motivación

All posts tagged motivación

 
En Busca de la Felicidad
 
Título Original:
The Pursuit of Happyness
 
Director:
Gabriele Muccino
 
Intérpretes:
Will Smith, Thandie Newton, Jaden Smith, Dan Castellaneta
 
 
 
 
 
 
Enternecedora película que narra la odisea de Crhis Gardner (magistralmente interpretado por Will Smith), un desafortunado vendedor de maquinaria para hospitales, cuyos problemas económicos le llevan a sufrir el abandono de su esposa y la necesidad de hacerse cargo de su hijo, su verdadera razón en la vida.
 
Sin colchón económico, Chris y su hijo se verán obligados a abandonar su hogar y mendigar en la calle, durmiendo en estaciones de autobuses o centros de acogida, mientras él lucha por prosperar en el trabajo con la intención de darle lo mejor al niño, en agradecimiento al cariño y comprensión que le ha mantenido a su padre desde el primer momento.
 
Finalmente, y después de no pocas penurias, mucho esfuerzo y largos meses de trabajo no remunerado como práctica y aprendizaje, Chris consigue plaza en una prestigiosa correduría de bolsa, donde verá cumplir su sueño.
 

“Si tienes un sueño, tienes que protegerlo.
Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes”
.

 
 
En la actualidad, la vida de Christopher Gardner es un verdadero ejemplo de superación y valor. Inversor multimillonario, filántropo y fundador de la Crhistopher Gardner Foundation, organización que ayuda a los más desfavorecidos a pelear por sus sueños, ha demostrado al mundo que, aun en las peores condiciones posibles, la perseverancia y la pasión son los más potentes motores que rigen nuestro universo…
 
 

 
 

 
Películas de Culto: Cine Actual para el Desarrollo Personal
 
Para todos aquellos que no son muy aficionados a leer (hábito el cual, desde aquí, recomendamos encarecidamente) y no quieran o no  puedan aprovechar la   sección sobre lecturas interesantes   que tenemos en el blog, o para todos aquellos que sí lo quieran y deseen ampliar aún más sus horizontes con una pizca de cultura audiovisual, hemos decidido alimentar también esta sección dedicada exclusivamente al mundo cinematográfico, con algunas de las películas del cine moderno que creemos tratan temas y conceptos estrechamente relacionados con el desarrollo personal.
 
Junto con la ficha y el trailer de cada una de las películas, hemos querido añadir nuestras propias reflexiones y anotaciones.
 
Esperamos puedan servirte de guía en tu propio crecimiento…
 
 
 
El Club de la LuchaEL CLUB DE LA LUCHA (FIGHT CLUB)
 
 
 
 
 
 
 
 
matrix el miedo al cambio y la realidad relativaMATRIX (THE MATRIX)
 
 
 
 
 
 
 
 
En Busca de la FelicidadEN BUSCA DE LA FELICIDAD (THE PURSUIT OF HAPPYNESS)
 
 
 
 
 
 
 
 
La Vida de PiLA VIDA DE PI (LIFE OF PI)
 
 
 
 
 
 
 
 
una mente maravillosaUNA MENTE MARAVILLOSA (A BEAUTIFUL MIND)
 
 
 
 
 
 
 
 
El Señor de las MoscasEL SEÑOR DE LAS MOSCAS
 
 
 
 
 
 
 
 
Un milagro para Helen KellerUN MILAGRO PARA HELEN
 
 
 
 
 
 
 
 
Admitido (Accepted)  la película ADMITIDO (ACCEPTED)
 
 
 
 
 
 
 
 
El Profesor Holland, la película EL PROFESOR HOLLAND (Mr. HOLLAND´S OPUS)
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
La Esencia del Liderazgo y la Metáfora del Jardín
 
A lo largo de la Historia, personajes tan distintos como Jesucristo, Martin Luther King, Gandhi, Teresa de Calcuta, Steve Jobs o Michael Jordan (por sólo nombrar unos pocos) han sido considerados grandes líderes para nuestra sociedad.
 
A primera vista sus personalidades pueden parecer totalmente opuestas. Sin embargo, todos ellos reúnen todas y cada una de las cualidades que un verdadero líder debe poseer.
 
Podemos definir el liderazgo como el arte de influir sobre las personas que, movidas estas por el entusiasmo, trabajen o se comporten más eficientemente, y todo ello en beneficio de un mismo objetivo común.
 
Una manera muy clara de ilustrar la cualidad de un líder es mediante
 
 

La Metáfora del Jardinero y de su Jardín

El líder es ese jardinero que pone todo su empeño para que el jardín pueda crecer y desarrollarse de la mejor manera posible.
 
Por un lado, debe darle una total dedicación a su tierra, muchas veces sacrificando su propio bienestar por el bien del entorno. Tiene que darle todos sus cuidados y tratarlo adecuadamente. Debería sembrar con mimo sus semillas, abonar la tierra con nutrientes y prepararla para que la vida pueda darse en ese entorno. Tiene que regar , estar pendiente de su humedad y retirar las malas hierbas y brotes silvestres que puedan surgir, evitando así todo factor externo que pueda afectar al desarrollo de sus plantas, y que pueda robarles agua, sales minerales u oxigeno. Tiene que comprometerse con la tarea de cuidar de su “creación”, viviendo por y para ella, dedicarle su cariño y su tiempo para que el resultado sea el que realmente desea.
 
