pusvalías

All posts tagged pusvalías

 
La Inversión en Bienes Raíces
 
La inversión en propiedades inmobiliarias es una de las más rentables y seguras que se conocen. Es un sector que puede reportar buenos beneficios al largo plazo. Y es la manera más sencilla de generar ingresos residuales.
 
Hoy en día, con una crisis económica sin precedentes y debido en gran medida a la burbuja inmobiliaria y el ansia de muchos de querer hacer rápidas fortunas especulando con este tipo de bienes, el sector está soportando el peor momento de su vida. Muchos de aquellos que compraron propiedades en los años de vacas gordas, han visto cómo se hace difícil vender esas mismas propiedades a un mismo precio, y menos todavía intentar sacarles ningún beneficio. Los precios habían tocado techo y aquellos que compraron alto se han visto totalmente atrapados entre sus cuatro paredes. La falta de trabajo, las condiciones siempre favorables a los bancos o el miedo a lo que pueda venir los próximos años hace que todos nos comportemos con cierta cautela, y el mercado está sufriendo un enfriamiento exagerado. Sin embargo, es bien cierto que es en época de crisis cuando se encuentran las mejores oportunidades. Familias ahogadas por una hipoteca que no son capaces de seguir pagando o de bancos que han acumulado inmuebles por impago y soportan cada vez menos liquidez, hacen que hoy en día existan muy buenas ofertas, a unos precios que hace sólo 5 o 10 años creíamos impensables.
 
Es cierto que actualmente las entidades bancarias son muy estrictas en la concesión de nuevas hipotecas. En parte, pretenden evitar el problemas de las hipotecas basura que ellos mismos crearan décadas atrás. Además, no les interesa vender propiedades de otros cuando ellos pretenden quitarse de encima las suyas para poder entrar por fin en liquidez. Por eso, más allá de la ética, algo inherente a los bancos y cajas del siglo XXI, establecen peores condiciones con inmuebles fuera de sus propiedades embargadas y hacen difícil al comprador poder acceder a la mayor parte de ofertas si tiene la necesidad de hipotecarse.
 
No obstante, sigue siendo probablemente el mejor momento para comprar de los últimos tiempos.
 
Y debemos ser capaces de encontrar las mejores ofertas. Y para ello, debemos saber qué es lo que queremos. Si lo que buscamos es una propiedad para vivir, para vender el día de mañana obteniendo beneficios o para rentar y que nos vaya reportando un flujo de efectivo constante.
 
Debemos tener muy en cuenta las condiciones en las que se encuentra, si necesitará reformas o debemos incluir algunos gastos al precio que pagaríamos por ella para hacerla rentable y habitable o los gastos indirectos fijos que pueda tener como pueda ser el caso de las cuotas de comunidad.
 
Asimismo, la ubicación de la misma, la proximidad a los diferentes servicios como centros de salud, escuelas, cascos urbanos, capitales de provincia, es otro aspecto a tener en cuenta de cara a una futura revalorización.
 
Siempre debemos invertir pensando en la evolución que pueda tener la zona en un futuro próximo.
 
Y algo realmente vital. Saber cuánto estamos dispuestos a invertir y cuál es el límite que podemos pedir prestado, en caso de que no podamos hacer frente a la deuda con nuestro propio capital.
 
Haciendo inteligentemente nuestras gestiones, podemos hacernos con propiedades inmobiliarias sin necesidad de aportar gran cantidad dinero, en lo que financieramente se denomina “apalancados” con un dinero prestado, que nos cobrará en cómodos intereses el prestamista (generalmente la entidad bancaria, a veces incluso el particular que nos vende la propiedad) que nosotros, aprovecharemos en nuestro beneficio y haciendo pagador de nuestras deudas a la persona a quien vendamos o rentemos el inmueble.
 
Sin embargo, conviene tener cuidado y no apalancarse en exceso. Debemos tener en cuenta que en todos los sectores existen épocas de sequía, y siempre debemos tener en cuenta que es probable que durante algunas temporadas nos sea difícil alquilar o deshacernos de nuestras propiedades obteniendo beneficios, con lo cual, el balance entre los intereses al prestamista y los beneficios obtenidos pueden ser negativos. Conviene mostrarse menos agresivo y apostar más al largo plazo, con ingresos menos grandes pero de una manera más inteligente y segura.
 
Por último, hasta ahora solo hemos puesto como ejemplo la compraventa y alquiler de viviendas. Pero esto podemos hacerlo con cualquier tipo de propiedad. Garajes, locales comerciales o terrenos son igualmente idóneos para negociar con ellos. Aplicando un poco de sentido común, una pizca de matemática financiera y buen ojo en la elección de nuestras propiedades con miras a futuro, puede resultar la mejor inversión de nuestra vida. Y nuestra vía a la deseada libertad financiera.
 
Si estás interesado en las inversiones en bienes raíces, Robert Shinn podrá arrojar un poquito más de luz en esta materia, con su obra “Como Comprar Bienes Raices Sin Usar Tu Propio Dinero” referencia obligada para todos aquellos que investigamos por estos mercados.