objetivo

All posts tagged objetivo

 
el efecto bola de nieve, los nuevos modelos de negocio y el marketing de afiliados
 
En un momento en el que el modelo económico, tal y como lo conocíamos hasta ahora, no pasa por su mejor época, son muchas las compañías que se han ido adaptado a nuevos modelos llenos de oportunidades, más acordes a los tiempos y necesidades en las que nos movemos en un siglo XXI que nada tiene ya que ver con el siglo que hemos dejado atrás, donde no existía internet y casi no conocíamos el desempleo.
 
Algunas de esas compañías generan miles de millones de beneficios anuales. Millones de consumidores están obteniendo ingresos mucho mayores de lo que nunca jamás habían soñado. Y todo ello, por simplemenie recomendar un producto o servicio que consumen habitualmente y con el cual se sienten satisfechos.
 
Imagina que:
 
1. has estado este fin de semana en el cine viendo la última película de tu actriz favorita y, te ha gustado tanto, que casi no tienes tiempo para llamar a tu mejor amiga y comentarlo con ella.
2. Tu amiga, intrigada, acude al día siguiente con su novio a ver qué tan buena es esa película.
3. A la semana siguiente, el encargado del cine, te recompensa económicamente por haberle traído a su sala a dos nuevos espectadores.
 
Pero la recompensa no acaba aquí. El encargado del cine te recompensará también por aquellos nuevos espectadores que vayan a acudir al cine por la recomendación de tu amiga, así como le recompensará también a ella.
 
Pues bien. Esta idea ya existe. Se llama Marketing de Recomendación y puede generar un poderoso Efecto Bola de Nieve en lo que se refiere a ingresos pasivos, en la economía de las personas.
 
Hoy en día es muy amplio el abanico de compañías que desarrollan este tipo de modelo de negocio. Algunas distribuyen y venden productos que consumimos habitualmente (alimentos, cosméticos, productos del hogar…).
Otras, se dedican a la comercialización de servicios (informáticos, publicidad, seguros, paquetes vacacionales…)
No todas ellas son buenas opciones. Pero son muchas las que esconden verdaderas oportunidades de negocio a medio plazo.
 
Si te sientes atraído por alguna de ellas, recopila toda la información que puedas y estudia sus productos, su mercado potencial, su trayectoria, etc.
 
Y si lo deseas, también nosotros intentaremos aclarar tus dudas.
 

“Los ricos arman redes de distribución. Los pobres buscan trabajo.
¿En qué lado prefieres estar?”

_____(Robert Kiyosaki)______


Para terminar, en el siguiente video te mostramos, de manera sencilla, el verdadero potencial de este modelo de negocio.
 
 

 
 

 
la regla de los 2 minutos
 
La pereza y la falta de constancia son algunos de los mayores obstáculos que se nos presentan cada vez que pretendemos adquirir un nuevo hábito o intentamos realizar una tarea que no nos gusta. Siempre, en estos casos, el “ya lo haré más tarde” o “mejor empiezo mañana” se terminan conviertiendo en un más que probable “nunca”.
 
La procrastinación nos ataca subconscientemente cada vez que debemos aferrarnos a una disciplina, si pretendemos alcanzar aquellos objetivos que nos hemos propuesto. No importa si se trata de ser más productivo en el trabajo, hacer un poco de ejercicio cada día, aprender un nuevo idioma o mantener bonito nuestro jardín.
 
El ser humano es débil ante cualquier tentación y muchas veces nosotros mismos nos inventamos esas tentaciones que nos hacen sucumbir ante esos retos que quizá nos pudieran hacer mejores y más productivos en nuestras vidas.
 
Si fuéramos capaces de convertir un nuevo hábito o disciplina en algo más fácil de llevar a cabo, probablemente toda tentación que enfrentáramos se vería como una amenaza menor, o incluso dejaríamos de sentirnos amenazados.
 
La buena noticia es que, efectivamente, somos capaces de hacer todo eso más fácil.
David Allen, en su libro Organízate con eficacia (originalmente en inglés “Getting Things Done”), propone una idea muy simple pero muy efectiva: “La Regla de los 2 minutos”.
 