Todo jardinero debe ser paciente. El hecho de sembrar y de provocar los condicionantes apropiados en la tierra para que jardín pueda florecer como merece, no significa que sus plantas vayan a crecer cuando él lo desee, sino que crecerán sólo y únicamente en su debido momento. Y eso es algo que nunca estará en manos del jardinero. De él solo depende el poner los medios necesarios para que pueda generarse esa vida y pueda crecer el jardín en mejores condiciones a las que habría crecido si él no estuviera ejerciendo su tarea.

 
 
Igual que ese jardinero implicado en el desarrollo y crecimiento de sus tierras, un líder se esforzará por satisfacer las necesidades de su entorno, su equipo, su familia o su comunidad antes de las suyas propias. Dicho en otras palabras, debe comportarse como su fiel sirviente.
 
Este término choca fuertemente con el clásico paradigma que situaba al presidente, al entrenador o al padre de familia como un líder de la manada situado en lo alto de la Pirámide Organizacional que domina y controla los escalones inferiores, donde se van ubicando subordinados, clientes, etc, en la base de la misma, sin prácticamente autoridad ni relevancia alguna.
 
La estructura es así cuando las tareas se desempeñan bajo un organigrama controlado desde el poder. Un poder que dirige mediante la utilización de la fuerza y coaccionando a su comunidad, aprovechando su posición en superioridad.
 
Un ambiente de trabajo que se sustenta sobre una figura de poder es como ese jardinero que no se preocupa de regar sus plantas ni de retirar las malas hierbas. Que se sienta frente a su jardín y grita a sus plantas para que crezcan rápidamente y en cuanto asoman a la superficie, se dedica a estirar de ellas para que aceleren aún más su crecimiento…
 
Cuando una persona tiene que ejercer el poder significa que su autoridad y su liderazgo no funcionan. Y sin embargo, eso no es culpa de ningún equipo, sino de las condiciones que se han creado en ese entorno para la consecución de dichas tareas.
 
La mejor manera de cuidar nuestro jardín ( o nuestra empresa, familia, comunidad, etc) como líderes es crear las condiciones necesarias para que las personas que dirigimos, que nos rodean y tratan con nosotros hagan las cosas que nosotros deseamos por su propia voluntad, sintiéndose útiles, realizados, y siendo parte activa de los objetivos que puedan llegar a obtenerse.
 
Cualquier líder se caracteriza por varios rasgos que son comunes a todo líder. En primer lugar debe estar dispuesto a servir a su comunidad, a su empresa, a su familia o a su entorno proveyendo los medios y condicionantes para que puedan satisfacerse las necesidades del conjunto y alcanzar los objetivos comunes. Hablamos de necesidades y no de deseos, porque es la satisfacción de sus necesidades lo que provocará su crecimiento. Un deseo no es más que una apetencia en la que no se tiene en consideración los requisitos físicos o psicológicos para el bienestar. El siguiente ejemplo ilustra esta diferencia perfectamente:
 
“Soñaba con una preciosa casita en la playa, pero lo que realmente necesitaba era un hogar”
 
 
Un líder se caracteriza por su humildad. Siente un respeto por todo aquel individuo que pertenece a su equipo. Porque es gracias a cada uno de sus miembros el mejor modo de alcanzar su objetivo.
 
Debe ser paciente. Y no deberá perder su paciencia en ningún momento. Si se trata de un líder de verdad, todos y cada uno de los miembros de su equipo serán personas que han elegido libremente estar a su lado y eso debe ser tenido en cuenta y agradecido. Así que en vez de exigir y mandar, tiene que saber enseñar a sus discípulos, corregir y entrenar adecuadamente para ayudar a su crecimiento y mejora continuos. Pero de ninguna manera deberá castigar los errores. De este modo, castigando y reprochando, no estará sino dejando crecer las malas hierbas de su jardín, disfrazadas de rencor, odio y desmotivación.
 
Debe comprometerse con su tarea y su desempeño como líder y guía para que el grupo en su totalidad pueda crecer. Una de las metas de todo individuo es el desarrollo personal. La Pirámide de Maslow de las Necesidades Humanas nos dice que después de la satisfacción de las necesidades fisiológicas (respiración, alimento, descanso, funciones vitales en definitiva) y las necesidades de protección y seguridad (refugio, salud, empleo, recursos económicos,…) todo ser humano tenemos la necesidad de reconocimiento y desarrollo personal. Y el líder debe ser capaz de direccionar a cada miembro de su equipo hacia ese camino para alcanzar el desarrollo de su persona al mismo tiempo que se produce una considerable mejora en el desarrollo de toda la actividad común que une a ambos.
 
La clave de un buen liderazgo está en potenciar las tareas del colectivo al mismo tiempo que se enriquecen las relaciones humanas. Los grandes líderes siempre se han caracterizado por poseer el arte de poder construir relaciones humanas que funcionan a través del tiempo. En gran medida, la creación de ese entorno agradable y favorable para las relaciones humanas desencadena un mayor crecimiento de su comunidad, con mayor productividad y tareas más eficientes.
 
