prosperidad

All posts tagged prosperidad

 
Feliz 2013, cargado de iusiones, sueños y metas por alcanzar
 
Las Navidades, más allá de esas fechas en las que uno comparte una mesa, unos alimentos y unos recuerdos rodeado de sus seres queridos, resulta la mejor oportunidad para hacer un balance de cómo vamos finalizando el año. De todos los propósitos que teníamos para él, de lo que hemos conseguido y de lo que todavía tenemos a mitad de camino.
 
Siempre, con el año nuevo, surge la motivación d afrontar esos retos que tenemos pendientes: “este año tengo que dejar de fumar”, “mañana mismo me apunto al gimnasio”, “tengo que aprender inglés de una vez”, “quieres casarte conmigo?”…
 
Todos tenemos retos en nuestra vida. Siempre. Y son estos los que hacen de nuestro día a día una experiencia emocionante. El conocer el camino que quieres dar a tu vida sabiendo lo que buscas alcanzar, te hace disfrutar de la experiencia de vivir. Lo que ocurre es que muchas veces no sabemos identificar aquello que nuestro inconsciente desea lograr.
 
Por eso, merece la pena detenerse unos minutos en estos días de trajín y pararse a pensar el recorrido que ha llevado nuestro camino durante los últimos 12 meses. Evaluar las metas que nos habíamos propuesto y cuántas de ellas hemos alcanzado.  Y determinar la manera como hemos actuado para hacer todo eso posible, si el modo de hacerlo ha sido efectivo y qué podríamos hacer para mejorarlo. Y buscar la fuente que nos motive a caminar este nuevo año hacia esas metas que nos quedan pendientes, decididos a hacernos con todas ellas.
 
Detrás de un propósito siempre está el amor. Si conseguimos luchar por una meta motivados por un amor incondicional, cualquier obstáculo se verá pequeño, desaparecerán casi todos los miedos al fracaso y nada parecerá imposible. Recuerda que nada en la vida es imposible si de verdad crees que puedes hacerlo.
 
Por eso, una de las tareas más importantes a la hora de hacer balance, consiste en encontrar esa razón que nos mueve hacia nuestros retos. ¿Por qué quiero dejar de fumar? ¿Por qué quiero hacer crecer mi negocio? ¿Por qué voy ir al gimnasio? ¿Por qué quiero casarme?…  Detrás de todas estas respuestas, aunque a simpe vista no lo parezca, siempre se esconde el AMOR. Puede ser un amor material hacia el dinero, porque crees  que es tu llave a la felicidad; hacia tus padres, a quienes quieres agradecer que te hayan apoyado en las decisiones más duras de tu vida; a tus hijos, porque merecen tener la mejor infancia que puedan imaginar; a tu pareja, en agradecimiento a haber querido recorrer este camino en la vida contigo; a ti mismo, porque consideras que ya es hora de recoger los frutos de todo el esfuerzo que has ido sembrando durante tanto tiempo…
 
Una vez sepamos cuál es ese destino y la verdadera razón de nuestras metas, nuestra fuerza interior conspirará para que podamos alcanzarlo. Y aquellos obstáculos que parecieran insuperables se nos mostrarán cada vez más borrosos y pequeños. Y esa gran fuerza motivadora nos hará crecernos ante cada uno de ellos. Probablemente caigamos en más de una ocasión, pero el Amor hará que no nos rindamos y acabemos alcanzando todo aquello que hubiéramos deseado.
 
Merece la pena tomarse unos minutos. Encontrar dentro de nosotros esas fuerzas que nos motivan. Y determinar todo aquello que nos haría felices en la vida. Y preparar nuestra hoja de ruta para los próximos 365 días. Y comenzar el año decididos a cumplirla.
 
Desde aquí te deseamos lo mejor para este nuevo año que comienza, cargado de ilusiones, de amor y de muchos muchos sueños y metas por alcanzar.
 
 

 
La Autosuperación (Historia de las 4 Semillas)
 
Cuenta la historia que un día, 4 semillas de roble fueron arrastradas por el viento y llegaron a parar a un pequeño claro de una selva. Y allí, esperando la mejor ocasión para desarrollarse y convertirse en grandes y fuertes robles, se quedaron ocultas en el suelo.
 