“Si la acción puede llevarse a cabo en menos de 2 minutos, hágala la primera vez que se le presente la oportunidad. Incluso en el caso de que el asunto no tenga alta prioridad, hágalo ahora si va a tener que acabar haciéndolo igualmente. La razón de ser la regla de los dos minutos es que constituye el límite temporal en el que archivar, planificar o programar una tarea ocupa más tiempo que llevarla a cabo en cuanto nos cae en las manos. En otras palabras, es el umbral de la eficiencia”.
 
¿Te acabas de acordar de que tienes que llamar a tu amigo para felicitarle por su cumpleaños? Pues bien, si te va a llevar menos de 2 minutos hacerlo, llámalo ahora mismo.
¿Tienes que poner una lavadora y no sabes en qué momento de la tarde hacerlo? Pues el mejor momento es ahora, mientras estás decidiendo cuándo.
¿Has recibido un correo de un compañero de trabajo que necesita una respuesta? Pues no esperes y respóndele ahora.
 
“Si la tarea no merece el trabajo de llevarla a cabo, deséchela. En caso de que sí valga la pena invertir tiempo, y teniendo en cuenta que antes o después acabará haciéndola igualmente, entra en juego el factor eficiencia”.
 
Esta regla fue inicialmente desarrollada para fines de productividad. Sin embargo, su fuerza es tal, que podemos aplicarla a muy diversos factores en nuestra vida, incluso a la hora de dar solidez y consistencia a esos nuevos hábitos que tanto nos cuesta mantener.
 
Probablemente ninguno de esos hábitos nos llevé sólo un par de minutos. Pero puesto que debemos ser conscientes de la dificultad (sobre todo psicológica) de empezar esa nueva tarea, debemos simplificarla en su primera etapa, de manera que no nos cueste tanto adquirir el nuevo hábito. Una vez nos hayamos hecho a ello, todo el proceso será mucho más sencillo.
 
¿Quieres aprender a cocinar pero no crees tener la disciplina necesaria para conseguirlo? Corta hoy una cebolla. Y mañana una patata. Nada de esto te llevará más que un par de minutos. En unas semanas te sentirás emocionado ante la posibilidad de preparar la primera cena a tu familia.
 
¿No eres capaz de sacar fuerzas para limpiar tu casa como es debido? Coge ahora mismo la escoba y barre simplemente el pasillo. Es una tarea que no te llevará ni 2 minutos. Si te habitúas a hacerlo cada día, pronto te verás limpiando los cristales de tus ventanas con total naturalidad.
 
¿No te sientes lo suficientemente motivado para ir a a fortalecer tu cuerpo al gimnasio? Cálzate tus zapatillas de deporte, sal a la calle y camina a paso ligero hasta la esquina. Sólo por el hecho de salir cada día solamente hasta la esquina, en pocos días habrás adquirido el nuevo hábito de salir a caminar y hacer ejercicio. Y antes de que tú mismo te dés cuenta, estarás caminando hasta el gimnasio con intención de fortalecer todo tu cuerpo.
 
De alguna manera, lo que hacemos es enfocarnos en el sistema, que es más importante que el objetivo en sí. Primero construimos los cimientos, adquiriendo el nuevo hábito y, una vez habituados a ello, lo vamos perfeccionando y adecuando a nuestras verdaderas necesidades y exigencias, con el fin de conseguir los resultados esperados.
 
Es posible que tengas algunas dudas sobre la eficiencia de esta idea. Pero teniendo en cuenta que sólo te llevará un par de minutos al día obtener la respuesta, merece la pena que lo intentes.
 
¿Aceptas el reto?
 
 

 
El Principio de Pareto o proporción del 80-20
 
Es probable que nunca hayas oído hablar del Principio de Pareto, también conocido como la proporción del 80-20, pero lo que sí es seguro es que esta Ley se está presentando constantemente en muchos aspectos de tu vida.
 
Wilfredo Pareto (1848-1923) fue un sociólogo y economista italiano que, casi por casualidad, comprobó que el 80% de factores de una totalidad, provoca el 20% de los resultados con respecto a ese total. Y el otro 20% provoca el restante 80% de resultados.
 
