onicofagia

All posts tagged onicofagia

 

La onicofagia, el hábito de morderse las uñas

 

La Onicofagia es el hábito de morderse las uñas. Se trata de un trastorno nervioso habitual en la pubertad,  aunque en muchos casos perdura hasta la edad adulta, y que puede resultar imposible de controlar.

Los expertos dicen que se trata de un mecanismo de defensa que activamos inconscientemente para rebajar la ansiedad. Algo así como pensar que “si hacemos algo placentero como mordernos las uñas reduciremos la tensión que nos provoca cierta situación”.
Dicho en otras palabras, desviamos la atención llegando a creer en ella como una actividad relajante, una distracción fácil.

Sin embargo, esta conducta puede tener consecuencias realmente negativas para el individuo.
Más allá de los trastornos físicos que puede arrastrar, como puedan ser la deformación de manos y dientes, infecciones en la mucosa bucal y  lecho ungueal (la parte que se encuentra bajo las uñas), los trastornos psicológicos son los que pueden acarrear peores consecuencias a largo plazo. La imposibilidad de realizar ciertas tareas cotidianas por falta de precisión en los dedos (soltar nudos fuertes, abrir determinados envases, despegar cinta adhesiva…), el rechazo a mostrar las manos en público, el no querer mostrar una sonrisa desgastada… creará mayor inseguridad al individuo, lo que provocará inconscientemente que recurra más intensamente a su vía de esparcimiento: seguir mordiéndose las uñas…

Es una práctica que comienza en la infancia, sobre todo entre los niños más nerviosos, y en muchos casos, se acaba convirtiendo en una rutina automática que el afectado realiza de manera totalmente inconsciente. Pero en ocasiones también puede ser consecuencia de la imitación que realiza el niño de aquello que ve hacer a sus padres o hermanos mayores, cuando estos padecen el mismo hábito.

Se trata de una costumbre difícil de romper cuando viene provocada por situaciones de estrés, nerviosismo, insatisfacción, etc. Cada vez que la persona se encuentra en situaciones negativas como estas, la manía se intensifica e inconscientemente, el hecho de practicarla parece que nos alivia, haciendo que se intensifique todo el círculo vicioso que lo mueve.

En definitiva, la mayor parte de las veces son razones psicológicas las que nos mueven a mordernos las uñas. Y si queremos erradicar esta costumbre de nuestra vida, debemos comprometernos a llevar un control de las situaciones que nos provocan esta conducta. Por eso, es muy recomendable llevar anotaciones de por qué y cómo caemos en la tentación.
Debemos anotar las situaciones en las que nos descubrimos mordiéndonos las uñas, y buscar las razones que nos han levado a ello. Todo tiene una razón Psicológica. ¡A nadie le gusta el sabor de una uña, ni la imagen que damos cuando nos metemos las manos en a boca, ni el lamentable aspecto de nuestros dedos! Por eso, esas notas arrojarán algunos datos interesantes. Y nos harán pensar en las razones por las cuales nos sentimos tentados a aliviar esas incomodidades con un hábito tan engañoso como negativo para nuestra salud y nuestra autoestima. El dejar de morderse las uñas, como dejar de fumar o dejar de arrancarse los pelos de las cejas o de la cabeza, no es cuestión de fuerza de voluntad, sino de superar aquellas inseguridades que nos trastornan.

Así es. En el momento que nos sintamos tranquilos y seguros a la hora de hablar en público, de conducir nuestro coche, de asistir a una reunión con nuestro jefe, o de ver un partido de nuestro equipo favorito, y lleguemos a creer que podemos disfrutar de ello, nada en nuestro inconsciente nos tentará a mordernos las uñas, porque además de no necesitarlo, finalmente nos habremos dado cuenta de que no tenía ningún sentido.

Se trata de una programación y corrección mental. En todas las adicciones el cerebro asocia un falso beneficio con el elemento al cual se siente vinculado. Cuando la persona finalmente comprueba que dichos beneficios no existen, el vínculo queda roto, y casi sin necesidad de fuerza de voluntad, la adicción tarde o temprano termina desapareciendo.
Puesto que todo se basa en una reprogramación de nuestra manera de pensar, te invitamos a que no dudes en consultar  este artículo que dedicamos a Cómo dejar de fumar.  Estamos convencidos de que sus conceptos también ayudarán a dejar de morderse las uñas.