Una mañana, con la primera luz de un brillante sol que regaba de vida y de color aquel lugar, una de aquellas semillas decidió comenzar a germinar. Pero no tardó mucho en descubrir que aquello no sería tarea fácil. Precisamente en aquel claro de la selva vivía un grupo de monos, que se divertían arrojando piedras a cualquier planta que quisiera asomar la cabeza decidida a crecer. De este modo, no solo se divertían, sino que también desarrollaban sus habilidades y su puntería para la caza, y mantenían aquella zona libre de vegetación.
 
Aquella primera experiencia de la semilla con los monos, la dejó casi partida por la mitad. Era demasiado débil para aguantar la fuerza de una piedra sobre su costado… y cuando las demás semillas se enteraron de lo ocurrido, decidieron que lo mejor sería esperar a que el grupo de monos se fuera para siempre, para empezar a crecer.
 
Pero hubo una semilla que pensó que al menos debería intentarlo. Y decidida a ello, empezó a germinar. Pero nada más asomar por encima del suelo, recibió su primera piedra, a la que siguieron otras tantas, hasta quedar completamente doblada. Las demás semillas fueron a pedirle que dejara de intentarlo, que no merecía la pena. Pero aquella semilla no desistió, y una y otra vez salía a intentar crecer y convertirse en un grande y fuerte árbol. Y una y otra vez caía doblada por el impacto de las muchas piedras que los monos le arrojaban. Solo algunos días conseguía evitar aquellos golpes. Pero siempre, al día siguiente, algún mono acertaba, y volvía a acabar doblándose y cayendo, y todo volvía a empezar para ella.
 
Hasta que un día, la semilla ya no se dobló. Recibió una piedra, y luego otra, y otra más. Pero aguantó el golpe de cada una, y no llego a doblarse con ninguno de aquellos golpes. Y es que ya había recibido tantos golpes y se había doblado tantas veces que ya su pequeño tronco estaba lleno de nudos y cicatrices que la hacían crecer y desarrollarse mas fuerte que las otras semillas. Así, su delicado tronco se fue haciendo más resistente, hasta ser capaz de superar el golpe de cada piedra. Y para cuando los monos se hubieron dado cuenta de aquello, tampoco fueron capaces de arrancar la planta con sus manos, porque ya era demasiado fuerte. Y allí se quedó, y siguió creciendo, creciendo y creciendo.
 
Y gracias a aquella fuerza de su tronco, y después de haber superado las mayores dificultades en la selva, aquel árbol acabó convirtiéndose en el más majestuoso de los árboles de aquel lugar, mientras las otras semillas seguían esperando que aquellos monos desaparecieran para salir y crecer y desarrollarse, sin saber que precisamente aquellos monos eran los únicos capaces de fortalecer sus troncos y hacer de ellos los más altos de todos los árboles que allí había, a base de cada una de todas aquellas piedras que los irían fortaleciendo para todos los problemas que encontrarían durante su crecimiento y su vida.
 

Por gentileza de Pedro Pablo Sebastián, extraído de www.cuentosparadormir.com
 
 

 
el arte de cocinar
 

El mundo de la gastronomía constituye un verdadero arte. A todos, alguna vez en la vida, nos viene el recuerdo de un determinado manjar que nos ha quedado marcado en nuestro paladar, y todos tenemos una comida favorita que nos apasiona. Y es bien cierto el viejo dicho que asegura que los mejores negocios se deciden en torno a una mesa. Y también las conversaciones más divertidas. Aunque en esto último quizá tenga más que ver muchas veces la bebida que la comida…

Aquellos que disfrutamos entre fogones y pucheros en la cocina sabemos de la indescriptible sensación de poder transmitir a un alimento nuestro toque personal. Aunque pueda parecer exagerado, el amor y el mimo que volcamos en la elaboración de un plato queda plasmado en la suavidad, textura o presentación final.

El tiempo que hayamos decidido pasar en la cocina, se paga con creces cuando nuestra creación sale a la luz, satisfaciendo nuestras espectativas, como el cuadro del pintor que finalmente ha sabido materializar sus sentimientos en el lienzo. Pero todavía más, para aquel que disfruta entre fogones, cocinar despierta nuestros sentidos, se convierte en una tarea gratificante porque aviva nuestro afán de superación, y nos relaja haciendo que quememos preocupaciones y canalicemos nuestra energía en beneficio de nuestra creatividad.

Además, a la mayor parte de las personas se las conquista antes por el estómago que por el corazón. Así que nunca estará de más aficionarnos a la buena cocina si queremos hacer un poquito más felices a los nuestros.