Poniendo como ejemplo la experiencia que él mismo vivió para llegar a tal hallazgo, Pareto comprobó que el 20% de las vainas que tenía plantadas en su campo, daban el 80% de guisantes de toda su cosecha. Y el 80% de vainas restantes, alcanzaban a dar nada más que el 20% de guisantes.
 
Esta idea y esta proporcionalidad le venían dando vueltas a su cabeza desde hacía algún tiempo, y pretendió llevar su investigación un poco más allá. Y para su asombro, comprobó que el 80% de las tierras de Italia pertenecían al 20% de la población.
 
Siguiendo con su hipótesis, y comprobando que era una Ley que se cumplía, no con total precisión, pero sí aproximadamente y de una manera constante, hoy en día se tiene en cuenta y se debería aplicar en prácticamente todos los aspectos de nuestra vida. Así, podemos establecer que:
 
El 80% del dinero que se mueve en el mundo pertenece al 20% de la población. El restante 80% de la población realmente solo poseemos unas migajas de todo el dinero.
 
El 20% de la población mundial consume el 80% de los recursos de la tierra. Es decir, el 80% de la población casi no tiene acceso a esos recursos.
 
En el mundo de los negocios, por ejemplo, el 80% de las ventas pertenecen al 20% de sus comerciales, o el 20% de sus productos son los que facturan el 80% de los beneficios. Y al mismo tiempo, son un 20% de los clientes los que realizan el 80% de las compras.
 
Del mismo modo, en el ámbito más personal, la Ley de Pareto puede proporcionarnos una información vital a la hora de establecer prioridades, optimizar nuestras relaciones o nuestra vida:
 
El 20% de las personas de nuestro entorno son los que provocan el 80% de nuestras emociones. El restante 80% de personas, forman parte de nuestra vida, pero no dejan de ser meros factores ambientales.
 
El 80% de nuestros gastos son consecuencia del 20% de cosas que consumimos.
 
Tan solo el 20% de las cosas que realizamos en la vida tienen la capacidad de hacernos felices. Es decir, la mayor parte de las cosas que realizamos, muchas veces pasan desapercibidas y no generan ninguna satisfacción por nuestra parte.
 
O del mismo modo, el 80% del tiempo que consumimos en el día, lo pasamos haciendo el 20% de todas las tareas diarias. Es decir, hay algunas tareas que consumen demasiado tiempo de nuestra vida.
 
Teniendo en cuenta esta proporción, podríamos ser capaces de optimizar nuestra vida en muchos sentidos:
 
Emocionalmente, deberíamos estrechar vínculos con aquellas personas que creemos nos hacen más felices, a la vez que dejamos de estar con aquellas personas que creemos nos roban demasiado tiempo.
Si nuestros días se nos hacen cortos, debemos buscar aquellas tareas que nos roban tanto tiempo y dedicárselo a aquellas otras que casi no disfrutamos y podrían mejorar nuestra estabilidad emocional.
 
O financieramente, si tuviéramos problemas económicos a final de mes, siempre sería más efectivo buscar aquellos recursos que consumen el 80% de nuestro dinero, en vez de sacrificar el cafecito de cada mañana.
 
La proporción del 80-20 resulta muy efectiva y práctica a la hora de establecer prioridades y tomar medidas para optimizar nuestra vida. Merece la pena elaborar de vez en cuando una doble lista (la de 80 y la de 20) de los aspectos que nos preocupan y seguro saldrán a la luz las mejores opciones para mejorarlos.
 
En resumidas cuentas, y aprovechando este Principio de Pareto como recurso para mejorar en nuestro desarrollo personal, se deduce que
 
 

La mayor parte de las cosas por las que nos esforzamos no cambian nada,
y solo una pequeña parte de esas cosas, son las que producen los objetivos deseados.
Por eso, en nuestra búsqueda del Éxito o de la Felicidad,
no es lo más importante hacer más o menos cosas,
sino encontrar aquellas que nos van a proporcionar los mejores resultados.

 
 

 
Feliz 2013, cargado de iusiones, sueños y metas por alcanzar
 
Las Navidades, más allá de esas fechas en las que uno comparte una mesa, unos alimentos y unos recuerdos rodeado de sus seres queridos, resulta la mejor oportunidad para hacer un balance de cómo vamos finalizando el año. De todos los propósitos que teníamos para él, de lo que hemos conseguido y de lo que todavía tenemos a mitad de camino.
 
