Nikola Tesla

All posts tagged Nikola Tesla

 
Homer Simpson y el sueño polifásico
 
Todos los expertos en materia de salud se ponen de acuerdo advirtiendo que dormir una cantidad mínima de horas es primordial:

  • En lo que se refiere a la regeneración de nuestras “baterías” para compensar la actividad física de la jornada (metabolismo).
  • En lo que se refiere al mantenimiento cerebral: a la reorganización y optimización de las conexiones cerebrales.

En el artículo que dedicamos a los CICLOS CIRCADIANOS, hablamos de la existencia de un reloj interno que regula nuestras horas óptimas para dormir y para despertarnos.
Este reloj se ajusta a nosotros en su mayor medida en sincronía con el ciclo solar y la luz que recibimos del astro rey. Nos despertamos cuando amanece y nos acostamos al anochecer.
 
Sin embargo, esto parecía razonable siglos atrás. Hoy en día, con los avances tecnológicos y posibilidad de recibir algún tipo de luz las 24 horas del día, nuestro cuerpo y, con ello, nuestro reloj interno, ya no nota la diferencia entre el día y la noche. Y, como consecuencia, se desorienta.
 
Es por esto que, en la época moderna en la que vivimos, el único momento de oscuridad total que conoce nuestro reloj interno es cuando dormimos. Por otro lado, el momento en el que dormimos viene determinado por el reloj interno. Lo que quiere decir que es probable que en estos momentos, nuestro reloj solar (el biológico) y nuestro reloj social (el que viene determinado por el ritmo al que nos hace vivir la sociedad actual), no se correspondan en absoluto y nuestro cuerpo no se regenere de la manera más correcta.
 
Y es esta la razón por la que, quizá, deberíamos plantearnos la idea de modificar nuestros hábitos de sueño. Pero para ello, antes de nada, debemos saber en qué consiste el sueño.
 
El sueño se compone de 5 fases que componen cada ciclo
4 fases NREM (No REM) y 1 fase REM (Rapid Eye Movement), que se distribuyen así:
 

– 1NREM – 2NREM – 3NREM – 4NREM – REM –

 
y que se repite indefinidamente hasta que nos despertamos. Cada ciclo, en humanos, dura entre 90 y 110 minutos, donde cada una de las 5 fases dura entre 18 y 22 minutos.
 
Cada fase tiene sus propias características y funciones vitales, pero se dice que la única fase en la que realmente descansamos y regeneramos nuestro cuerpo y nuestras células es la fase REM (la última de las 5 fases).
 
Esto plantea una duda: En el transcurso de una noche cualquiera que hemos dormido 8 horas y completado 6 veces el ciclo, le habremos dedicado únicamente 120 minutos al descanso óptimo, a aquel que alcanzamos en la fase REM. Es decir que, de alguna manera, no estamos aprovechado 4/5 partes del tiempo que dedicamos a dormir.
 
Pues bien. Desde que tenemos uso de razón, nos han enseñado que esta era la manera como el cuerpo y la mente mejor descansan. Pero, ¿y no sería más beneficioso encontrar la manera de alcanzar más momentos de fase REM mientras dormimos?
 
El modelo que hemos venido practicando toda nuestra vida se denomina sueño monofásico, que se caracteriza por un único ciclo durante la noche y que corresponde al ejemplo que acabamos de mencionar.
 
Muchos de nosotros también practicamos habitualmente el sueño bifásico, que es el típico ciclo de la noche (quizá reducido en 1 o 2 horas), al que le añadimos una siesta a mediodía. A pesar de no diferir mucho del sueño monofásico, la siesta ya proporciona muchos beneficos a nuestro cuerpo. Si no lo sabías, te invito a que leas el artículo donde hablamos de esos BENEFICIOS DE LA SIESTA.
 
Diversos experimentos, estudios y experiencias personales nos han llevado a interesarnos por lo que se denomina Sueño Polifásico que, a diferencia de los sueños monofásicos (dormir una vez al día) y bifásicos (dos veces al día), consiste en la práctica de dormir múltiples veces en períodos muy cortos de tiempo a lo largo de la jornada.
 
Lo verdaderamente importante de este tipo de sueño es que, al dormir menos tiempo y más veces al día, tu cuerpo se acaba adaptando a ese nuevo reloj interno que le estás creando. El objetivo es conseguir el máximo de minutos de sueño REM y por ello se “engaña” y fuerza el organismo a aprovechar los pocos minutos de sueño que dispone y sumergirse inmediatamente en esta fase que, como hemos mencionado antes, es la fase más profunda y donde se produce mayor descanso.
 
Por decirlo en pocas palabras, con el sueño polifásico se busca optimizar las horas de sueño durmiendo menos pero de manera mucho mas eficiente y beneficiosa para el cuerpo y para la regeneración cerebral.
 
La naturaleza nos ha mostrado que hay muchas especies de animales que rigen sus ciclos del sueño en base a algún modelo polifásico. También han sido muchos los personajes famosos que han asegurado haberlo practicado con éxito en alguna etapa de su vida. Leonardo da Vinci, NIKOLA TESLA,, Napoleon, Benjamin Franklin, Winston Churchill y THOMAS EDISON, solo por poner algunos ejemplos, decían sentirse más productivos, creativos, enérgicos y saludables gracias a ello.
 
