eficiencia

All posts tagged eficiencia

 
cómo empezar la jornada laboral cada mañana de la manera más productiva
 
La siguiente es una adaptación del artículo originalmente escrito en inglés por Jacquelyn Smith para la revista Forbes donde se hace especial hincapié a aquellas tareas que todo trabajador debería realizar a la hora de empezar su jornada laboral cada mañana.
 
 
Llega siempre a tiempo a tu puesto de trabajo:
Siempre debemos ser puntuales. Llegar tarde a nuestro lugar de trabajo no solo da muy mala impresión, sino que además puede significar empezar la mañana corriendo, lo cual podría estropear el resto del día.
 
 
Respira hondo:
Dedica de 5 a 10 minutos a respirar profundamente antes de ponerte a hacer ninguna tarea en tu puesto de trabajo. Esto te ayudará a centrarte y a tomar verdadera conciencia de tu actividad durante la mañana. Por eso es vital que puedas llegar a tu trabajo con el suficiente tiempo para dedicar esos minutos a esa preparación mental.
 
 
Naturalmente, tienes que tener en cuenta que
el desayuno es la comida más importante de todo el día:
Dedica el tiempo necesario a desayunar adecuadamente antes de afrontar tu jornada laboral. De esta manera estarás tanto física como mentalmente mucho más activo para todo aquello que te venga a lo largo de la mañana.
 
 
Establece una lista de prioridades antes de ninguna otra cosa:
Y comienza tu trabajo con todas aquellas tareas que te parezcan las más importantes. Es probable que muchas mañanas tengas que arrastrar tareas que se quedaran a medias el día pasado, que pudieran ser más o menos urgentes, pero intenta comenzar el día con asuntos nuevos y frescos. Eso le dará a tu jornada un aliciente. Ya tendrás tiempo para abordar esas tareas acumuladas una vez hayas dejado en marcha los asuntos más importantes del día.
 
 
Por supuesto,
planifica esa lista de tareas y no dejes lugar a ninguna distracción:
Muchos pasan las horas más productivas del día leyendo listas interminables de e-mails no urgentes, que muchas veces vienen de la mano de enlaces a videos u otras páginas nada prioritarias que acabamos viendo, no sin consultar también las noticias o titulares de prensa del día…
 
 
A veces, las personas no están especialmente activas ni receptivas por la mañana. A muchos les cuesta ser persona en las primeras horas del día. Sin embargo, para lo primero, esa actividad y esa chispa que nos mueva con determinación pueden despertarse con una dosis extra de café o té. Y para lo segundo, la irritabilidad y el mal humor matutino pueden llegar a controlarse y educarse.
Ten consciencia de cómo te comportas con tus compañeros por la mañana e intenta transmitir una actitud positiva:
Las primeras horas en el trabajo van a determinar en gran medida tu actitud para el resto del día.
Esto es especialmente importante si tienes un puesto de responsabilidad o supervisión de equipo. Tus compañeros van a hacer lo que vean en ti. Si físicamente estás presente pero no muestras esa presencia con contactos visuales, conversaciones y muestras de actividad, no esperes que tu equipo responda de otra manera.
 
 
Lo más importante es lo primero:
Intenta realizar las llamadas más relevantes y enviar o responder los correos más urgentes en las primeras horas de trabajo. De este modo, es posible que hayas recibido respuesta a estos antes de finalizar tu jornada.
 
 
Prioriza:
Piensa que tu capacidad mental está en óptimas condiciones en las primeras horas del día. Optimiza esas horas realizando las tareas más importantes, as que te llevan a los mejores resultados. Ya tendrás tiempo a lo largo de todo el resto del día para hacer aquellas otras cosas menos relevantes.
 
 
Puedes proporcionarle a tu cerebro ejercicios mentales,
con una serie de pautas tan simples como coger el teléfono con la otra mano o sentarte en otra silla. Cambiar de alguna manera tu ubicación de vez en cuando, te va a ayudar a aprender a desarrollar tus tareas desde diferentes perspectivas. Y cuando te habitúes a ello, estarás aumentando tu capacidad cerebral, tu productividad o tu concentración.
 
 
Intenta realizar al menos una pausa a mitad de mañana:
Antes de que pierdas tu “momentum productivo”, una buena pausa de unos minutos te revitalizará y facilitará que afrontes el resto de la mañana prácticamente al mismo ritmo que las horas previas. Además, esa pausa te ayudará a mantener visualizados tus objetivos del día.
 