Es como ese jardín que ha sido abonado, tratado y mimado con todo el cariño posible para que pueda crecer libremente, sin obstáculos y con toda una variedad de flores y plantas que brotan motivadas por una agradable melodía que les anima a florecer y crear vida.
 
 

 
Creemos lo que Sentimos. La Realidad Relativa y la Parábola de la Caverna de Platón
 
Uno de los textos más famosos de Platón narra la Alegoría de una Caverna, donde se encuentran unos prisioneros, que desde niños han permanecido encerrados sin haber conocido nada excepto ese lugar. Encadenados e inmóviles, solo pueden mirar a la pared que tienen enfrente.
 
En esa pared, se proyectan las sombras de una serie de objetos y figuras que se suceden en un camino detrás de ellos, fuera de su ángulo de visión, y que son iluminadas por la luz de una hoguera situada todavía más atrás. Esas sombras, junto con el sonido del eco de la caverna, es todo lo que perciben. Para ellos, esa es la única Realidad.
 
Platón imagina a uno de los prisioneros soltando sus cadenas y alcanzando la salida, que le lleva a un mundo totalmente desconocido para él. Un mundo cuya luz le ciega y le duele, y cuyo desconocimiento absoluto le incomoda. Un nuevo mundo doloroso al principio, al cual le costará acomodarse y donde irá consiguiendo identificar paulatinamente la noche, las sombras, los reflejos, las luces, los brillos y los matices. Y descubrirá, finalmente, que aquello que creía la realidad no era sino resultado de aquella figura que se erige por encima de todo: el Sol.
 
Habiendo conocido y comprendido la Verdad, el hombre decide regresar a la cueva a informar a los otros prisioneros. Alentar de la mentira en la que viven, donde no conocen la brisa del mar, el sonido de la lluvia, el aroma del campo o la sensación de caminar. Donde solo existen los ecos y las sombras de un mundo desconocido que tienen ahí fuera, un poquito más allá de sus cadenas, que ni siquiera saben que pueda existir.
 
Intentará hacerles comprender la realidad, y el error y la mentira en la que viven encerrados.
 
Sin embargo, desacostumbrado su cuerpo y su mente a la vuelta a la oscuridad, los otros prisioneros percibirán en él la pérdida de facultades y convencidos de poseer la verdad, advertirán del error de haber pretendido salir de la caverna, que le ha estropeado los ojos, que ya no son capaces de reconocer como antes las sombras o los sonidos en eco y que, en definitiva, es lo más sensato y lo mejor quedarse dentro de la caverna.
 
El prisionero liberado, convencido de la verdad, intentará soltar las cadenas de sus compañeros para que ellos mismos puedan desengañarse experimentando la realidad del Mundo. Pero ellos, convencidos de que eso no hará sino empeorar su bienestar, intentarán evitar su liberación, llegando al extremo de acabar con la vida de su compañero.
 
Independientemente del sentido final metafísico que se le atribuye a este texto de Platón, donde en última instancia se identifica al Sol con la idea del Bien y la única manera de alcanzar la verdad es a través del mundo de la filosofía, lo que no deja de ser cierto es que, en un plano más directo, nuestras creencias, vivencias y pensamientos condicionan nuestra realidad:
 
1 – El miedo y la negación al sacrificio nos impide actuar de una manera correcta en multitud de ocasiones,
 
2 – La única manera de soltarnos de nuestras cadenas imaginarias, cualesquiera que sean, es abriendo las puertas a nuestra mente,
 
3 – Y en definitiva, no vemos las cosas como son, sino simplemente como las sentimos, creando nuestra propia realidad personal, subjetiva y creada por nosotros mismos.
 
 
En los últimos años, películas como “Matrix” (sobre todo la primera de la trilogía) o “El Show de Truman”, juegan con la parábola de la Caverna, y nos muestran cómo el ser humano puede llegar a creer y crear su propia realidad alternativa, a veces, muy alejada de la Verdad, y cómo es posible imponer creencias y pensamientos erróneos en la mente humana cuando se provocan deficiencias o alteraciones en su entorno, a través de cualquier mecanismo de manipulación mental y física.
 
Hoy en día, esas alteraciones se nos presentan en todo momento. Pueden ser esos viejos paradigmas mentales que se nos han inculcado desde pequeños, o pueden ser las opiniones personales de la gente que nos rodea. Pero el ejemplo más claro y más poderosamente peligroso lo tenemos en la televisión y en los medios, que es donde se nos proyectan y observamos las sombras de la realidad, como si se tratara de la pared de la caverna, y donde se juega, sin escrúpulos, a manipular nuestras creencias y pensamientos.
 


 
 
En el siguiente artículo hablamos sobre la fuerza negativa que pueden llegar a tener algunos antiguos paradigmas y falsas creencias limitantes en nuestros resultados en la vida: “Lo Imposible no Existe, es sólo una Barrera Mental”. Esperamos pueda ayudarte a desprenderte de ellos.
 

 

 

Nick Vujicic, Nacido Sin Extremidades, Creciendo Sin Límites

 
El 4 de diciembre de 1982, Nick Vujicic vino al mundo en Brisbane, Australia. Fue un bebé totalmente sano y fuerte, salvo que nació sin ninguna de sus cuatro extremidades.
 