A continuación os traemos algunos de los ciclos polifásicos más eficientes. Todos ellos funcionan de la misma manera: dividen las 24 horas del día en varias fases separadas por pequeñas siestas.
 

Ciclo Everyman:

Se duermen 3 horas seguidas en la noche y 3 siestas de 20-30 minutos repartidas a lo largo del día.

Ciclo Dymaxion:

4 siestas de 30 minutos cada 6 horas.

Ciclo Uberman:

6 siestas de 20 minutos cada 4 horas.
 
 
ciclos del sueño. el sueño polifásico, modelos monofásico, bifásico, uberman, dymaxion, evryman
 
Naturalmente, adaptar nuestros ciclos de 7 – 8 horas de sueño a nuevos ciclos donde sólo consumimos 2 o 3 horas para dormir, no debe resultar nada fácil. Sobre todo con los métodos Dymaxion y Uberman, que son son los más duros y radicales. Pero también son los más óptimos y eficientes.
Por ello, debemos ser estrictos con los horarios y no fallar en las siestas ni cambiar los tiempos definidos., Y tener la suficiente paciencia y constancia.
 
En www.TodoEnLaVidaEsActitud.com nunca hemos creído ciegamente en este tipo de experimentos y testimonios. Pero cuando conocimos de la existencia de estos métodos, sentimos cierta curiosidad ante la posibilidad de controlar y actuar sobre aquello que soñamos, ante la posibilidad de dormirnos al instante sin necesidad de dar vueltas y más vueltas en la cama, o ante la posibilidad de poder disfrutar de mayor número de horas duante el día para nuestras familias, amigos y pasiones.
Por ello, nos propusimos probar la eficiencia del sueño polifásico y pretendemos llevar una bitácora detallada con cada uno de los datos e incidentes que se van a ir produciendo mientras intentamos alcanzar nuestro objetivo.
Pontro publicaremos un documento con todos esos resultados, experiencias y conclusiones que habremos obtenido de este Proyecto de Sueño Polifásico.
 
Y no dudes en preguntar o comentar al respecto. Estaremos encantados de leerte.
 
 

 
Nikola Tesla, el genio que ha sabido iluminar al mundo
 
Ha sido considerado el artífice de la llamada “segunda revolución industrial”…
Muchos de los avances tecnológicos y dispositivos que utilizamos hoy en día se basan en sus estudios e inventos…
Para muchos, ha sido el ingeniero y máximo responsable de la electricidad del siglo XX…
Y, sin embargo, pocos son los que realmente conocen la historia de Nikola Tesla.
 
Ex-empleado y enemigo de Thomas Edison, a quien la ciencia le ha atribuído el mérito de la invención de la bombilla, fue Tesla quien verdaderamente supo iluminar el mundo gracias al circuito de corriente alterna, infinitamente más práctico y efectivo que el circuito de corriente contínua de Edison, que generaba constantes problemas.
 
Las bombillas de bajo consumo, el control remoto, la robótica, los rayos X o las redes WiFi, son sólo unos ejemplos de todo lo que Nikola Tesla fue capaz de dar al mundo, a principios del siglo pasado.
 
Incluso la invención de la radio, atribuída en su día a Guillermo Marconi, le fue concedida a él tras su muerte.
 
Por alguna razón, el universo ha impedido que Nikola Tesla (1856-1943) conociera toda la dimensión de su obra. Sus ideas y proyectos, quizá demasiado ambiciosos y adelantados a su tiempo, no fueron comprendidos en su momento y llegó a ser tachado de locura, un adjetivo que le perseguiría hasta el día de su muerte, arruinado y en la más absoluta miseria, en una pequeña habitación de hotel, a pesar de haber sido el creador de más de 800 inventos que aún hoy siguen revolucionando nuestras vidas.
 
Asimismo, los grandes monopolios, encabezados por la General Electric del propio Edison o la Industria Petrolera, constituyeron también una enorme barrera a sus proyectos. Nikola Tesla pretendía dotar al mundo de una energía natural y gratuita, generada a partir de la energía interior del propio planeta, lo cual, de ser posible, arruinaría sus negocios.
Por ese motivo siempre sus proyectos se enfrentaron a constantes obstáculos. Nikola Tesla era consciente de ello. Pero lejos de desistir, siguió luchando por sus ideas.
 

“La ciencia no es sino una perversión de sí misma
a menos que tenga como objetivo final el mejoramiento de la humanidad”

 
Finalmente, el tiempo le ha acabado dando la razón y, sus ideas y documentos, a pesar de haber sido adquiridos, ocultados y archivados por la inteligencia estadounidense, son los pilares de nuevas aplicaciones o modelos energéticos. Y muchos de los proyectos más ambiciosos que hoy en día se llevan a cabo, como el del automóvil eléctrico o el estudio de la antigravedad, nunca habrían sido posibles sin él.
 
“Dejen que el destino diga la verdad y evalúe a cada uno
de acuerdo a sus trabajos y a sus logros.
El presente es de ellos, pero el futuro, por el cual trabajé tanto, es mío”

 
Quizá loco y paranoico, lo que no cabe duda es que su genialidad y capacidad visionaria han revolucionado nuestro mundo, quizá más de lo que nunca podamos llegar a imaginar.
 
Desde aquí, nuestro pequeño homenaje…