Si a todo ello incorporamos la idea de cocinar y alimentarnos de una manera sana a la vez que rica, nuestra salud física y nuestra salud mental nos lo agradecerán.

“Somos mucho más de lo que comemos,
pero podemos hacer que lo que comamos
nos ayude a ser mucho más de lo que somos”

                                                                (Adelle Davis)

Existen infinidad de blogs dedicados a la gastronomía, con millones de recetas, trucos y explicaciones. Sin embargo, hemos creído que en  www.delavistaalpaladar.com, la experiencia y trayectoria de su creador y la pasión que ha puesto en el sitio merece una mención especial.
Esperamos con ello poder despertar en tí una verdadera pasión entre fogones…

Buen provecho.

 

 

 

El Grupo de los Ganadores

 

Decía Brian Tracy en su obra   “Las 21 Leyes Inquebrantables del Éxito”  que existen dos tipos de personas en el mundo: las ganadoras y las perdedoras. Nos guste o no, resulta una clasificación así de simple y no precisamente por ello le falte razón…

La única gran diferencia entre los ganadores y los perdedores está en la mente de cada uno, en su cabeza, y en sus deseos de ganar y de alcanzar todas sus metas.

Todos hemos deseado alguna vez parecernos a ese deportista que domina en todos los torneos que disputa, a ese músico que acaricia su instrumento y hace que parezca todo tan sencillo, a ese profesional que ha alcanzado las cotas más altas en su disciplina y  es reconocido en el mundo entero, a ese emprendedor que en su día comenzara de la nada, con un pequeño negocio, y que a base de empeño y buenas ideas ha multiplicado su volumen exponencialmente.

Ray Kroc,  un emprendedor como pocos, creó la Megamultinacional  McDonalds a partir de una idea que surgió de una visita que hizo como vendedor de maquinas de hacer batidos a un pequeño restaurante.  Siendo un ejemplo de verdadero visionario en el mundo de los negocios, dedicó gran parte de su vida a dar conferencias por todo el mundo. Una de las historias que contaba habitualmente era la anécdota de un pianista que después de un concierto, fue sorprendido en el camerino por la visita de una admiradora, que le confesó que habría dado su vida por tocar el piano como él.

– “Pues no, probablemente no habría dado su vida, señora” – le respondió.  “Porque si se hubiera sacrificado lo suficiente, ahora estaría tocando el piano como yo”.
 
Tal y como cuenta esa historia, Todo éxito duradero en la vida implica  asumir ciertas responsabilidades y  sacrificarse cada día para poder alcanzarlo. Todo deportista de élite, al final de su carrera, habrá dedicado miles de horas preparándose para el éxito, con duros entrenamientos y dietas estrictas, alejándose a menudo del ambiente festivo o de la diversión.
 
Lo mismo ocurre con los verdaderos artistas, gente de negocios o profesionales destacados. Mientras muchos pudieran estar tomando cervezas con sus amigos, o viendo la serie de moda en el sofá de su casa, ellos estudiaban, entrenaban y se formaban. Y hoy, son aquello que todos los otros desearon, pero que no se esforzaron lo suficiente en alcanzar.
9 de cada 10 personas que se esfuerzan de verdad para alcanzar el Éxito, tarde o temprano  acaban alcanzando ese éxito e incluso uno todavía mayor.
 
Y ahora, mientras muchos pueden estar dormidos en su cama, divirtiéndose con sus amigos o enganchados al programa de moda de la televisión, tu estas aquí, buscando el camino y dispuesto a no dejar de intentar alcanzar algún día tu verdadero Éxito, el Éxito con mayúsculas, y estas luchando por ello.
 
Desde aquí te animo a que nunca te rindas si de verdad tus sueños merecen la pena…
 
Y algún día nos veremos en la cima.

 

 

 

cual es la verdadera prosperidad

 

Como decía Wallace D. Wattles en su obra  “La Ciencia de Hacerse Rico” (puedes descargarla totalmente gratis pinchando en el enlace):

“no es posible vivir una vida realmente completa o exitosa a no ser que uno genere riqueza.
Ningún hombre puede elevarse a su mayor altura en el talento o el desarrollo de su alma, a no ser que tenga el suficiente dinero;
para hacer conocer toda su alma y desarrollar al máximo el talento,
él debe poder utilizar muchas cosas,
y él no puede obtener esas cosas a no ser que disponga del dinero para tenerlas”.

 

La verdadera prosperidad comienza en el interior de uno mismo.