Siendo el primer hijo de una joven pareja católica, y habiendo su madre asistido a miles de partos totalmente normales en su labor como enfermera, el hecho de haber dado a luz un bebé discapacitado golpeó muy fuerte a la familia.
 
Si lograba sobrevivir hasta cierta edad adulta, Nick tendría una absoluta dependencia y grandes problemas en la vida.
 
Todos los médicos que trataron su discapacidad estuvieron de acuerdo en afirmar que no sería capaz de sobrevivir mucho tiempo sin ayuda externa, que su problema le impediría hacer todo tipo de actividades necesarias para la vida y, en el remoto caso de que lo lograra, estaría postrado a una cama o a una silla para siempre siendo eso lo más aproximado a intentar siquiera caminar.
 
Pero aquello, si bien sería un enorme obstáculo en su vida, no lo sería tan grande como el obstáculo emocional que encontraría en la actitud de las personas con los que tuviera que relacionarse. Motivo de risas y burlas, Nick evitaba asistir al colegio en el que estudiaba. Y a los 7 años intentó quitarse la vida. Pero el amor a su familia y su fé impidieron que lo hiciera.
 
Y a partir de aquel instante su vida a sido un constante ejemplo de grandeza.
 
Nick Vujicic obtuvo su titulación en Contabilidad y Planificación Financiera a los 21 años y hoy es un experto inversionista. Es uno de los mejores motivadores personales, conferencista y su historia de superación ayuda a millones de personas a luchar en la vida. Escritor, actor e incluso compositor, el hecho de carecer de extremidades no le ha cerrado ninguna puerta, sino todo lo contrario. Y es un hombre felizmente casado y orgulloso por la inminente llegada de su primer hijo.
 
Camina, juega, conduce y vive con total autonomía. Habla para grupos de 15000 personas a lo largo y ancho de los 5 continentes y su ejemplo ha servido a muchos a encauzar su vida.
 
Aparece en el cortometraje “The Butterfly Circus” (el circo de la mariposa) y su historia se ha llevado a la gran pantalla en el documental “Nacido sin extremidades”. Y su primer libro “No Arms, No Legs, No Worries!” (sin brazos, sin piernas, sin preocupaciones!) es una verdadera fuente inspiradora.
 
Y la Organización “Life Without Limbs” que él mismo fundara en 2005, motiva e inspira a millones de personas sin extremidades en todo el mundo.
 

“Mi nombre es Nick,
y doy gracias a Dios.
Él ha usado mi testimonio
para tocar miles de corazones”

 
Un verdadero ejemplo de superación a pesar de los constantes obstáculos que en su camino haya podido encontrar.
 
Felicidades, Nick. Y Gracias.
 
“Si no alcanzas un Milagro,
sé Tú el milagro”
                                                                                                                                                                                                                                                  (Nick Vujicic)

 


 

 

 
Frida Kahlo, La Tragedia de una Vida Transformada en Pintura
 
Magdalena Frida Carmen Kahlo Calderón, conocida universalmente como Frida Kahlo, es probablemente uno de los ejemplos de Éxito y Superación más amargos y llenos de sufrimiento de los cuales tenemos constancia. Nacida En México el 6 de julio de 1907, hija de padre fotógrafo de origen alemán y madre mexicana de ascendencia española, fue la tercera de cinco hijos, de los cuales, su único hermano varón, no pudo sobrevivir más que unos días.
 
Ya desde sus primeros años, Frida tuvo una infancia marcada por el dolor físico, el sufrimiento y la enfermedad. En 1913, con solo 6 años, contrajo una severa poliomielitis (también llamada parálisis infantil), enfermedad que afecta principalmente al sistema nervioso. Aquello desencadenó una serie de lesiones y secuelas físicas que acompañarían a Frida el resto de su vida. Sin embargo, animada por su padre, ella nunca se sintió impedida y quiso practicar actividades y deportes como terapia de rehabilitación, entre ellos el Futbol o el Boxeo, entonces destinados casi exclusivamente para varones. Probablemente en esta etapa fue cuando Frida adquirió su caracter, su temperamento, sus actitudes o su ambición de autosuficiencia, rasgos nada propios en su época de la imagen femenina, y que caracterizarán su vida y su obra.
 
A pesar de no considerarse disminuída, las constantes lesiones físicas y operaciones la tuvieron postrada en cama durante largas temporadas, alejada de todo contacto con el mundo exterior. La soledad, como parte de su vida, en que se siente en aquellos interminables períodos, le acompañará en la mayor parte de sus pinturas.
 
Estando estudiando en la Escuela Nacional Preparatoria de México, tomó sus primeras clases de pintura. Aquí también formó parte de los llamados Cachuchas, un pequeño grupo político cuya actividad estaba a mitad de camino entre las ideas anarquistas y las revolucionarias. Este fue su primer contacto con el comunismo, del cual tampoco se separaría en el resto de su vida.
 
El 17 de septiembre de 1925, otro desgraciado accidente en el que el autobús en el que viajaba fue arrollado por un tranvía, la marcaría para siempre. Fracturas en su columna vertebral, clavícula, piernas, o la herida provocada por un trozo de metal que atravesó su cuerpo desde la cadera hasta la vagina la obligaron a someterse a interminables operaciones quirúrgicas, a incómodos corsés de yeso y dolorosos mecanismos de estiramiento.
 
