insomnio

All posts tagged insomnio

 

Combatir el Insomnio

Estudios científicos han demostrado que 1 de cada 3 personas mayores de 65 años padece de insomnio. Y esporádicamente, todos los seres humanos y a cualquier edad nos hemos visto afectados por alguna situación de este tipo a lo largo de nuestra vida.

Los trastornos del sueño aparecen cuando más necesitamos recuperar fuerzas o relajarnos, en momentos en los que la ansiedad o el stress contenidos nos impiden poder dormir, situaciones que llevan a nuestro cuerpo a acumular cansancio,  no solo físico sino también a nivel cerebral. Disminuye nuestra capacidad de concentración, nuestros niveles de alerta, emocionalmente nos volvemos más irritables, e incluso altera nuestras funciones fisiológicas.

Por si esto fuera poco, muchas veces los tratamientos que se desarrollan para hacer frente a ello, no son sino productos antidepresivos que a la larga pueden acarrear peores consecuencias y dependencias de por vida.

Hoy en día, existen diferentes alternativas naturales para combatir el insomnio. Entre ellas, las terapias psicológicas son las que mejores resultados están dando.

En el artículo de hoy vamos a conocer, de la mano del psicologo Richard R. Bootzin la “Terapia de Control de los Estímulos”.

Esta terapia se sustenta en la idea de aprender a crear una fuerte relación entre la cama y el sueño. O mejor dicho, aprender a desconectar lo que es la cama de todo aquello que no esté relacionado con dormir.

El ser humano tiende a adquirir hábitos no del todo óptimos, y en lo relativo al sueño, inconscientemente aprendemos a relacionar la cama con cosas que no tienen nada que ver con descansar, como pueda ser leer o ver la televisión. Por eso, muchas veces cuando vamos a la cama no tenemos esta disposición que nos pueda facilitar conciliar el sueño.

Basándose en esa idea, la Terapia de Control de los Estímulos propone una serie de consejos para erradicar las situaciones de insomnio:

No utilizar la cama para otra cosa que no sea dormir (y naturalmente, el sexo, claro). Cualquier actividad que no esté relacionada con el sueño, como leer, ver la televisión o hablar por teléfono crean asociaciones negativas para nuestros catalizadores del sueño.

Levantarse siempre a la misma hora, independientemente del sueño que tengamos. Una vez nos hayamos habituado a ese horario, nuestro organismo se habituará a un ritmo constante de sueño y nos resultará más sencillo dormir.

Evitar dormir con demasiada luminosidad. Esto provoca desequilibrios hormonales que influyen negativamente no solo en nuestras fases del sueño, sino también en aspectos fisiológicos que pueden acarrear consecuencias como la diabetes o la obesidad.

Asimismo, evitar las siestas por el día. Si descansamos lo suficiente durante la noche, no es necesario dormir entre horas. Si caemos en esta mal adquirida rutina, nos será más difícil encontrar nuestro ritmo de sueño apropiado.

Acostarse solo cuando tengamos sueño. Si después de estar 15 minutos en la cama somos incapaces de conciliar el sueño, es conveniente levantarse y dirigirnos a otra habitación y ponernos cómodos. Una vez vuelva el sueño, volveremos a la cama. Si aun así, una vez de nuevo en la cama seguimos sin poder dormir, volveremos a repetir la operación, tantas veces como sea necesario.
Lo peor es entrar en estados de ansiedad y comenzar a dar vueltas en la cama, de un lado para otro,  que lo único que hace es provocar un mayor estado de stress y dificultarnos cada vez más el poder dormir.

La cafeína o el ejercicio físico son activadores de nuestro sistema nervioso, aumentan nuestra excitación y nuestros niveles de stress, impidiendo que podamos relajarnos lo suficiente para conciliar el sueño. Intentaremos evitar toda cafeína y ejercicio intenso en las horas antes de ir a acostarnos.

Por último, cualquier técnica de relajación es ideal para combatir el insomnio. No hay mejor método para conciliar el sueño que aquel que te ayuda a relajarte