Siempre, con el año nuevo, surge la motivación d afrontar esos retos que tenemos pendientes: “este año tengo que dejar de fumar”, “mañana mismo me apunto al gimnasio”, “tengo que aprender inglés de una vez”, “quieres casarte conmigo?”…
 
Todos tenemos retos en nuestra vida. Siempre. Y son estos los que hacen de nuestro día a día una experiencia emocionante. El conocer el camino que quieres dar a tu vida sabiendo lo que buscas alcanzar, te hace disfrutar de la experiencia de vivir. Lo que ocurre es que muchas veces no sabemos identificar aquello que nuestro inconsciente desea lograr.
 
Por eso, merece la pena detenerse unos minutos en estos días de trajín y pararse a pensar el recorrido que ha llevado nuestro camino durante los últimos 12 meses. Evaluar las metas que nos habíamos propuesto y cuántas de ellas hemos alcanzado.  Y determinar la manera como hemos actuado para hacer todo eso posible, si el modo de hacerlo ha sido efectivo y qué podríamos hacer para mejorarlo. Y buscar la fuente que nos motive a caminar este nuevo año hacia esas metas que nos quedan pendientes, decididos a hacernos con todas ellas.
 
Detrás de un propósito siempre está el amor. Si conseguimos luchar por una meta motivados por un amor incondicional, cualquier obstáculo se verá pequeño, desaparecerán casi todos los miedos al fracaso y nada parecerá imposible. Recuerda que nada en la vida es imposible si de verdad crees que puedes hacerlo.
 
Por eso, una de las tareas más importantes a la hora de hacer balance, consiste en encontrar esa razón que nos mueve hacia nuestros retos. ¿Por qué quiero dejar de fumar? ¿Por qué quiero hacer crecer mi negocio? ¿Por qué voy ir al gimnasio? ¿Por qué quiero casarme?…  Detrás de todas estas respuestas, aunque a simpe vista no lo parezca, siempre se esconde el AMOR. Puede ser un amor material hacia el dinero, porque crees  que es tu llave a la felicidad; hacia tus padres, a quienes quieres agradecer que te hayan apoyado en las decisiones más duras de tu vida; a tus hijos, porque merecen tener la mejor infancia que puedan imaginar; a tu pareja, en agradecimiento a haber querido recorrer este camino en la vida contigo; a ti mismo, porque consideras que ya es hora de recoger los frutos de todo el esfuerzo que has ido sembrando durante tanto tiempo…
 
Una vez sepamos cuál es ese destino y la verdadera razón de nuestras metas, nuestra fuerza interior conspirará para que podamos alcanzarlo. Y aquellos obstáculos que parecieran insuperables se nos mostrarán cada vez más borrosos y pequeños. Y esa gran fuerza motivadora nos hará crecernos ante cada uno de ellos. Probablemente caigamos en más de una ocasión, pero el Amor hará que no nos rindamos y acabemos alcanzando todo aquello que hubiéramos deseado.
 
Merece la pena tomarse unos minutos. Encontrar dentro de nosotros esas fuerzas que nos motivan. Y determinar todo aquello que nos haría felices en la vida. Y preparar nuestra hoja de ruta para los próximos 365 días. Y comenzar el año decididos a cumplirla.
 
Desde aquí te deseamos lo mejor para este nuevo año que comienza, cargado de ilusiones, de amor y de muchos muchos sueños y metas por alcanzar.
 
 

 
el arte de cocinar
 

El mundo de la gastronomía constituye un verdadero arte. A todos, alguna vez en la vida, nos viene el recuerdo de un determinado manjar que nos ha quedado marcado en nuestro paladar, y todos tenemos una comida favorita que nos apasiona. Y es bien cierto el viejo dicho que asegura que los mejores negocios se deciden en torno a una mesa. Y también las conversaciones más divertidas. Aunque en esto último quizá tenga más que ver muchas veces la bebida que la comida…

Aquellos que disfrutamos entre fogones y pucheros en la cocina sabemos de la indescriptible sensación de poder transmitir a un alimento nuestro toque personal. Aunque pueda parecer exagerado, el amor y el mimo que volcamos en la elaboración de un plato queda plasmado en la suavidad, textura o presentación final.

