hacerlas más rápido pueden resultar menos eficintes, sino todo lo contrario.

Hace décadas que se ha venido estudiando técnicas para mejorar la memoria y lectura visuales, que agilizan la velocidad al mismo tiempo que mejoran la comprension, a veces duplicando y hasta cuadruplicando tanto en tiempo como en retención, todo lo que es leído.

Cualquier persona que estudie, lea habitualmente libros, prensa, o artículos por Internet y quiera aprovechar al máximo su tiempo deberia practicar ciertos hábitos de lectura y ejercicios visuales que mejoraran sin duda tanto la cantidad como la calidad de sus lecturas.

Existe abundante material sobre este tema en habla castellana, tanto en formato libro como tambien material interactivo. En este espacio estaremos dedicando una serie de articulos a parte de este material, y esperamos te resulte de interés  y pueda  serte verdaderamente útil en la vida.

Disfrútalo.

 

manual de lectura rápidaMANUAL DE LECTURA RÁPIDA Y COMPRENSIÓN II

 

 

 

 

 

 

 
aprendiendo idiomas
 
¿Quién no ha deseado alguna vez aprender algún idioma extranjero?
 
¿Quién no se ha visto obligado por exigencias del trabajo o del destino, a emigrar a tierras desconocidas con lenguas demasiado incomprensibles como para poder desenvolverse con la suficiente soltura?
 
Ahora tienes la oportunidad de empezar a quitarte esa espinita, y aprender divirtiéndote, desde cero y poquito a poco, diferentes idiomas, con varios cursos interactivos, para que ya no digas nunca más que no tienes tiempo o que es muy difícil aprender una lengua. Ahora ya, el único impedimento y la única razón para que no aprendas, no es otro sino tu.
 
 
TRACE EFFECTS es una excelente opción para iniciarse con el inglés. Se trata de un proyecto creado por la Oficina de Educación y Asuntos Culturales del Departamento de Estado de Estados Unidos para hacer llegar su idioma a todos los rincones del mundo.
 
Se presenta como un divertido juego donde tú, como protagonista, interactuarás en un viaje virtual por los Estados Unidos, donde deberás resolver acertijos y ejercicios de asociaciones con elementos en inglés para poder sobrevivir y avanzar en tu viaje.
 
Tú serás Trace, un joven que accidentalmente ha viajado en el tiempo desde el futuro hasta nuestros días, y debes poder hacer frente a todos los problemas y acertijos que se te plantean en tierras americanas para poder cumplir una misión que te podrá llevar de regreso a tu casa.
 
Esta es su dirección web
 
 
 
DUOLINGO es quizá la versión gratuita de mayor calidad. Y es gratis por el intercambio de servicios que tiene con sus estudiantes. Todo surgió tras la idea de Von Ahn, Profesor de Ciencias Informáticas en la Universidad Carnegie Mellon en Estados Unidos, que es uno de los desarrolladores de los famosos captcha o códigos distorsionados que muchas páginas web nos obligan a introducir para demostrar al sitio que no somos un programa informático.
 
Pues bien, el profesor Von Ahn lleva años trabajando en software de traducción instantánea. Pero después de muchos ensayos, todavía hoy los avances en estos traductores son demasiado lentos. Von Ahn la idea de desarrollar un sistema que permita a sus usuarios traducir documentos y textos, contrastarlos y valorar la calidad de las traducciones entre sí, al mismo tiempo que pueda ofrecer a esos usuarios un programa en el que, a su ritmo y con material de diferentes fuentes y dificultades, puedan aprender un idioma nuevo.
 
Duolingo combina textos de actualidad con fábulas, ejercicios de pronunciación y transcripción de textos hablados, de una manera divertida, al mismo tiempo que permite interactuar con otros usuarios.
 
Actualmente ya ofrece inglés, francés, alemán, portugués e italiano. Pero al ser una plataforma totalmente gratis (y de por vida) y donde cada vez se inscriben más estudiantes, se irán incorporando nuevos idiomas constantemente. Ya han lanzado la versión para dispositivos móviles, para que puedas acceder a tus lecciones desde cualquier lugar y en cualquier momento.
 
Esta es su dirección web
 
 
 
De las opciones que hemos querido traer a analizar, BABBEL es la única de las tres plataformas que es de pago. Y, sin embargo, su bajísimo coste (dependiendo de la cantidad de meses a los que te suscribas, nunca más de 9,95€ mensuales) y la calidad de su contenido lo hacen probablemente la mejor opción entre todas ellas.
 
Es una interfaz de ejercicios divertidos, donde se combinan traducciones con escuchas y asociaciones, y manejado por un grupo de pedagogos especializados, ayudados con la más moderna tecnología y la ayuda de internet.
 
También disponible para dispositivos móviles, facilitando aún más el acceso y la disponibilidad de sus estudiantes.
 
Casi cualquier idioma que desees aprender, Babbel lo tiene. Desde los más solicitados, como el inglés, alemán, francés o italiano, hasta el indonesio o el turco, pasando por el holandés, el sueco o el portugués.
 
Disponen de una versión de prueba gratuita de varias lecciones, por lo que puedes analizar el sistema sin ningún coste y decidir si se adapta a tus necesidades.
 
Esta es su dirección web
 
 
Esperamos quieras decidirte por alguno de estos programas o sigas buscando y encuentres el curso que más te convenga. En cualquier caso, si llegados a este punto no consigues aprender ese idioma que siempre habías querido aprender, ya no podrás poner la excusa de la falta de dinero y de tiempo. Así que, ponte manos a la obra.
 
Desde aquí, te deseamos un Feliz Aprendizaje…