Comienza con las intenciones y deseos de alcanzar todos y cada uno  de nuestros sueños. Con una actitud positiva ante aquellos obstáculos que se nos puedan presentar. Con un afán de superación, con una motivación inquebrantable y siendo conscientes de que todo aquello que deseemos es alcanzable. Y con muchas ganas de hacer todas las cosas que nos propongamos, cada día un poquito mejor. Pero ninguna de estas cualidades nos llevará a alcanzar el Éxito en Mayúsculas y compartirlo con aquellas personas que deseemos, si no disponemos de dinero.

 

Robert Kiyosaki nos explicó en “El Cuadrante del Flujo del Dinero” , las 4 maneras como se genera dinero en el mundo. Existe

 

  1. el trabajador asalariado,
  2. el autoempleado, autónomo o pequeño empresario,
  3. el dueño de negocio,
  4. el inversionista.

 

Salvo escasas excepciones, solo los 2 últimos grupos son capaces de generar grandes riquezas. El 95% del dinero que se mueve en el Mundo proviene de ellos que, paradójicamente, representan sólo el 5% de la población. Dicho en otras palabras: son unos pocos los que manejan la mayor parte de dinero en el mundo… es aquí donde deberíamos hacernos la pregunta de si de verdad merece la pena el medio de vida que hemos elegido o si estamos a tiempo y en dispocsición de cambiar a mejor.

Sin embargo,  no todos somos capaces de adherirnos a cualquiera de os cuadrantes: el inversionista debe disponer de gran cantidad dinero de antemano para que pueda generar beneficios y vivir de las rentas, derechos o dividentos… de modo que sólo el tercero, el de ser dueño de tu propio negocio, puede ser accesible para una persona con un poder adquisitivo no demasiado elevado.

 

Existen varias maneras de ser dueño de negocio:

Algunas, como en e caso de los Inversionistas, solo están al alcance de unos pocos. Son aquellas que han pasado de ser pequeñas empresas a ser multinacionales.

Otras, necesitan de una importante inversión inicial para poder llevarse a cabo. Un claro ejemplo pueden ser las grandes cadenas de Franquicias.

Pero existe un tercer grupo, que no sólo no requieren de grandes inversiones, sino que además son los negocios que mayor potencial tienen a medio plazo en el sistema económico actual.

Son aquellos que pertenecen al Network Marketing. Cada día más Compañías del sector del Multinivel o programas de afiliados refuerzan sus planes de compensación con modelos económicos duplicables basados en apalancamientos, factores que son los que al final marcan esa diferencia entre sobrevivir y ser financieramente libre.

 

Si sientes curiosidad por conocer un poquito más acerca de este tipo de negocios, en este blog encontrarás referencias y enlaces a varios sitios de calidad, donde se explica el verdadero potencial y la repercusión que está teniendo en estos últimos años y lo que va a suponer y, de hecho ya está empezando a ser la Economía Mundial en el siglo XXI.

 

Esperamos pueda servirte de ayuda.

 

Y recuerda,

El Éxito no depende de los gobiernos, de la situación económico-social, o de la suerte… solo depende de Ti.

 

 

 

El Dinero y la Espiritualidad son Naturales al Ser Humano

 

Las personas hemos crecido  autoconvenciéndonos de que el dinero es capaz de generarnos una enorme satisfacción, pero que al mismo tiempo supone un atentado contra nuestro aspecto más espiritual, porque algo en algún momento de nuestra vida nos ha hecho creer que el dinero es algo sucio, y que es de alguna manera sucia como se generan las mayores riquezas y que no es sino a costa de otras personas como realmente se consigue.
La sociedad actual ha aprendido a hacerlo de la manera más mezquina y egoísta, gracias a los nuevos mafiosos obsesionados con amasar la mayor de las fortunas a base de engaños y extorsión. Nos rodean, nos gobiernan y nos dominan, y acabamos creyendo que es así como se crea una fortuna al mismo tiempo que nos van sacando nuestra sangre y nuestro dinero para crear la suya propia.

Pero no es así. El dinero no es malo. Ese es el tópico con el que han crecido nuestras emociones y nuestras creencias.

El dinero es algo vivo. Es energía que necesita fluir, y no lo hacemos fluir porque nos invaden los miedos, y más aun en tiempos de crisis, que nos hacen temer gastar y sentimos que tenemos demasiado cerca la escasez.