El tiempo que hayamos decidido pasar en la cocina, se paga con creces cuando nuestra creación sale a la luz, satisfaciendo nuestras espectativas, como el cuadro del pintor que finalmente ha sabido materializar sus sentimientos en el lienzo. Pero todavía más, para aquel que disfruta entre fogones, cocinar despierta nuestros sentidos, se convierte en una tarea gratificante porque aviva nuestro afán de superación, y nos relaja haciendo que quememos preocupaciones y canalicemos nuestra energía en beneficio de nuestra creatividad.

Además, a la mayor parte de las personas se las conquista antes por el estómago que por el corazón. Así que nunca estará de más aficionarnos a la buena cocina si queremos hacer un poquito más felices a los nuestros.

Si a todo ello incorporamos la idea de cocinar y alimentarnos de una manera sana a la vez que rica, nuestra salud física y nuestra salud mental nos lo agradecerán.

“Somos mucho más de lo que comemos,
pero podemos hacer que lo que comamos
nos ayude a ser mucho más de lo que somos”

                                                                (Adelle Davis)

Existen infinidad de blogs dedicados a la gastronomía, con millones de recetas, trucos y explicaciones. Sin embargo, hemos creído que en  www.delavistaalpaladar.com, la experiencia y trayectoria de su creador y la pasión que ha puesto en el sitio merece una mención especial.
Esperamos con ello poder despertar en tí una verdadera pasión entre fogones…

Buen provecho.

 

 

 

cual es la verdadera prosperidad

 

Como decía Wallace D. Wattles en su obra  “La Ciencia de Hacerse Rico” (puedes descargarla totalmente gratis pinchando en el enlace):

“no es posible vivir una vida realmente completa o exitosa a no ser que uno genere riqueza.
Ningún hombre puede elevarse a su mayor altura en el talento o el desarrollo de su alma, a no ser que tenga el suficiente dinero;
para hacer conocer toda su alma y desarrollar al máximo el talento,
él debe poder utilizar muchas cosas,
y él no puede obtener esas cosas a no ser que disponga del dinero para tenerlas”.

 

La verdadera prosperidad comienza en el interior de uno mismo.

Comienza con las intenciones y deseos de alcanzar todos y cada uno  de nuestros sueños. Con una actitud positiva ante aquellos obstáculos que se nos puedan presentar. Con un afán de superación, con una motivación inquebrantable y siendo conscientes de que todo aquello que deseemos es alcanzable. Y con muchas ganas de hacer todas las cosas que nos propongamos, cada día un poquito mejor. Pero ninguna de estas cualidades nos llevará a alcanzar el Éxito en Mayúsculas y compartirlo con aquellas personas que deseemos, si no disponemos de dinero.

 

Robert Kiyosaki nos explicó en “El Cuadrante del Flujo del Dinero” , las 4 maneras como se genera dinero en el mundo. Existe

 

  1. el trabajador asalariado,
  2. el autoempleado, autónomo o pequeño empresario,
  3. el dueño de negocio,
  4. el inversionista.

 

Salvo escasas excepciones, solo los 2 últimos grupos son capaces de generar grandes riquezas. El 95% del dinero que se mueve en el Mundo proviene de ellos que, paradójicamente, representan sólo el 5% de la población. Dicho en otras palabras: son unos pocos los que manejan la mayor parte de dinero en el mundo… es aquí donde deberíamos hacernos la pregunta de si de verdad merece la pena el medio de vida que hemos elegido o si estamos a tiempo y en dispocsición de cambiar a mejor.

Sin embargo,  no todos somos capaces de adherirnos a cualquiera de os cuadrantes: el inversionista debe disponer de gran cantidad dinero de antemano para que pueda generar beneficios y vivir de las rentas, derechos o dividentos… de modo que sólo el tercero, el de ser dueño de tu propio negocio, puede ser accesible para una persona con un poder adquisitivo no demasiado elevado.

 

Existen varias maneras de ser dueño de negocio:

Algunas, como en e caso de los Inversionistas, solo están al alcance de unos pocos. Son aquellas que han pasado de ser pequeñas empresas a ser multinacionales.