Durante aquellas largas convalecencias, postrada en una cama la mayor parte de las veces, Frida comenzó a pintar de una manera más contínua, plasmando de este todo el dolor y el sufrimiento que sentía asociado a su vida.
 
Su esparcimiento a través de la pintura y su entereza emocional le aportaron la fuerza necesaria para volver a caminar y luchar por dejar de ser una carga para su familia. Y gracias a algunos amigos se pudo introducir en ambientes, intelectuales y artísticos, donde Frida tuvo ocasión de conocer al pintor y activista Diego Rivera, al que posteriormente le mostraría algunos de sus trabajos, el cual quedaría impresionado por su obra.
 
El apoyo y la admiración de Diego hacia el arte de Frida lo introdujo en el ambiente familiar de los Kahlo, y finalmente, contraían matrimonio el 21 de agosto de 1929.
 
Trabajaron y viajaron juntos durante varios años, y parecían ser felices, a pesar de que en la época se decia que aquella pareja estaba formada por un elefante y una paloma. Y, efectivamente, su relación fue un tanto extraña. Y estuvo salpicada por todo tipo de infidelidades (incluso ella misma descubrió en esta época su bisexualidad). Frida siempre aceptó las contínuas aventuras de su esposo, pero no estaría nunca dispuesta a que Diego le perdiera su lealtad. Y aquello ocurrió el día que su aventura implicó a la propia hermana de Frida, a la que ella se sentía muy unida, y que fue el desencadenante de su divorcio.
 
Y, sin embargo, el destino y la política volvió a unirlos, con el exilio de León Trotsky en la casa de la familia de Frida, su asesinato y la implicación de Diego y la detención de ella como presunta colaboradora. Unos cargos que pronto se retirarían.
 
Y a raíz de aquello, Diego y Frida volverían a casarse y a compartir sus vida. Una vida cargada de infiodelidades, sufrimiento físico y dolor emocional, que ella no pudo superar por la imposibilidad de tener familia. Frida nunca lo aceptó, y siempre luchó por ello, hasta el punto de sufrir un aborto que casi le costó la vida.
 
Con el paso de los años, la salud de Frida se fue deteriorando aceleradamente, y tras tener que amputarle la pierna debido a la gangrena, y sobre todo por las secuelas de todas las intervenciones y experimentos que realizaran con ella, el dolor se hizo insoportable, y se vió postrada una vez más en su cama, con altas dosis de analgésicos para sobrellevar todo aquello. Y sin embargo, Frida nunca se rindió. Y luchó por realizar la exposición que había deseado toda su vida, una exposición sobre su obra, como ya hubiera hecho en otros lugares del mundo, pero esta vez en su país, y para su pueblo.
 
Y apareció, en su gran exposición, tumbada sobre su cama. Y finalmente se sintió feliz y relizada.
 
Fue una gran anfitriona, y a pesar de sus insoportables dolores, dicen que cantó, contó chistes e hizo de aquella exposición algo realmente bonito y admirable.
 
El 13 de julio de julio de 1954, y solo 11 días después de participar, en silla de ruedas, en una manifestación en contra de la intervención estadounidense en Guatemala, Frida Kahlo fallecía en Coyoacán. Sus cuerpo fue incinerado y sus cenizas descansan en la casa que le vió nacer, la Casa Azul del 127 de la calle Londres, convertida actualmente en museo Frida Kahlo.
 
Su vida personal y su obra caminaron inseparables durante toda su existencia. Y el mismo Diego Rivera, la definió

“ácida y tierna,
dura como el acero
y fina como el ala de una mariposa,
Amable como una sonrisa
y cruel como la amargura de la vida”

 
 
Una vida llena de obstáculos, en la cual Frida supo encontrar su vía de esparcimiento y bienestar a través de su pintura y toda su obra. Un gran ejemplo de entereza y superación hasta sus últimas consecuencias.
 
“Pies,
¿para qué os quiero
si tengo alas para volar?”

                                                           (Frida Kahlo)
 
 

Albert Einstein, La personalidad más importante e Inteligente del Siglo XX

Alemán de nacimiento, suizo de adopción y nacionalizado estadounidense en su edad adulta, Albert Einstein, el padre de la Física y Matemáticas Modernas, vino al mundo el 14 de Febrero de 1879.

De padres de origen judío, su niñez no estuvo caracterizada precisamente por su inteligencia, sino por todo lo contrario. Con problemas en el lenguaje y en el aprendizaje, muchos de sus primeros profesores de escuela e instituto en Alemania llegaron a afirmar que tenía un ligero retraso mental y que incluso podría padecer dislexia, provocando esto que el trato con él en ese tiempo fuera un tanto complicado.

Lo que sí es cierto es que fue un niño de pocos amigos y sobrellevó gran parte de las horas de su infancia junto a su violín, instrumento que su madre le enseñó a tocar.
Al mismo tiempo, su propio tío le instruía en sus primeras lecciones de álgebra, animando incluso a su padre a que habilitara un pequeño laboratorio en casa.