Toda creencia limitante nos frena, nos bloquea y nos cierra las puertas al bienestar. Rechacemos toda actitud de humildad, de sacrificio, de carencia o necesidad. Podremos atascarnos en momentos económicos delicados en nuestra vida, pero siempre pensaremos en la abundancia y nos comportaremos como así lo fuera, y acabaremos atrayendo ese dinero, para poder contribuir a mejorar nuestra vida, y al mismo tiempo, podremos mejorar también nuestro mundo.

Porque el dinero y la riqueza son propios al ser humano. Hemos venido a este mundo a dar lo mejor de nosotros mismos, y esta es una de las recompensas a ese esfuerzo y un medio insustituible para dar todavía mucho mas, y también para darlo mucho mejor.

Hay dinero suficiente como para generar riqueza en todos los seres humanos, y podemos estar seguros que no tiene por qué acabarse…

La Ley de la Correspondencia premia al que corresponde, y el dinero siempre abre una puerta a la evolución y al progreso, que no es sino una de nuestras tareas en esta vida, hacer que nuestro paso por ella deje una huella positiva y profunda… Y marcharnos de aquí habiendo dejado el mundo mejor de como lo hemos encontrado a nuestra llegada.

El Universo ha querido que el hombre posea dinero, es parte de nosotros y nos corresponde. Nacimos para ser ricos y financieramente libres a la vez que honrados. Por eso no debemos odiar a los ricos, pero sí la manera como algunos han llegado a ser ricos.

Todos llevamos dentro el espíritu de la abundancia y del bienestar. Debemos regar nuestra vida con ello, y creer en su poder ilimitado.

La abundancia nos pertenece… Siente que ya la tienes, y tarde o temprano la acabarás teniendo.

 

En el siguiente Link encontrarás la obra de Wallace D. Wattles, “La Ciencia de Hacerse Rico”, una obra que su propio autor ha querido distribuir totalmente gratis para que todos podamos  acceder al conocimiento de esta Ley tan potente que Gobierna nuestro Universo.

 

LA CIENCIA DE HACERSE RICO (de Wallace D. Wattles)

 

 

apalancamiento

 

Las Grandes Fortunas solo se generan gracias a los Ingresos Residuales.
Pueden ser aquellos ingresos que llegan como regalías o derechos de autor a los escritores y compositores.
O los dividendos que reciben los inversores periódicamente por el mantenimiento de determinados activos financieros.
O las rentas que se cobran por el alquiler de locales y viviendas.

La mayoría de nosotros recibimos un ingreso lineal por el desempeño de nuestro trabajo. Ya sea un ingreso fijo en el caso de un trabajador por cuenta ajena que recibe su nómina al final de cada mes, o un ingreso que puede depender del balance de gastos e ingresos de nuestro negocio.
No importa el caso en el que nos encontremos, ni que seamos abogados, médicos especialistas, dependientes de un comercio o dueños de un modesto pequeño negocio. Todos nosotros trabajamos a cambio de una cantidad mayor o menor de dinero. En el momento que dejamos de trabajar, nuestros ingresos también dejan de llegar a nuestras manos, y al mismo tiempo dejan de trabajar para nosotros.

Esto es lo que en Economía Financiera se llama Ingreso Lineal. Es decir, trabajar a cambio de dinero. Por muy grande que sea tu salario, o el balance positivo de tu pequeño negocio, siempre debes desarrollar una tarea a cambio de cada céntimo que ganas. Y tus ingresos nunca superarán cierto punto, que estará definido por el número de horas disponibles en tu vida laboral.

Pero existe un tipo de ingresos que continúa llegando hasta nosotros a pesar de que hayamos finalizado nuestra actividad laboral: El Ingreso Residual. Una vez que el escritor, el inversor o dueño de un local, ha establecido esa corriente de flujo de efectivo, el ingreso seguirá dándose aunque la persona decida tomarse fiesta o dejar de trabajar indefinidamente.

Pero hay todavía más. El ingreso residual es el único tipo de ingresos que provee verdadera potenciación, gracias a

El Poder del Apalancamiento:

Hace décadas, ya decía Paul Getty, multimillonario magnate petrolero

“prefiero tener el uno por ciento de los esfuerzos de cien personas,
antes que el ciento por ciento de mis propios esfuerzos”

Getty tenía toda la razón: ninguna persona tiene ni el tiempo ni la energía necesarias para construir un negocio exitoso por su cuenta. Del mismo modo, el ingreso residual es el único tipo de ingreso que no exige multiplicar esfuerzos para multiplicar beneficios. Es lo que se denomina Apalancamiento Financiero.