Otras, necesitan de una importante inversión inicial para poder llevarse a cabo. Un claro ejemplo pueden ser las grandes cadenas de Franquicias.

Pero existe un tercer grupo, que no sólo no requieren de grandes inversiones, sino que además son los negocios que mayor potencial tienen a medio plazo en el sistema económico actual.

Son aquellos que pertenecen al Network Marketing. Cada día más Compañías del sector del Multinivel o programas de afiliados refuerzan sus planes de compensación con modelos económicos duplicables basados en apalancamientos, factores que son los que al final marcan esa diferencia entre sobrevivir y ser financieramente libre.

 

Si sientes curiosidad por conocer un poquito más acerca de este tipo de negocios, en este blog encontrarás referencias y enlaces a varios sitios de calidad, donde se explica el verdadero potencial y la repercusión que está teniendo en estos últimos años y lo que va a suponer y, de hecho ya está empezando a ser la Economía Mundial en el siglo XXI.

 

Esperamos pueda servirte de ayuda.

 

Y recuerda,

El Éxito no depende de los gobiernos, de la situación económico-social, o de la suerte… solo depende de Ti.

 

 

 

 

Valentina Tereshkova

 

Nacida en un pequeño pueblo en Yaroslavl, a 200km de Moscú, el 6 de marzo de 1937, y siendo fruto de una familia muy humilde, nadie podría nunca haber imaginado que la pequeña Valentina Tereshkova algún día se convertiría en la primera mujer de la Historia en viajar al espacio.

Cuando contaba con solo tres años de edad, quedó huérfana de padre víctima de la Segunda Guerra Mundial. Y su madre, con dos hijas y otro varón que venía de camino, se vio obligada a emigrar a la ciudad, con intención de encontrar trabajo en alguna de las fábricas de la zona. Unos años más tarde, acabada la guerra y con 8 años, por fin Valentina pisaría por primera vez una escuela.

Su juventud siempre estuvo muy ligada a ideas Comunistas, y formó parte del partido en Yaroslavl, al mismo tiempo que trabajaba en una fábrica textil y estudiaba ingeniería técnica industrial. Y probablemente fuera gracias a aquellas convicciones como descubriera su gran pasión: la de volar.

Según iba ascendiendo en la estructura del Partido, hasta ser nombrada Secretaria de las Juventudes Comunistas en su ciudad en 1961, Valentina encontró la oportunidad de dar rienda suelta a su sueño y recibir clases de saltos en un club de paracaidismo, donde pronto adquiriría una gran habilidad. Para entonces, los Soviéticos,  en plena carrera espacial contra los EEUU, querían ser también los primeros en enviar una mujer al espacio, como lo hicieran varios años antes con el primer hombre. Valentina pudo aprovechar su gran experiencia en saltos e ingresó en el Centro de Entrenamientos para Cosmonautas.

Además de una edad máxima de 30 años, una altura máxima de 1,70m, y una “ideología pura”, la experiencia en saltos en paracaídas era uno de los más importantes requisitos que se pedían, ya que entonces las naves funcionaban en modo automático y no aterrizaban, sino que había que tirarse una vez las naves comenzaba a regresar a tierra.

y de entre las más de cuatrocientas candidatas que se presentaron, solo 5 fueron seleccionadas para realizar los entrenamientos. Muy duros entrenamientos de resistencia, condiciones extremas y privación sensorial, de donde solo salió una Elegida…

El 16 de junio de 1963, y con 26 años de edad, Valentina Tereshkova se convertiría en la primera mujer en viajar al espacio, a bordo de la nave Vostok 6. Su familia, convencida de que se encontraba realizando unos entrenamientos de saltos, se enteró por la radio, cuando la Gaviota, su nombre en clave durante la misión, emitió su primer mensaje desde el espacio: “Aquí Gaviota. Veo el horizonte. Una banda azul claro. Ahí está la Tierra. Qué hermosa es!! Todo marcha espléndidamente”.

Pero no todo fue tan espléndidamente. Gravísimos problemas en el cálculo inicial de la trayectoria, hicieron peligrar la operación y las opciones de Valentina de regresar con vida, además de la escasez de comida que le obligó a pasar demasiada hambre. Y por si fuera poco, a su regreso, para solventar los problemas de la trayectoria, tuvo que saltar desde 6000 metros de altura, exhausta y hambrienta, yendo a caer a un lago, de bruces, debido a un desgraciado golpe de viento.