Después de que su familia tuviera que emigrar a Italia por motivos de trabajo, dejando a Albert terminando el bachiller en el instituto Gymnasium, este se dio cuenta de que aquello no le motivaba. Y menos aún cuando sus propios profesores le decían que “nunca llegaría a nada”. Y a pesar de no estar interesado en la mayor parte de las asignaturas, Albert demostró mucha capacidad en matemáticas y física. De hecho, fue en esta época, contando solo 15 años, cuando comenzó, sin tutor ni guía alguno, su estudio independiente del cálculo infinitesimal.

Abandonó los estudios varios años antes de obtener el título de bachiller, regresando con su familia. Sin embargo, las pocas buenas referencias que sobre él había, hicieron que uno de sus antiguos profesores le animara a finalizar sus estudios medios, a regresar a Alemania e ingresar en el Instituto Politécnico de Zurich, donde estudiaría física.

Así lo hizo. En 1905, a la edad de 26 años, finalizaba el doctorado, presentaba su tesis y realizaba otros varios proyectos sobre Física. Entre ellos, algunos estudios sobre el Movimiento Browniano, el Efecto Fotoeléctrico, la Equivalencia Masa-Energía o la Teoría de la Relatividad Espacial. Proyectos, entre otros, que le valdrían el Premio Nobel de Física de 1921.

Pero a pesar de sus avances, su recién obtenido doctorado o su afán de conocimiento y superación, Albert Einstein tuvo todo tipo de problemas durante este tiempo. Por un lado, por ser un pacifista confeso, y sobre todo, por su origen judío, nunca fue del agrado de los nacionalistas alemanes. Por otro, fue acusado por físicos nazis de crear una sucia “Física Judía”, e intentaron desacreditar todas sus teorías.

Por ello, abandonó Alemania en 1933 en dirección a los Estados Unidos de América, donde comenzó a trabajar en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, obteniendo la nacionalidad estadounidense en 1940.

Fue en Estados Unidos donde Albert estudió el potencial energético del Uranio, dato que quiso compartir con el presidente Franklin Roosvelt, el 2 de agosto de 1939

“Un trabajo reciente (…), el cual se me ha comunicado a través de un manuscrito,
me lleva a esperar que el elemento uranio sea utilizado como una nueva e importante fuente de energía en el futuro inmediato”

En otro campo, mucho más destructivo, advertía de las devastadoras consecuencias de su mala utilización

“Una bomba de este tipo, almacenada en un barco y detonada en un puerto
podría perfectamente destruir el puerto entero y parte del territorio que le rodea”

Lamentablemente, y sólo un año después, los Estados Unidos crearon su proyecto Manhattan, que consistió en la creación de las primeras bombas atómicas, cuyos resultados vieron la luz al final de la segunda guerra mundial, con dos potentes detonaciones en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Desde ese mismo instante, la figura de un Albert Einstein defensor de los derechos humanos, siempre permanecerá injustamente ligada a la guerra.

En mayo de 1946 sería nombrado Presidente del Comité de Emergencia de Científicos Atómicos, organización destinada a controlar el manejo de la energía nuclear. Una labor que realizó hasta sus últimos días, cuando se unió a la iniciativa del filósofo y matemático Bertrand Rusell de limitar el armamento nuclear en el mundo.

Paradójicamente, un mal uso de sus descubrimientos llevaría al mundo a una de las situaciones más lamentables de su historia. Por eso, no es de extrañar que en más de una ocasión se sintiera realmente decepcionado con el hombre

“solo hay dos cosas infinitas el universo y la estupidez humana.
Y de lo primero, no estoy muy seguro”

No hay duda de que la contribución de Albert Einstein a la humanidad tiene aún hoy una magnitud incalculable. Sus avances en Física y matemáticas, sus aportaciones filosóficas o incluso en relación a las bases de la Teología fueron, son y serán un verdadero punto de inflexión para el mundo de la Ciencia.

 
Las cuatro etapas en el desarrollo de nuevos hábitos
 
Cada hábito del ser humano, como animal capaz de aprender a lo largo de su vida, pasa por una serie de etapas desde el momento que realiza por primera vez cierta disciplina o tarea hasta que acaba conviertiéndola inconscientemente en parte habitual de su rutina.
 
A todos nos pareció realmente complicado por ejemplo, aprender a montar en bici la primera vez. Poco a poco, aquella tarea parecía cada vez un poco menos imposible, sólo teníamos que ser capaces de coger cierta velocidad y mantener la bici lo suficientemente recta. Finalmente, sin necesidad de estar pendiente en cómo controláramos la bici, llegamos no sólo a mantenernos sobre ella, sino también a utilizarla como excelente medio de transporte.
 
Lo mismo podría ocurrir con nuestra primera clase de piano, nuestro primer contacto con los bailes de salón, nuestra primera clase de matemáticas avanzadas en la escuela, o nuestro primer cambio de pañales a nuestro hijo, por poner solo unos ejemplos. Todas aquellas tareas que implican un aprendizaje, pueden resultar realmente difíciles en los inicios, pero se acaban convirtiendo en parte de nuestras rutinas si las realizamos habitualmente.
 