La acumulación por apalancamiento financiero, de diferentes flujos de efectivo y, sobre todo, el apalancamiento personal, son los únicos medios que hacen que se puedan generar, en última instancia, las grandes fortunas, gracias al crecimiento geométrico que ofrecen.

Y basta un simple ejemplo para explicar este concepto:

Si me dieran la opción de coger 100.000 euros en efectivo o la garantía de poseer un céntimo y poder duplicarlo cada día durante un mes, después de esos 31 días tendría aquellos 100.000 euros iniciales si hubiera escogido la opción primera, o más de 21 millones de euros si hubiera escogido la segunda…

Ese es el asombroso poder del crecimiento geométrico. Una perfecta maquinaria engranada a base de Ingreso Residual y Apalancamiento.

A pesar de que no todos hemos nacido con la habilidad de escribir un best-seller, de crear una multinacional que cotice en bolsa o de invertir cientos de miles de euros en activos financieros o bienes inmuebles, hoy en día son muchos los negocios que nos permiten generar suculentos ingresos residuales, y abrirnos las puertas a esa posibilidad de alcanzar la libertad financiera o, al menos, no cambiar cada minuto de nuestro tiempo por un salario. Miles de personas en todo el mundo obtienen bonitos beneficios operando en Mercados Financieros o haciendo crecer sus Redes en un Negocio Multinivel. Solo tenemos que abrir nuestros ojos a las diferentes oportunidades que surgen cada día en este Gran Mercado Laboral tan fértil en el que nos ha tocado vivir. Es casi infinito el número de  empresas que nos permiten ingresar a sus Programas de Afiliados, que no es sino otra manera de generar un ingreso residual…

Si quieres profundizar un poquito más te invito a visitar esta web amiga y leer el siguiente artículo sobre El Apalancamiento Financiero en los Mercados

 

 

 
la historia del carpintero

 
Cuenta la historia que un día, en una carpintería, todas las herramientas se reunieron para discutir sus diferencias.
 
El martillo, el más efusivo de todas ellas,  se adelantó a decir que él debía de ser el presidente, Porque en todo el lugar no había herramienta  más fuerte que él.
 
Sin embargo, algunas de sus compañeras, indignadas,  pidieron su renuncia, porque siempre estaba haciendo demasiado ruido, era rudo y agresivo y todo lo arreglaba a la fuerza.
 
Dicho aquello, el martillo, en parte, dolido, admitió su culpa, pero también pidió que renunciara el destornillador, porque era demasiado terco, y siempre acababa  dando demasiadas vueltas hasta lograr conseguir aquello que se proponía.
 
El destornillador, también admitió su parte de culpa, pero pidió que se expulsara a la lija, que se comportaba siempre de un modo áspero y seco en el trato con las demás.
 
La lija, sintiéndose sorprendida a la vez que culpable por tales acusaciones, arremetió contra el metro, que siempre buscaba medir a los demás según su criterio, con dotes de superioridad, como si sólo él fuera perfecto.
 
Justo en ese momento, el carpintero entró en el cuarto, juntó todas sus herramientas e inició su trabajo. Y utilizando su martillo, su destornillador, su lija y su metro, convirtió unos pedazos  de  madera rústica en un precioso y elegante mueble.
 
Cuando el carpintero, satisfecho, acabó su trabajo y se fue, las herramientas quisieron continuar con aquella asamblea. Pero el serrucho, muy vivo y cortante, se adelantó, y les demostró con aquella actitud de su dueño,  que todas ellas tenían sus pequeños defectos. Pero que él trabajaba con ellas resaltando las cualidades y puntos mas valiosos de cada una, en lugar de fijarse solamente en sus flaquezas.
 
Que amaba a su martillo porque era fuerte.
 
A su destornillador porque unía con decisión.
 
A su lija porque limaba todas las asperezas.
 
Y al metro porque era preciso y exacto en su trabajo.
 
Y que todas aquellas herramientas, formaban un equipo capaz de generar Calidad.
 
Y en ese momento, todas se sintieron afortunadas de poder trabajar juntas.
 
En las personas, del mismo modo que con aquellas herramientas,  no sirve de nada encontrar los defectos de los demás. Tenemos que buscar la manera de complementar los defectos con las fortalezas  y  virtudes de cada uno. Para juntos, poder formar Equipos capaces de generar Calidad. Es ahí donde florecen las mayores conquistas humanas.