A pesar de todos aquellos contratiempos, fue una gran aventura aquella, y un verdadero Hito en la Historia. Los Soviéticos no volverían a mandar a su segunda mujer al espacio, Svetlana Savítskaya, hasta 19 años después. Pero peor aún les fue a los americanos, que tardarían todavía un año más. Fue Sally Ride, en 1983, la primera mujer americana en orbitar el espacio.

Después de aquella proeza histórica, Valentina se graduó como Ingeniera Espacial en 1969, donde también se doctoró, y fue nombrada Coronel Ingeniero del Ejército del Aire de la Unión Soviética. Además, fue una incansable defensora de los Derechos de la Mujer, de los Derechos Humanos, de la Paz Mundial, y ello le reportó el reconocimiento de todos, con innumerables medallas y condecoraciones: Medalla de oro de la paz de las naciones unidas, varios doctorados “honoris causa”, premio internacional de Londres “mujer del siglo XX”… Existe incluso un cráter en la Luna que lleva su nombre.

Hoy en dia, retirada en una pequeña casa de campo, lleva una vida mucho más tranquila. Pero todavía recuerda aquella verdadera Pasión:

“Si tuviera dinero, viajaría otra vez al Espacio, aunque fuera como turista. 
Y tambien volaría a Marte, incluso con billete solo de ida”

 

 

 

los 9 principios de un trader

1.   El primero y más importante y vital de los  hábitos que un trader debe adquirir si pretende sobrevivir a los azotes de los Mercados, es el de  preservar su capital, pues es nuestra más valiosa herramienta de trabajo.  Por ello, nunca debemos arriesgar mayor capital del que seamos capaces de afrontar (se recomienda no exceder del 2% del capital total de nuestra cuenta, y siempre que este sea un dinero que realmente no vayamos a necesitar. Nunca deberiamos operar con un dinero que no  podamos permitirnos  perder).
Lo bueno que tiene el trading, es que a primera vista, no sabemos cúanto es lo que una operación nos puede aportar en beneficios, pero sí sabemos cuánto estamos dispuestos a perder, y en base a eso, simpre jugamos con la ventaja de arriesgar nunca más del máximo que nos hemos fijado, en base a lo que se denomina “lotes variables”.

2.    Una de las reglas de oro en el Trading es que nunca caminemos hacia atrás ni  cancelemos o movamos en nuestra contra  nuestra orden de stop de perdidas. El stop, o punto de salida en una operación que se nos devuelve, es lo primero que debemos decidir, en base a eso se calcula el apalancamiento y la cantidad de lotes a comprar/vender, y es uno de los principales niveles que debemos vigilar para las salidas de nuestras operaciones y también para los posibles cambios de las tendencias  como primera señal de fuerza a la contra. Por tanto, no nos sirve de nada mantener una opercacion en la que el mercado nos está informando que ya es posible que haya finalizado la fuerza hacia ese lado.

3.   De ese modo, debemos ser rápidos a la hora de cortar las pérdidas ante las primeras señales, pero también debemos tener la habilidad de dejar correr las ganancias cuando suceda. Muchas veces, cuando una operación se vuelve ganadora, el mercado nos dará la oportunidad de correr nuestros stops a puntos ganadores (por encima ya de nuestro punto de entrada, con lo que si el mercado diera la vuelta, una vez nos sacara ya no saldríamos perdiendo).

4.    Debemos dejar correr las ganancias, pero siempre conviene asegurar y cerrar parte de esas posiciones ganadoras y dejar el resto correr. No hay mayor golpe psicológico que tener una buena operación ganadora y que acabe siendo perdedora por no haber asegurado parte de las ganancias.

5.   Nunca subestimes a los Mercados. No te creas mas listo que ellos. El  mercado siempre tiene la razón. Cuanto antes entiendas la verdad de todo esto, antes estarás a salvo de quedar fuera del juego.

6.   No somos ni compradores ni vendedores, vamos siempre a favor de la fuerza predominante.  Por eso, no tengas nunca miedo de cambiar de chaqueta. Si al iniciar un trade el mercado no hace lo que esperabas, bajate del mismo. Lo mas impotante es seguir tu sistema.

