Navidad

All posts tagged Navidad

 
Feliz 2013, cargado de iusiones, sueños y metas por alcanzar
 
Las Navidades, más allá de esas fechas en las que uno comparte una mesa, unos alimentos y unos recuerdos rodeado de sus seres queridos, resulta la mejor oportunidad para hacer un balance de cómo vamos finalizando el año. De todos los propósitos que teníamos para él, de lo que hemos conseguido y de lo que todavía tenemos a mitad de camino.
 
Siempre, con el año nuevo, surge la motivación d afrontar esos retos que tenemos pendientes: “este año tengo que dejar de fumar”, “mañana mismo me apunto al gimnasio”, “tengo que aprender inglés de una vez”, “quieres casarte conmigo?”…
 
Todos tenemos retos en nuestra vida. Siempre. Y son estos los que hacen de nuestro día a día una experiencia emocionante. El conocer el camino que quieres dar a tu vida sabiendo lo que buscas alcanzar, te hace disfrutar de la experiencia de vivir. Lo que ocurre es que muchas veces no sabemos identificar aquello que nuestro inconsciente desea lograr.
 
Por eso, merece la pena detenerse unos minutos en estos días de trajín y pararse a pensar el recorrido que ha llevado nuestro camino durante los últimos 12 meses. Evaluar las metas que nos habíamos propuesto y cuántas de ellas hemos alcanzado.  Y determinar la manera como hemos actuado para hacer todo eso posible, si el modo de hacerlo ha sido efectivo y qué podríamos hacer para mejorarlo. Y buscar la fuente que nos motive a caminar este nuevo año hacia esas metas que nos quedan pendientes, decididos a hacernos con todas ellas.
 
Detrás de un propósito siempre está el amor. Si conseguimos luchar por una meta motivados por un amor incondicional, cualquier obstáculo se verá pequeño, desaparecerán casi todos los miedos al fracaso y nada parecerá imposible. Recuerda que nada en la vida es imposible si de verdad crees que puedes hacerlo.
 
Por eso, una de las tareas más importantes a la hora de hacer balance, consiste en encontrar esa razón que nos mueve hacia nuestros retos. ¿Por qué quiero dejar de fumar? ¿Por qué quiero hacer crecer mi negocio? ¿Por qué voy ir al gimnasio? ¿Por qué quiero casarme?…  Detrás de todas estas respuestas, aunque a simpe vista no lo parezca, siempre se esconde el AMOR. Puede ser un amor material hacia el dinero, porque crees  que es tu llave a la felicidad; hacia tus padres, a quienes quieres agradecer que te hayan apoyado en las decisiones más duras de tu vida; a tus hijos, porque merecen tener la mejor infancia que puedan imaginar; a tu pareja, en agradecimiento a haber querido recorrer este camino en la vida contigo; a ti mismo, porque consideras que ya es hora de recoger los frutos de todo el esfuerzo que has ido sembrando durante tanto tiempo…
 
Una vez sepamos cuál es ese destino y la verdadera razón de nuestras metas, nuestra fuerza interior conspirará para que podamos alcanzarlo. Y aquellos obstáculos que parecieran insuperables se nos mostrarán cada vez más borrosos y pequeños. Y esa gran fuerza motivadora nos hará crecernos ante cada uno de ellos. Probablemente caigamos en más de una ocasión, pero el Amor hará que no nos rindamos y acabemos alcanzando todo aquello que hubiéramos deseado.
 
Merece la pena tomarse unos minutos. Encontrar dentro de nosotros esas fuerzas que nos motivan. Y determinar todo aquello que nos haría felices en la vida. Y preparar nuestra hoja de ruta para los próximos 365 días. Y comenzar el año decididos a cumplirla.
 
Desde aquí te deseamos lo mejor para este nuevo año que comienza, cargado de ilusiones, de amor y de muchos muchos sueños y metas por alcanzar.