El desarrollo de todo nuevo hábito pasa por un proceso de 4 fases:
 
1. INCONSCIENTE E INEXPERTO:
Es ese momento en el que ni siquiera conoces la rutina en cuestión. Por ejemplo, es ese primer día que te ofrecen la bicicleta. Absolutamente todo en el proceso es nuevo para ti. No sabes ni cómo subirte en ella, ni la necesidad de pedalear, ni la manera como gira. A lo mejor, incluso puede que sea la primera vez que hayas visto una bicicleta.
 
2. CONSCIENTE E INEXPERTO:
Son tus primeros contactos con esa bici. Debes pensar constantemente en cada una de las partes importantes del proceso de andar en ella. Debes ser consciente de mantener el pedaleo, de no perder la verticalidad, de tener cuidado de no girar demasiado el manillar… Es la etapa más difícil del proceso, pues implica estar pensando al mismo tiempo en aplicar adecuadamente todos esos datos, a la vez tan complejos para una persona que difícilmente puede preocuparse de mantenerse en posición correcta. En esta fase, el hábito todavía te resulta un tanto antinatural, raro e intimidatorio.
 
3.CONSCIENTE Y EXPERIMENTADO:
El proceso se vuelve mucho más natural. Aquello que en los inicios pareciera extraño o incluso imposible, ahora sientes más propio para ti. Ya has aprendido a leer correctamente, andar en bici, tocar la guitarra, escribir al ordenador prácticamente sin mirar al teclado, o has aprendido a ir al baño y ya no necesitas llevar pañales… ya eres capaz de hacer conscientemente todo aquello que parecía tan difícil, y cada vez te sientes más a gusto con este nuevo hábito.
 
4. INCONSCIENTE Y EXPERTO:
Es ese momento en el que te sientas ante el piano y surge la música inconscientemente, sin necesidad de pensar en dónde colocar tus dedos; es cuando caminar, correr, nadar, andar en bici se han convertido en un proceso totalmente natural. No somos conscientes de ello, no los realizamos conscientemente y, sin embargo, los realizamos correctamente. Quién podría decir que todos aquellos nuevos hábitos, aparentemente tan imposibles, pudieran llegar a ser parte tan inconsciente de nuestra vida…
 
Sirva como ejemplo motivador Michael Jordan, para muchos el mayor jugador de baloncesto de todos los tiempos. Un verdadero mito, 6 veces campeón de la NBA, 2 veces campeón olímpico y galardonado con el premio al mejor atleta del siglo XX, entre otros muchos galardones que, aunque pueda parecer mentira, saltó por primera vez a la cancha sin siquiera saber botar un balón, con la necesidad de contar sus pasos y de pensar en botar constantemente la pelota. El hecho de jugar al basket, en su primera vez, debió de ser algo totalmente antinatural e incluso un tanto incómodo para él. Realmente no tenía idea de cómo debía hacerlo. Y sin embargo, tras hacer de aquello un hábito, no solo acabó dominándolo, sino que acabó llevándolo a su nivel más superior: El de “milagro”. Los comentaristas deportivos siempre decían que parecía que jugara de una manera inconsciente. Y la verdad es que, cuando realmente lo sintió tan natural a su persona, se convirtió en un hábito totalmente inconsciente…
 
Personalmente, y con ejemplos como el suyo, nunca me cansaré de admirar la grandeza del ser humano…
 
“Solo hay una persona capaz de hacer frente a Michael Jordan, y ese es Michael Jordan”
 
Aquí te dejamos una pizca de ese milagro, el milagro de un hombre que, como tú o como yo, comenzó un primer día con una rutina que le pareciera totalmente antinatural e imposible… Un hombre que aún seguía batiendo records a los 40 años, que dominó el arte de volar en una cancha, y que supo emocionar, y aun hoy emociona, a todo el mundo del baloncesto…
 


 
 

 

Andrew CarnegieANDREW CARNEGIE: UNA VIDA DE SUPERACIÓN CON MENTALIDAD DE ACERO

 

 

 

 

Oprah WinfreyOPRAH WINFREY: CUANDO UN DESEO ES MÁS FUERTE QUE CUALQUIER OBSTÁCULO

 

 

 

 

Oscar PistoriusOSCAR PISTORIUS: LA VIRTUD DE UN GANADOR

 

 

 

 

Pedro CavadasPEDRO CAVADAS: SUPERACIÓN Y LABOR HUMANITARIA MÁS ALLÁ DE LA MEDICINA

 

 

 

 

Steve VaiSTEVE VAI: CUANDO EL ESFUERZO HACE DE LA MÚSICA LA PERFECCIÓN

 

 

 

 

Bethany HamiltonBETHANY HAMILTON: CUANDO TUS SUEÑOS PESAN MÁS QUE UNA DISCAPACIDAD

 

 

 

 

Marie CurieMARIE CURIE: EL NOBEL CON NOMBRE DE MUJER

 

 

 

 

Valentina TereshkovaVALENTINA TERESHKOVA: LA PRIMERA MUJER QUE VIAJÓ AL ESPACIO

 

 

 

 

Rosa ParksROSA PARKS: EL PRIMER PASO A LA LIBERTAD

 

 

 

 

Albert Einstein, La personalidad más importante e Inteligente del Siglo XXALBERT EINSTEIN: LA PERSONALIDAD MÁS IMPORTANTE DEL SIGLO XX