 
Para muchos de nosotros, ser activos, positivos y productivos en las primeras horas de la mañana, puede resultar un verdadero desafío. Pero merece la pena hacer un pequeño esfuerzo y adoptar una actitud positiva desde que salimos de casa si con ello podemos mejorar el resultado final de todo nuestro día.
 
Esperamos estos consejos y pautas puedan haberte ayudado. Y si lo deseas, no dudes en consultar el articulo original en inglés de Jacquelyn Smith “16 things you should do at the start of every work day
 
 

 
Los 6 grados de separación y el poder de las redes en nuestra vida
 
Muy estrechamente relacionado con la idea de que “el mundo es un pañuelo”, el hombre lleva décadas investigando el poder y la estructura de las redes que nos rodean en todos los aspectos de nuestra vida, tanto en nuestra vida exterior mediante los vínculos en nuestras relaciones personales, como las conexiones entre, por ejemplo, las células de nuestro cuerpo.
 
Son muy conocidos y han dado mucho que hablar, entre otros nombres importantes, los estudios realizados por Stanley Milgran y Ronald Graham en los años 60, o el trabajo de Brett C. Tjaden en los 90.
 
A grandes rasgos lo que la teoría de los 6 grados de separación (también conocida como el fenómeno del mundo pequeño) viene a expresar es que, sólo son necesarios unos pocos vínculos para poder hacer llegar una señal a cualquier punto remoto de una red, por muy grande que esta sea.
 
A modo de ejemplo, podríamos contactar con cualquier persona en el mundo (donde ya somos más de 7 mil millones de habitantes) a través de un puñado de personas donde, yo conozco a tal, que tiene un primo en nosedónde, que es vecino de la hermana de tal actriz, que estuvo trabajando en tal película con aquella estrella de cine de Hollywood, la cual estuvo en un acto benéfico con Barack Obama.
 
De ser así, yo estaría a sólo 5 vínculos del presidente de los Estados Unidos…
 
La ciencia ya está demostrando que la mayor parte de seres humanos formamos unas redes parecidas, con unos nexos de unión similares y donde gracias a unos pocos “puntos clave” que podríamos denominar puntos estratégicos, podemos llegar a prácticamente cualquier otra persona en el mundo casi sin problemas.
Las características de esos núcleos nos sirven para estudiar temas tan delicados como la propagación de virus informáticos o epidemias y enfermedades, la eficiencia de las redes eléctricas, ferroviarias o aéreas, o la trasmisión de los estímulos en nuestras células vitales. Teniendo especial cuidado en unos pocos puntos donde se concentran la mayor parte de las conexiones, podremos hacer que todo en esa red funcione de la manera más correcta posible.
 
Una vez más, el principio de Pareto y la proporción del 80-20 vuelve a estar presente en el caso que estamos tratando. Y este concepto en particular, en el ámbito laboral y el momento en el que nos encontramos, viene a establecer ciertas pautas y datos reveladores que podemos y debemos aplicar si pretendemos ser lo más eficientes posibles en nuestras tareas. Cada día son más las compañías y personas que se vuelcan en negocios estrechamente relacionados con el marketing de recomendación, donde la figura de una red adopta aún más una mayor importancia. Si deseas conocer un poco más sobre este tipo de negocios, puedes visitar la siguiente página informativa: QUÉ ES EL MARKETING DE RECOMENDACIÓN.
 
Y en este punto, los estudios no nos dejan indiferentes. Ya no importa lo grande que sea la red en torno a la cual construyamos nuestro negocio, sino la solidez y la salud en la que se encuentren esos centros estratégicos que se comportan como verdaderos núcleos y que nos proporcionan la manera de acceder a los puntos más remotos, y sin los cuales sería prácticamente imposible acceder a ellos.
 
Las redes nos rodean y gracias a ellas interactuamos, somos capaces de vivir, relacionarnos o movernos. Y ya sean redes físicas, químicas o emocionales, todas poseen estructuras parecidas. Y unos pocos núcleos de vital importancia que debemos cuidar, puesto que es gracias a ellos como se potencia todo lo que nos sucede en la vida.
 
El siguiente documental nos adentra en la raíz de todo el asunto, los estudios y trabajos que sobre ello se han realizado.