industria alimentaria

All posts tagged industria alimentaria

 
La obesidad infantil y la epidemia del siglo XXI
 

La Sociedad actual ha progresado en el último siglo a un ritmo enormemente superior el conjunto del resto de la existencia del hombre. Somos capaces de viajar al espacio, comunicarnos al instante con cualquier otro indiviuo en el planeta o mantener nuestra calidad de vida más allá de los 100 años. A esto han contribuído, sin duda, los más nuevos descubrimientos en el ámbito tecnológico y científico.

“Sin embargo, por primera vez en la historia del Ser Humano, nos encontramos ante una generación de niños y adolescentes cuya esperanza de vida es menor que la generación que le precede”.

Aunque puera parecer cuanto menos, una afirmación exagerada y absurda, estas palabras corresponden a Kelly D. Brownell, científico, profesor, experto en nutrición y una de las personas que más se han preocupado en el mundo por una epidemia que viene pisando fuerte en los últimos años. La obesidad infantil.

Hoy en día resulta cada vez más habitual escuchar noticias que nos hablan de niños de 2 años con problemas de obesidad o de fallecimientos de jóvenes de 8 o 10 años por algún tipo de problema cardíaco.

Son sucesos que nos llaman la atención y nos preocupan. Y de alguna manera, somos conscientes de que la industria y cultura alimentarias tienen mucho que ver en todo esto. Productos altos en grasas, comidas rápidas, o los engañosos “bajos en calorías”, son los principales causantes de nuestra mala alimentación y pobre salud. A pesar de ello, aunque cada vez más individuos estemos dispuestos a provocar un cambio en este aspecto, todavia son muchos los gobiernos, grandes corporaciones y la propia industria alimentaria los que no desean que esto ocurra. Y esto es lo que sucede cada vez que se pretende interponer unos intereses personales a la propia mejora de una sociedad.

Fue muy comentada en su día la Campaña “Let´s Move” impulsada por la propia Michelle Obama, para evitar el sedentarismo y mejorar los hábitos alimenticios de la sociedad norteamericana, donde ya uno de cada 5 jóvenes tiene problemas de obesidad.

“Come menos y ejercítate mas”, venía a decir la campaña y es la manera como se excusan las grandes compañías alimenticias. Pero igual que sucediera en su día con el tabaco, la solución no estaba en informarnos que fumar podía se malo. La solución empezaba por prohibir fumar en lugares públicos, retirar su publicidad engañosa, sancionar a las empresas tabacaleras….

La de Michelle fue una campaña muy heróica por su parte y fue recibida con gran aceptación por toda la sociedad de a pie que, sin duda, es completamente consciente del problema que tiene delante. Sin embargo, esta campaña no dejó de ser un tanto absurda en “un país donde aún el 80% de los comedores escolares sirven pizza, hamburguesas y patatas fritas todos los dias para comer”. Sería preciso poder atacar este problema desde la raíz, pero existen demasiados intereses que no lo hacen posible.

El siguiente video corresponde a un documental que cuenta la hazaña de Michelle Obama, el día a día de varios jóvenes adolescentes con problemas de sobrepeso, una sociedad egoistamente capitalista, las opiniones de algunos de los mayores expertos en salud alimentaria y la visión de alcaldes y presidentes de la que sigue siendo, a día de hoy, la primera potencia y en la nos fijamos el resto de potencias del mundo, ya sea para bien, o como en el problema alimenticio, para mal.
Debemos ser conscientes de hasta dónde es capaz de afectarnos esta epidemia, que estará causando en las próximas décadas uno de cada tres casos de muerte en el mundo, muy superior a las muertes por cancer o por desnutrición.
Merece la pena detenernos a observar cómo las compañias son capaces de manipularnos en su propio beneficio. Si bien es difícil enfrentarse a toda una cultura social, siempre somos capaces de contribuir con nuestro pequeño granito de arena.
Aliméntate sano, y aliméntate bien. Y no te importe nadar un poquito contracorriente. Quizá tu pequeño gesto pueda ayudar a un cambio global. Y tu salud te lo habrá compensado el día de mañana.