 

 

 

 

Frida Kahlo, La Tragedia de una Vida Transformada en PinturaFRIDA KAHLO, LA TRAGEDIA DE UNA VIDA TRANSFORMADA EN PINTURA

 

 

 

 

Nick Vujicic, Nacido Sin Extremidades, Creciendo Sin LímitesNICK VUJICIC, NACIDO SIN EXTREMIDADES, CRECIENDO SIN LÍMITES
 
 
 
 
 
 
 
 
Thomas EdisonTHOMAS ALVA EDISON, EL FABRICANTE DE SUEÑOS E INVENTOS
 
 
 
 
 
 
 
 
Bob Marley, la Leyanda de un Líder de MasasBOB MARLEY, LA LEYENDA DE UN LÍDER DE MASAS
 
 
 
 
 
 
 
 
Will Smith, el Príncipe InspiradorWILL SMITH, EL PRÍNCIPE INSPIRADOR
 
 
 
 
 
 
 
 
J. K. Rowling y el deseo de alcanzar un sueño J. K. ROWLING Y LA AMBICIÓN POR HACER FLUIR LA PASIÓN QUE LLEVAMOS DENTRO
 
 
 
 
 
 
 
 
Nikola Tesla, el genio que ha sabido iluminar al mundo NIKOLA TESLA, LA “LOCURA” DE UN GENIO QUE HA SABIDO ILUMINAR AL MUNDO
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
Feliz 2013, cargado de iusiones, sueños y metas por alcanzar
 
Las Navidades, más allá de esas fechas en las que uno comparte una mesa, unos alimentos y unos recuerdos rodeado de sus seres queridos, resulta la mejor oportunidad para hacer un balance de cómo vamos finalizando el año. De todos los propósitos que teníamos para él, de lo que hemos conseguido y de lo que todavía tenemos a mitad de camino.
 
Siempre, con el año nuevo, surge la motivación d afrontar esos retos que tenemos pendientes: “este año tengo que dejar de fumar”, “mañana mismo me apunto al gimnasio”, “tengo que aprender inglés de una vez”, “quieres casarte conmigo?”…
 
Todos tenemos retos en nuestra vida. Siempre. Y son estos los que hacen de nuestro día a día una experiencia emocionante. El conocer el camino que quieres dar a tu vida sabiendo lo que buscas alcanzar, te hace disfrutar de la experiencia de vivir. Lo que ocurre es que muchas veces no sabemos identificar aquello que nuestro inconsciente desea lograr.
 
Por eso, merece la pena detenerse unos minutos en estos días de trajín y pararse a pensar el recorrido que ha llevado nuestro camino durante los últimos 12 meses. Evaluar las metas que nos habíamos propuesto y cuántas de ellas hemos alcanzado.  Y determinar la manera como hemos actuado para hacer todo eso posible, si el modo de hacerlo ha sido efectivo y qué podríamos hacer para mejorarlo. Y buscar la fuente que nos motive a caminar este nuevo año hacia esas metas que nos quedan pendientes, decididos a hacernos con todas ellas.
 
Detrás de un propósito siempre está el amor. Si conseguimos luchar por una meta motivados por un amor incondicional, cualquier obstáculo se verá pequeño, desaparecerán casi todos los miedos al fracaso y nada parecerá imposible. Recuerda que nada en la vida es imposible si de verdad crees que puedes hacerlo.
 
Por eso, una de las tareas más importantes a la hora de hacer balance, consiste en encontrar esa razón que nos mueve hacia nuestros retos. ¿Por qué quiero dejar de fumar? ¿Por qué quiero hacer crecer mi negocio? ¿Por qué voy ir al gimnasio? ¿Por qué quiero casarme?…  Detrás de todas estas respuestas, aunque a simpe vista no lo parezca, siempre se esconde el AMOR. Puede ser un amor material hacia el dinero, porque crees  que es tu llave a la felicidad; hacia tus padres, a quienes quieres agradecer que te hayan apoyado en las decisiones más duras de tu vida; a tus hijos, porque merecen tener la mejor infancia que puedan imaginar; a tu pareja, en agradecimiento a haber querido recorrer este camino en la vida contigo; a ti mismo, porque consideras que ya es hora de recoger los frutos de todo el esfuerzo que has ido sembrando durante tanto tiempo…
 
Una vez sepamos cuál es ese destino y la verdadera razón de nuestras metas, nuestra fuerza interior conspirará para que podamos alcanzarlo. Y aquellos obstáculos que parecieran insuperables se nos mostrarán cada vez más borrosos y pequeños. Y esa gran fuerza motivadora nos hará crecernos ante cada uno de ellos. Probablemente caigamos en más de una ocasión, pero el Amor hará que no nos rindamos y acabemos alcanzando todo aquello que hubiéramos deseado.
 
Merece la pena tomarse unos minutos. Encontrar dentro de nosotros esas fuerzas que nos motivan. Y determinar todo aquello que nos haría felices en la vida. Y preparar nuestra hoja de ruta para los próximos 365 días. Y comenzar el año decididos a cumplirla.
 
Desde aquí te deseamos lo mejor para este nuevo año que comienza, cargado de ilusiones, de amor y de muchos muchos sueños y metas por alcanzar.