7.   Lo ideal es que nuestro sistema ejecute más trades buenos que malos, y que al mismo tiempo nos ofrezca una relación beneficio/riesgo también superior. Aun y todo, empieza a asimilar que los trades malos son parte de la operativa. Que tienes que controlar las emociones que te provocan si no quieres que hagan daño a tu operativa. Cuando encajes un trade perdedor, olvídalo rápido. Cuando obtengas uno ganador, olvídalo todavía más rápido. No permitas que las emociones, la rabia, la avaricia, la euforia… te hagan salirte de las normas y leyes de tu sistema de trading y pierdas la objetividad del mercado, el control del riesgo y con ello tu dinero, de una manera demasiado rápida.

8.   Utiliza un sistema testado y que haya funcionado en el tiempo antes de arriesgar tu dinero en algo de lo que desconoces sus virtudes. Un backtesting te aportará valiosos datos como el mayor número de pérdidas consecutivas que ha soportado una mala racha,  la mayor cantidad de puntos ganados o perdidos en una sola operación, o sus comportamientos en diferentes escenarios.  Debería ser la herramienta más importante de todo trader, porque es donde realmente se optimizan todos los sistemas.

9.   Nunca persigas al mercado. Entra siempre ante las primeras señales. Y si el mercado se te escapa, no corras en su busca, o te acabará pegando fuerte. Siempre aparecen nuevas oportunidades. Aprende a mantenerte al margen del mercado en esas ocasiones. Porque a veces, no tomar una posicion, significa realmente tomar la posicion más acertada, la que nunca se pierde…

 
la historia del carpintero

 
Cuenta la historia que un día, en una carpintería, todas las herramientas se reunieron para discutir sus diferencias.
 
El martillo, el más efusivo de todas ellas,  se adelantó a decir que él debía de ser el presidente, Porque en todo el lugar no había herramienta  más fuerte que él.
 
Sin embargo, algunas de sus compañeras, indignadas,  pidieron su renuncia, porque siempre estaba haciendo demasiado ruido, era rudo y agresivo y todo lo arreglaba a la fuerza.
 
Dicho aquello, el martillo, en parte, dolido, admitió su culpa, pero también pidió que renunciara el destornillador, porque era demasiado terco, y siempre acababa  dando demasiadas vueltas hasta lograr conseguir aquello que se proponía.
 
El destornillador, también admitió su parte de culpa, pero pidió que se expulsara a la lija, que se comportaba siempre de un modo áspero y seco en el trato con las demás.
 
La lija, sintiéndose sorprendida a la vez que culpable por tales acusaciones, arremetió contra el metro, que siempre buscaba medir a los demás según su criterio, con dotes de superioridad, como si sólo él fuera perfecto.
 
Justo en ese momento, el carpintero entró en el cuarto, juntó todas sus herramientas e inició su trabajo. Y utilizando su martillo, su destornillador, su lija y su metro, convirtió unos pedazos  de  madera rústica en un precioso y elegante mueble.
 
Cuando el carpintero, satisfecho, acabó su trabajo y se fue, las herramientas quisieron continuar con aquella asamblea. Pero el serrucho, muy vivo y cortante, se adelantó, y les demostró con aquella actitud de su dueño,  que todas ellas tenían sus pequeños defectos. Pero que él trabajaba con ellas resaltando las cualidades y puntos mas valiosos de cada una, en lugar de fijarse solamente en sus flaquezas.
 
Que amaba a su martillo porque era fuerte.
 
A su destornillador porque unía con decisión.
 
A su lija porque limaba todas las asperezas.
 
Y al metro porque era preciso y exacto en su trabajo.
 
Y que todas aquellas herramientas, formaban un equipo capaz de generar Calidad.
 
Y en ese momento, todas se sintieron afortunadas de poder trabajar juntas.
 
En las personas, del mismo modo que con aquellas herramientas,  no sirve de nada encontrar los defectos de los demás. Tenemos que buscar la manera de complementar los defectos con las fortalezas  y  virtudes de cada uno. Para juntos, poder formar Equipos capaces de generar Calidad. Es ahí donde florecen las mayores conquistas humanas.